Escuchar este artículo

Aumentan precios de la canasta familiar en Ocaña

Viernes, 16 de Julio de 2021
El producto más popular como el huevo se encuentra ‘por las nubes’, por lo que esperan estrategias para remediar la situación.

Las amas de casa se encuentran desesperadas por los elevados precios de la canasta familiar en los municipios que integran la provincia de Ocaña.

El producto más popular como el huevo se encuentra ‘por las nubes’, por lo que esperan estrategias para remediar la situación. Antes de la pandemia la unidad costaba entre 250 a 300 pesos, pero ahora se consigue a 500 pesos en las tiendas de la periferia.

Los avicultores indican que el fenómeno se registra por los altos costos de producción, porque la materia prima importada como el maíz y la torta de soya subió. 

Aseguran que el Gobierno Nacional no ha entregado incentivos a los pequeños productores de la región, favoreciendo solo a los empresarios e industriales con fuertes músculos financieros a nivel nacional.

La señora Fanny María Pérez tiene un restaurante en la plaza de mercado de Ocaña, pero señaló que desde el año pasado han bajado mucho las ventas debido a la pandemia y a los bloqueos de las carreteras. “Todos los productos de la canasta familiar están por las nubes, en especial los huevos y el pollo, entonces es imposible preparar los distintos platos”. 

Pérez manifestó que, necesitan con urgencia que las entidades regulen los precios porque están al borde de la quiebra. 

Por su parte, la señora Sandra Navarro aseguró que es imposible hacer mercado con el mismo presupuesto de años anteriores. “Yo no entiendo cómo se mantienen los precios si ya el paro pasó hace rato. Antes de la pandemia compraba el cartón de huevos a nueve mil pesos y la unidad salía a 300, ahora fluctúa entre 13 a 14 mil pesos y en las tiendas no se encuentra un huevo por menos de 500 pesos”.

 

Image
Los avicultores señalan que los precios están sujetos a la oferta y la demanda y que por ahora solo se observan leves señales de reactivación económica. /Foto: Cortesía/ La Opinión

El avicultor del corregimiento de La Ermita, Manuel Alejandro Jácome Vega, explicó que las alzas no constituyen un capricho o especulaciones como lo aseguran algunas amas de casa, sólo obedece a una crisis mundial de la pandemia, agudizada por los bloqueos de las vías.

“El fenómeno va ligado a los costos de producción a raíz de los incrementos en los precios de la materia prima y medicamentos que son importados. Un bulto de concentrado para aves ponedoras pasó de 50 a 70 mil pesos, sumados a los sobrecostos de los antibióticos, vacunas y elementos para la asepsia de las granjas, se eleva ese artículo y afecta la cadena de comercialización”, detalló Jácome. 

El avicultor sostuvo que el cartón de huevos se incrementó durante la pandemia de 9 a 12 mil pesos, por lo que los tenderos deben vender la unidad a 500 pesos. “Si los insumos suben, el precio nunca bajará, al contrario, se mantendrá la tendencia al alza. Nosotros pagamos a Fenavi (Federación Nacional de Avicultores de Colombia) un tributo por la compra de las pollitas y nunca recibimos nada a cambio, ni siquiera una capacitación que es lo mínimo, mientras tanto los dueños de granjas están chillando porque deben pagar empleados, servicios públicos, cuidadores, transportes y los elevados costos de los insumos”.

El agricultor Iván Mauricio Ibáñez, coincide en las afirmaciones de que los precios están sujetos a la oferta y la demanda.

“Nosotros hemos vivido esa amarga experiencia en los galpones con los elevados insumos y la gente piensa que somos los culpables. La importación de los insumos y el prolongado paro incide en la producción. La crisis va para largo, pues no se vislumbra una solución a corto plazo”, reiteró Ibáñez.

Señaló que por la ley de la oferta y la demanda la economía se fue al piso y hasta el momento solo se observan leves señales de reactivación económica. 

Image
Por la ley de la oferta y la demanda la economía se fue al piso y hasta el momento solo se observan leves señales de reactivación económica. / Cortesía/ La Opinión

Panorama nacional 

El precio del huevo y del pollo está aumentando de manera preocupante. Así lo han reportado los consumidores, principalmente los de menores ingresos, para quienes esta proteína es clave en sus compras cotidianas. Sin embargo, los colombianos han seguido demandando este producto, según confirmó Fenavi.

El alza en los precios de estos alimentos que son parte de la canasta básica de la mayoría de los hogares colombianos tiene que ver con varios factores, pero principalmente con lo sucedido durante las movilizaciones, según indicó Gonzalo Moreno, presidente ejecutivo de Fenavi.

“Esto tiene una causa directa y es el paro nacional, durante el cual murieron 14 millones de aves, entre pollitos de un día, aves ponedoras y pollo de engorde, principalmente debido a los bloqueos que impedían el transporte del alimento para los animales”, dijo Moreno.

El dirigente gremial enfatizó en que “se murieron de hambre 14 millones de aves y a eso súmele más de 120 millones de aves que no pudieron tener acceso a alimentos en forma correcta”.

Los más de 2 mil bloqueos realizados durante el paro nacional y el robo de alrededor de 650.000 ejemplares en granjas avícolas del Valle del Cauca, registrados por esas fechas, desencadenaron una reducción de la oferta y una posterior alza de precios de estos alimentos.

Con respecto a una recuperación de la producción, Moreno declaró que “para poder llegar a los niveles ‘prebloqueos’ nos vamos a demorar de 12 a 18 meses, que es el ciclo natural de las aves. Además, necesitamos de un apoyo del Gobierno Nacional para cumplir con muchas obligaciones financieras, de manera que podamos pasarlas, de corto plazo, a mediano plazo, y poder así disponer de recursos para invertir y reemplazar las aves que se murieron”.

La subida de las materias primas a nivel mundial es otro motivo por el cual el costo final de estos alimentos se ha elevado. “El 80 % del costo de producir pollo y huevo es maíz, soya y torta de soya, que viene casi en un 100 % importado, antes de Argentina y de Brasil y en los últimos años viene de Estados Unidos. La fluctuación directa depende más de los precios de la materia prima que del alza del dólar. En lo que va de junio y julio de 2019 a 2021 se ha venido presentando un aumento considerable a nivel mundial”, explicó la cabeza ejecutiva de Fenavi.

El valor tanto del huevo como del pollo puede variar, dependiendo de en dónde se compre y la cantidad de intermediarios que haya entre el comprador y el productor. Y a pesar de que estos víveres sean de los más baratos en producir, si se compara con la industria porcina o bovina, el costo de refrigeración del pollo es alto y el huevo es un alimento que no se puede almacenar y perece rápidamente, lo que significa que su distribución debe ser inmediata, aclaró.

Gracias por valorar La Opinión Digital. Suscríbete y disfruta de todos los contenidos y beneficios en http://bit.ly/SuscripcionesLaOpinion

Image
Las amas de casa ponen el grito en el cielo por los elevados precios de la canasta familiar, especialmente los huevos y el pollo. / Cortesía/ La Opinión
Image
Javier Sarabia