Escuchar este artículo

La actriz venezolana Natasha Pérez se transformó en Yolanda Saldívar

Sábado, 12 de Junio de 2021
Como actriz quise ser fiel al personaje con el objetivo de poder contar la historia de Selena Quintanilla de la mejor manera posible.

Natasha Pérez nació en Caracas y se crió entre cafetales. En el 2014 se radicó en Estados Unidos y dice que su carrera como actriz empezó a los nueve meses cuando grabó un comercial de fórmula para bebé.

A partir de ahí hizo teatro infantil. “Toqué cuatro y órgano a los cuatro años y tomé la guitarra a la edad de ocho años. Piano, batería, ukelele y bajo vinieron después, pero solo soy elocuente en la guitarra”.

Proviene de familia de publicistas, actores, músicos, cineastas, sastres, médicos y educadores. Todos la influenciaron.  Su primera película en Hollywood fue ‘Spanglish’ “donde cortaron mi gran participación de tres palabras”. Después vino ‘La dama en el agua de M. Night Shyamalan’, que la llevó a Filadelfia por ocho meses. A partir de ahí, han sido series de televisión, muchos comerciales,  conciertos y canciones en proyecto fílmicos.

El papel de Yolanda  Saldívar llegó a Natasha Pérez a través de Suzette. “En un principio mis representantes me llamaron para interpretar el papel de la hermana de Selena. Por aquello de ser músico me pidieron un video tocando un instrumento y les envié la canción de ‘Blister in the Sun’ de Violent Femmes en el bajo porque es muy divertida”. 

Le dieron un segundo llamado y “ahí sí me pusieron a tocar batería (en una silla ja ja)”. No quedó para ese papel. Sin embargo,  le ofrecieron la audición para el papel de Yolanda Saldívar, la mujer acusada de asesinar a la cantante de música texana, fue encarcelada en octubre de 1995 y condenada a cadena perpetua.

Lea también: Jhonny Rivera llega con 'Tu y yo', su nuevo lanzamiento musical

Estando en casa de su mamá  le llegó una foto de referencia de Yolanda Saldívar portando un chaleco verde y una blusa blanca.  “Por casualidad, noté que en el closet de mi mamá había un chaleco verde y una camisa blanca, que eran exactos a los de la foto. Camino a la audición, pasé frente a un lugar de pelucas y decidí probarme una de cabello corto y con rizo porque mi cabello es super largo y lacio. Cuando me acerqué a la vendedora le dije: Oye, estoy buscando algo así y le mostré la foto. Inmediatamente la chica, quien resultó ser mexicana dijo: ¿Yolanda? Se sorprendió y se dio la tarea de bajar al depósito a buscar una peluca que resultó ser exacta”.

Decidió comprar la peluca y “aparecerme al casting con un personaje más elaborado de lo ‘normal’ para la audición. Cosa que usualmente no se estila. Los actores podemos tener 5 o 6 audiciones al día y usualmente no da tiempo porque a veces nos dan, hasta un par de horas apenas para prepararnos.  Además, los directores de casting dicen que prefieren imaginarse cómo luciría un personaje basado en nuestra actuación y no en nuestro físico. Pero en esta ocasión, me atreví a hacer algo diferente. Al terminar la serie, Ricco, uno de los productores,  se me acercó el día que acabamos la serie y me comentó orgulloso que hubo más de tres mil contendientes para el personaje, pero que siempre volvían a mi audición. Me dijo que después de verme en el set confirmaba que estaba muy feliz con su decisión. Por supuesto, me derritió el corazón de alegría”.

La transformación

La preparación del personaje de Yolanda Saldívar tuvo varias etapas. Como actriz quise ser fiel al personaje con el objetivo de poder contar la historia de Selena de la mejor manera posible.

Vengo de Strasberg, una escuela de actuación que trabaja ‘El Método’ (técnica de Lee Strasberg basada en el sistema Ruso de Stanislavski) donde se aborda la creación de un personaje de adentro hacia fuera. El mundo interno del personaje, su biografía, su vida, sus creencias, su familia. Pero también llevo 12 años haciendo comedia de improvisación donde los personajes se exploran de afuera hacia adentro, con la expresión corporal, con el gesto, el caminar, las expresiones faciales, el maquillaje y el vestuario. Hace apenas unos cuatro años comencé a estudiar técnicas de ‘Payaso’ para profundizar el aspecto físico de la comedia  (Comedia Dell’arte) y ahondar más en mi vulnerabilidad ante la audiencia tanto en teatro como en música. Hubo mucha investigación para este personaje: ver videos en línea, buscar archivos de periódicos y revistas de la época en bibliotecas virtuales y convocar a mis mentores y guías para que me dieran apoyo en aquellos aspectos en los que sentía que podía ahondar mucho más.

Como su caminata, la analicé junto a mi profesor de Circo Stefan Haves del Cirque du Soleil, su voz la trabajé con mi profesora de canto y ex cantante de The Supremes, Deborah Sharpe Taylor o su acento Tejano con Esther Carporale (el cual -al final- no usamos porque decidieron usar un acento neutro para homogeneizar al cast) o aspectos psicológicos del trauma de la mano de la terapista Tara Kelly. Esta fue una parte muy interesante porque había aspectos en el análisis que apuntaban al trauma. Así que la Yolanda que yo creé, la que construí pasó por traumas muy fuertes en su vida a eso de los 5 años, los 8 y los trece años. Pero eso es mi fantasía, una ficción basada en aspectos que ví al analizar noticias y videos de la vida real.  Los textos y escenas las trabajé con varios instructores en distintas ocasiones Michael Cohen, Michael Bradley, Curtis Koeheler y Víctor Samuel López”. 

Natasha Pérez ha hecho de villana en varias oportunidades en su carrera. En la película ‘Baja’ de Amazon Prime y en una obra de teatro. “Pero es primera vez que el personaje que interpreta tiene infamia internacional.  Y no, no ha habido agresiones más de la que algún comentarista que cita palabras que yo no he dicho ja, ja. Ja”.La actriz venezolana se considera muy racional y científica que sospecha que “de que vuelan, vuelan”.

Le puede interesar: 'Imperios de Asia', recorrido por la historia en miniserie de History 2

Cree en la igualdad y la justicia, “aunque soy realista y comprendo que hay procesos sociales que son todo un reto para la humanidad. No soy muy de etiquetas. No me gusta etiquetar a la gente porque sé que a fin de cuentas mi juicio tiene más que ver con cómo uno se uno ve así mismo”.

La mayoría de las tendencias espirituales hablan de que somos espejos los unos de los otros. "Pareciera entonces que mi percepción del otro tiene más que ver conmigo misma que con el otro. Razón por la cual, creo que en mi perfil de Instagram, después de artista, me describo como practicante de Reiki y de Qigong, bebedora de jugos naturales (todo un lujo en USA) y sororitista.

¿Qué reflexión le ha dejado la pandemia?

Me quedó la lección de la auto disciplina. Y espero que no se me olvide. Yo estuve sola y asilada en los primeros tres meses del encierro, como lo llaman aquí por lo que en las primeras semanas, me acostaba a la hora que me daba la gana, me levantaba a veces a las 3:00 de la tarde y comencé a comer lo que sea y a no moverme más allá de ver la televisión y arreglar mi casa (con la excusa de que el personaje ameritaba unos kilos extras y yo estaba en medio de mudanza) pero la verdad, es que muy pronto en el encierro entendí que aunque nadie me dijera nada, el tiempo es finito y si yo quería alcanzar mis metas, tenía que disciplinarme.

Lo otro es que un artista necesita tiempo para crear y entendí con añoranza por qué los gobiernos en Europa financian a los artistas entendiéndolos como parte importante de los cimientos de una sociedad.

Con respecto a nuestra humanidad espero que no se nos olvide la lección de nuestra huella de carbón. El impacto que tuvo en el planeta el hecho de que los humanos nos hallamos quedado en casa y no consumiéramos constantemente, por tan solo un par de meses, fue gigantesco. Así que me quedan mejores métodos de reciclaje, de ahorro de energía y agua. Creo que lo más importante que me quedó fue la necesidad de tomar acción y decirle a la gente que amo, que los quiero, que me importan y no dudar de levantar el teléfono para llamar y abrir mis brazos para dar un fuerte abrazo.

Image
La actriz venezolana Natasha Pérez se transformó en Yolanda Saldívar
Image
Celmira Figueroa
Celmira Figueroa