La Opinión
Suscríbete
Elecciones 2023 Elecciones 2023 mobile

‘Ayuda a quien ayuda’, la apuesta por los migrantes en Cúcuta

35 organizaciones de base comunitaria unen esfuerzos con la ONU en favor de las poblaciones vulnerables.

Durante los últimos años, cientos de ciudadanos venezolanos han tenido que abandonar sus hogares en busca de protección y nuevas oportunidades, uno de los procesos más desafiantes para la población migrante procedente de Venezuela. Año tras año, luego de que Colombia registrara la cifra más grande de ciudadanos venezolanos ingresando al país, entre 2017 y 2018, han quedado en la memoria de las comunidades migrantes las historias de esos procesos, muchas de las cuales se convirtieron en casos de éxito. 

Una de esas historias es la de Gabriela Gómez, una joven migrante nacida en Caracas, quien junto a su familia y tras una larga lucha por sus derechos en territorio venezolano, encontró finalmente en la oportunidad de migrar, un respiro para su vida y su entorno. 


Lea también: Migración registró primera disminución de venezolanos en el país en una década


“Como migrante también sufrí en carne propia la discriminación, xenofobia y no solo yo sino también toda mi familia. Todos vivimos la cruda realidad de migrar”, señala, reconcociendo además, que el desconocimientos sobre la situación de los migrantes puso muchas barreras en el proceso de inclusión en Colombia. 

“Cuando yo llegué había mucho desconocimiento sobre los derechos, el acceso a la salud y educación de las personas migrantes. Existían muchas barreras en su momento para poder acceder a los beneficios”, añadió. 

Como ella, la travesía de cruzar la frontera colombo-venezolana para muchas personas y sus familias, se ha convertido en el punto de inflexión de las organizaciones dedicadas a la promoción de derechos humanos; así mismo, corporaciones y fundaciones que han puesto el foco en esta problemática y en brindar espacios de ayuda para las poblaciones más vulnerables. 

Un refugio en el trabajo comunitario

Es así que se implementa en Norte de Santander la iniciativa denominada ‘Ayuda a quien ayuda’, a través de la cual 35 organizaciones de base comunitaria en Cúcuta, apoyados por la Agencia de la ONU para los Refugiados (Acnur) y la Corporación Opción Legal, suman esfuerzos para mitigar las problemáticas y restablecer los valores de estas poblaciones. 

Para Rocío Castañeda, oficial de comunicaciones Acnur Colombia, la proactividad de la población migrante y refugiada es muy significativa, por lo que conectar al público es fundamental para construir estos lazos de solidaridad. 

“Estas organizaciones han cumplido un rol fundamental en la orientación, el acceso a derechos y el acompañamiento a la población desplazada, refugiada y migrante. Lo que queremos con la iniciativa ‘Ayuda a quien ayuda’ es que su labor se conozca aún más y pueda conectarse con el público general y recibir su apoyo”, indicó. 

Sensibilizando al país

Las 35 organizaciones de base comunitaria, que trabajan en los departamentos de Antioquia, Arauca, Cundinamarca, Guainía, La Guajira, Boyacá, Valle del Cauca, Nariño, Caldas, Meta, Quindío y Santander y Norte de Santander, cumplen diferentes propósitos. 


Encuentre aquí: Anuncian jornada de tamizaje en pruebas rápidas de VIH en Cúcuta


Entre ellos, rescatar la cultura, promover acciones de bienestar social para mejorar la calidad de vida de las personas, brindar asistencia y orientación, favorecer la  integración y fomentar el respeto y defensa de los derechos fundamentales de diferentes grupos. 

Muchos de los cuales están integrados por población desplazada, refugiada y migrante, comunidad LGTBIQ+, niños, niñas y jóvenes, mujeres embarazadas y lactantes, personas con discapacidades y adultos mayores, entre otros.

Raúl Hernández, director de la Corporación Opción Legal, señala que la iniciativa busca además contribuir a fortalecer el proceso de las personas que se han atrevido, no solo a defender sus propios derechos, sino a trabajar por los de los demás, en un contexto tan desconocido para ellos y de tanta complejidad como el colombiano. 

“Nos sentimos muy honrados de trabajar con Acnur y las 35 organizaciones de base comunitaria para buscar la efectividad de sus derechos y procurar el mejoramiento de las condiciones de vida de quienes ellos atienden. Estas personas, líderes y lideresas de estas organizaciones, nos inspiran a diario por su solidaridad y compromiso y nos alientan a seguir adelante. Visibilizar, apoyar su trabajo, acogerlos y fortalecerlos, permitirá también protegerlos y promoverlos en beneficio de la población vulnerable por la que trabajan”, añadió. 

“Una historia de amor y dolor”

La venezolana Gabriela Gómez, luego de atravesar la dura realidad del proceso migratorio, encontró en las dificultades que vivió la oportunidad de ayudar a cientos de sus compatriotas que año tras año, salieron de Venezuela en busca de un mejor futuro. Gabriela es hoy la creadora y directora de la fundación S.O.S colombo-venezolana. 

“Trabajamos en la reivindicación de los derechos de toda la población migrante proveniente de Venezuela. Tenemos como foco principal las mujeres, madres gestantes, lactantes, mujeres cabeza de familia, madres solteras y todo lo relacionado con infancia, niños, niñas y adolescentes”.

En este trabajo ha sido fundamental la promoción y garantías de los derechos a la salud, educación y también contamos con un trabajo psicosocial sensibilizando especialmente sobre las Violencias Basadas en Género (VBG).

“Uno de esos proyectos importantes es el trabajo con mujeres que ejercen la prostitución por supervivencia, en el cual las capacitamos y brindamos herramientas de aprendizaje para que puedan incursionar en el mercado laboral”, enfatizó Gómez. 
Esta fundación cuenta con un amplio equipo de trabajo integrado por profesionales en áreas psicosocial, psicología, comunicación, derecho y un grupo especial de voluntarios encargados de apoyar las actividades y jornadas masivas.


Le puede interesar: Acuerdos claves en encuentro binacional entre los gobernadores del Táchira y Norte de Santander


Mirada de esperanza

“Los invito a que no dejen de soñar; a veces es complicado y es difícil, cuando uno se encuentra en situaciones desfavorables, pero el simple hecho de salir de nuestra tierra y nuestra zona de confort por llegar a un territorio desconocido, requiere de mucho valor ya que no cualquiera lo hace, así que los invito a que no se desmotiven y siempre confíen en sí mismos. Nunca dejen de soñar y luchar por el futuro que quieren”, enfatiza Gabriela Gómez.

Estas iniciativas hacen parte de la estrategia de Acnur denominada ‘Somos Panas Colombia’, una campaña que se mueve en función de cuatro objetivos: desalentar la xenofobia, incentivar la solidaridad hacia la población venezolana, promover la integración entre colombianos y refugiadas y migrantes provenientes de Venezuela, y brindar información útil a las personas que llegaron desde Venezuela en busca de protección y un mejor futuro para sus familias.


Gracias por valorar La Opinión Digital. Suscríbete y disfruta de todos los contenidos y beneficios en https://bit.ly/SuscripcionesLaOpinion

Image
La opinión
La Opinión
Domingo, 25 de Febrero de 2024
Premium-home
Patrocinado por:
Logo Empresas
Temas del Día