Escuchar este artículo

Policía trans de Colombia sufrió por biopolímeros en sus glúteos

Lunes, 26 de Julio de 2021
La mujer contó que padeció fuertes dolores y tuvo que practicarse una cirugía para retirárselos.

Andrea Cortes Guarín es una bumanguesa de 24 años, estudiante de comunicación social, que es conocida en el país por ser la primera mujer trans en ingresar a la Policía Nacional de Colombia. Está adscrita al departamento del Cauca.

Tras varios años de dar a conocer su historia para ingresar a la institución, Cortés volvió a dar de qué hablar a los colombianos, al revelar que también es una de las mujeres que sufrió a causa de los biopolímeros en los glúteos.

De acuerdo con la mujer, los biopolímeros fueron rechazados por su cuerpo, motivo por el cual estaba padeciendo fuertes dolores. "Hace como tres años tomé la decisión de colocarme biopolímeros en la cola y fue lo peor que pude haber hecho", dijo Cortés.

La patrullera quiso esperar a salir de esta intervención para hablar con sus seguidores e invitar a otras mujeres a no dejarse aplicar este producto en sus cuerpos, pues ella vivió en carne propia lo que implica haberse inyectado este producto.

Cortés Guarín explicó que “hay muchas niñas que pasan por lo mismo. Es una cárcel que lleva una misma, que uno carga y uno no le dice a nadie por el miedo al qué dirán”. La mujer de 26 años agregó que los biopolímeros son una “bomba de tiempo” en el cuerpo de aquellas que se los aplican y que “uno a veces no se quita eso por miedo a que le quede la cola deforme o la cicatriz”.

Finalizando el 2020, la mujer se realizó otro procedimiento para reafirmar su transición:  realizarse una cirugía de cambio de voz para  poder  llevarla  a  un tono más femenino con la técnica  de glotoplastia de  wendler.

Su historia

En 2016, Cortés se graduó para ingresar a la Policía Nacional de Colombia; sin embargo, en ese momento para sus compañeros era Fabio Cortés Guarín y la designaron al departamento del Cauca. Un año más tarde, la patrullera decidió regresar a su natal Bucaramanga y realizar el proceso de papeleo para ser Andrea.

Guarín solicitó  en  una  notaría  de  Bucaramanga  el  cambio  de  nombre  y ante  la Registraduría la actualización  de  su  cédula  de  ciudadanía  a  sexo  femenino.

Debido  a  esto,  realizó  un derecho de petición a  la  Policía  Nacional,  donde  pidió  el  cambio  de  su  identidad de género, pero  la  institución  se  negó.  A  causa  de  este  hecho  la  Policía  se  vio  obligada  a  interponer una acción de  tutela ante el Juzgado Primero Civil del Circuito de  Popayán, entidad que amparó su derecho a la identidad de género. Gracias a esto,  ahora  es  una  mujer  que  lucha  por  la  seguridad  de los  ciudadanos,  además, se roba las miradas en sus redes sociales,  pues después de quitarse  el  uniforme, promociona ropa interior y lencería.

La  familia  de  Andrea  Cortés,  que  se  compone  de  su madre  y  dos  hermanas,  la  apoyan  incondicionalmente, mientas  ella continúa adscrita a la  Policía,  donde  se  siente orgullosa por ser reconocida como mujer.

Gracias por valorar La Opinión Digital. Suscríbete y disfruta de todos los contenidos y beneficios en http://bit.ly/SuscripcionesLaOpinion

Image
Geraldine García