Escuchar este artículo

Prohibir viajar no evitará propagación de variante Ómicron: OMS

Martes, 30 de Noviembre de 2021
La OMS recomienda a mayores de 60 años y propensas a sufrir problemas graves posponer los viajes.

Las prohibiciones generales de viajar no evitarán la propagación de la nueva variante Ómicron del coronavirus, advirtió el martes la OMS, que recomendó a los mayores de 60 años que aplacen sus viajes. 

En sus recomendaciones, la Organización Mundial de la Salud señaló que, hasta el 28 de noviembre, "56 países habían aplicado medidas de viaje para intentar retrasar la importación de la nueva variante".

Sin embargo, la organización con sede en Ginebra, cuyas recomendaciones no siempre son seguidas por sus 194 Estados miembros, advirtió que "las prohibiciones generales de viajar no impedirán la propagación internacional, y suponen una pesada carga para las vidas y los medios de subsistencia". 

Lea además ¡Nunca más!: el grito de la OMS ante la COVID-19

Además estas medidas "pueden tener un impacto negativo en los esfuerzos sanitarios mundiales durante una pandemia al desanimar a los países a informar y compartir los datos epidemiológicos y de secuenciación".

En sus recomendaciones la OMS dice que "se debe aconsejar a las personas que no tienen buena salud o que corren el riesgo de desarrollar una forma grave de la enfermedad COVID-19 o de morir, incluidas las de 60 años o más o las que tienen comorbilidades (por ejemplo, cardiopatías, cáncer y diabetes), que pospongan el viaje"-.

En términos más generales, pide a todos los viajeros que "permanezcan atentos", se vacunen y sigan las normas de salud pública independientemente de su estado de vacunación, incluido el uso de mascarillas, la observancia de medidas de distanciamiento físico y la evitación de espacios concurridos y mal ventilados.

El domingo pasado, la oficina regional de la OMS en África pidió "fronteras abiertas", mientras que Sudáfrica solicitó el "levantamiento inmediato y urgente" de las restricciones de viaje al país tras la detección de la nueva variante Ómicron. 

Nueva amenaza para la recuperación mundial

Víctima brutal de la pandemia, la convaleciente economía mundial ya se ve afectada por la variante ómicron del coronavirus, que llega acompañada de medidas restrictivas, especialmente en el sector del transporte aéreo. 

Reportada por primera vez hace menos de una semana a la Organización Mundial de la Salud (OMS) en Sudáfrica, esta nueva cepa se detectó desde el Pacífico hasta Europa, pasando por Canadá, llevando a una cuarentena de países a anunciar nuevas restricciones de viaje. 

Le puede interesar Variante ómicron representa "un riesgo muy alto" para el mundo: OMS

La gravedad del impacto económico dependerá de la peligrosidad que demuestre esta nueva variante, de la cobertura de vacunación de la población mundial y de la resistencia de la cepa a las vacunas disponibles. 

Previsiones reducidas

No obstante, desde el escenario más favorable a las hipótesis más sombrías, economistas ya están revisando a la baja todas las previsiones para 2022.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) señala desde hace meses que el covid-19 sigue siendo el principal factor de riesgo para la economía mundial, y exhorta a acelerar la vacunación. En octubre, esperaba un crecimiento de 4,9% para el próximo año.

El impacto económico podría ser "modesto" en el orden de 0,25 puntos porcentuales sobre el crecimiento mundial si ómicron provoca "síntomas relativamente moderados" y las vacunas son "eficaces", subrayó Gregory Daco, economista jefe en Oxford Economics. 

En el peor escenario, donde la variante se torne extremadamente letal y obligue a confinar a buena parte de la población mundial, el crecimiento estimado para 2022 podría reducirse a 2,3% contra el 4,5% estimado por Oxford Economics previo a la aparición de esta variante.

Incluso en ese escenario, no es seguro que los gobiernos que destinaron miles de millones de dólares en ayuda desde el inicio de la pandemia, estén dispuestos a tomar nuevas medidas de estímulo fiscal, especialmente si las vacunas están disponibles, observó Daco.

"Estos aspectos serán claves para determinar en que medida esto afectará la economía mundial y el comportamiento de las personas", subrayó por su parte Erik Lundh, economista del Conference Board. 

Lea también Nueva York declara estado de emergencia ante la variante Ómicron

Autorrestricción y escasez

Más allá de las medidas que tomen los gobiernos, el miedo a infectarse podría llevar a las personas a autoimponerse restricciones para viajar o salir a cenar, por ejemplo, reduciendo el riesgo de contagio, pero también el consumo, afectando al crecimiento, agregó. 

Otro riesgo es la exacerbación de los problemas en las cadenas mundiales de suministro y las presiones inflacionarias. 

Porque "una gran parte del transporte aéreo pasa por vuelos que transportan pasajeros", recuerda Erik Lundh. "Si hay cancelaciones de vuelos, una interrupción en la demanda de vuelos comerciales para pasajeros, se corre el riesgo de limitar (...) el flete aéreo", dijo. 

Además, una ola de infecciones por ómicron "podría hacer que algunos trabajadores dejen temporalmente la fuerza laboral y disuadir a otros de regresar, exacerbando la actual escasez de mano de obra", comentó Neil Shearing, economista jefe de Capital Economics, en una nota. 

Sin embargo, el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, sostuvo el lunes que "no hay razón para entrar en pánico", aún si el país fue puesto en "alerta temprana". 

En cuanto a los fabricantes de vacunas, tanto AstraZeneca como Pfizer/BioNTech, Moderna y Novavax manifestaron confianza en su capacidad para combatir esta variante.
 

Gracias por valorar La Opinión Digital. Suscríbete y disfruta de todos los contenidos y beneficios en: http://bit.ly/SuscripcionesLaOpinion

 
Image
AFP
AFP

Exclusivo para nuestros suscriptores

Patrocinado por:
Empresas

Sigue Leyendo

Patrocinado por La OpiTienda