Escuchar este artículo

Líderes comunales de Ocaña convierten las paredes en galería

Jueves, 22 de Abril de 2021
La idea surgió de la Junta de Acción Comunal del barrio La Costa, porque es uno de los sectores más antiguos de la ciudad y donde se generaron los procesos evolutivos.

Muralistas con su expresionismo figurativo transforman las calles del barrio ‘La Costa’ del municipio de Ocaña, con el firme propósito de rescatar los aspectos culturales y mostrar un ambiente agradable a los turistas que visitan la región.

La idea surgió entre los miembros de la Junta de Acción Comunal (JAC), porque es uno de los sectores más antiguos de la ciudad y donde se generaron los procesos evolutivos.

El presidente de la JAC, Alexander Soto Cobos, indicó que hicieron el registro ante el Ministerio del Interior para acceder a las ayudas y se está recuperando el barrio. 

“Queremos una verdadera transformación recuperando las zonas verdes y muros que eran utilizados para lanzar basuras y escombros. Dar una imagen distinta y generar ese sentido de pertenencia”, dijo el líder comunal. 

En una alianza pública privada consiguieron los recursos para embellecer el tradicional sector que se destaca por ser uno de los caminos iniciales de los arrieros, los conquistadores, los héroes de la independencia y los grandes personajes de la colonia y la vida republicana.

 “El primer pasaje de los arrieros se hace con el apoyo de la alcaldía en un muro abandonado y era foco de infección a la entrada del sector de La Baticola, el segundo que corresponde a la cocina tradicional es patrocinado por la Empresa de Servicios Públicos de Ocaña y el tercero donde se rinde homenaje al músico Rafael Contreras Navarro corresponde a los aportes de la misma comunidad que aprueba la elaboración del mural en la vieja casona donde nació el maestro”, agregó el dignatario. 
 

Image
Cuentan con la asesoría del artista ocañero con experiencia en arte urbano en la ciudad de México, Alexander Motta Pallares.  /Foto: Cortesía/ La Opinión

Igualmente cuentan con el apoyo del concejal oriundo de esa zona, Mario Castellanos Chinchilla, quien tiene listo el libro titulado ‘Historias, mitos y leyendas del barrio ‘La Costa’, donde plasma la importancia que tiene el sector en el progreso y crecimiento de la ciudad.

 “Es muy rico en cultura y conserva las tradiciones que se pueden utilizar para un circuito turístico comenzando por el Complejo Histórico de San Francisco, pasando por la calle empedrada de Antón García de Bonilla, la Capilla de Santa Rita, la casa del insigne poeta, Adolfo Milanés, la vivienda del maestro Rafael Contreras Navarro, el pozo El Trianón, donde funcionó el primer acueducto para la ciudad; las fábricas de gaseosas La Favorita, Velas y Jabón. También el viejo Molino donde trituraban el trigo como base de la alimentación durante la época de la colonia y los baños públicos que sirvieron de balnearios a principios del siglo pasado”, explicó el vocero comunal.

Aparte de la galería de arte urbano en los muros y paredes del barrio, en la calzada de las calles menos transitadas se practican los juegos tradicionales que están en vía de extinción. 

“Queremos hacer un aporte para que los niños desarrollen las habilidades y destrezas con la peregrina, la culebra, el salto de la rana, la vuelta de la mariquita, los pies cruzados y la escalera. Son actividades físicas que alejan a los jóvenes de los vicios y la tecnología que los tienen atrapados”, expresó el presidente de la JAC. 


 

Image
Aparte de la galería de arte urbano en los muros y paredes del barrio, en la calzada de las calles menos transitadas se practican los juegos tradicionales que están en vía de extinción. / Cortesía

La idea es recuperar los espacios públicos y culturales donde la gente se abstenga de lanzar basuras y tengan otra óptica del barrio. 

Cuentan con la asesoría del artista ocañero con experiencia en arte urbano en la ciudad de México, Alexander Motta Pallares quien adelanta los murales recuperando las paredes e inmortalizando aquellos momentos de antaño a través de las pinturas.

El maestro Alexander Motta Pallares con pinceles en mano, vinilos y acuarelas busca en los rincones de la memoria las mejores imágenes para rescatar la cultura y los juegos tradicionales.

En sus manos, esa pared sucia comienza a tomar otros colores, laca fijadora y queda lista para deleitar las pupilas de los conocedores del arte urbano. 

“Un basurero lo podemos convertir en una galería de arte urbano a través de la imaginación y la creatividad. Los tonos sepia contrastan con el rojo y blanco colonial de las viviendas, es una especie de exposición o museo al aire libre para que los peregrinos puedan apreciar la historia que esas figuras encierran. Sensibilizar a la gente a través de la estética, rescatar el patrimonio con el arte, mover las fibras de la sociedad con el muralismo que es distinto al grafiti”, puntualizó el comunal. 
 

Image
La idea es recuperar los espacios públicos y culturales, para que los ciudadanos adquieran un sentido de pertenencias por estos.  /Foto: Cortesía
Image
Javier Sarabia