Escuchar este artículo

Cúcuta: 15% de los conductores borrachos son reincidentes

Martes, 17 de Mayo de 2022
Los comparendos a conductores borrachos abundan y las boquillas para pruebas de alcoholemia, a veces, escasean.

El incremento de los conductores bajo los efectos del alcohol que se desplazan por las calles de Cúcuta es un tema que preocupa a las autoridades. Y es que todo parece que esta conducta le ha ganado la batalla a los programas de prevención al volante, sobre todo, en aquellos casos de reincidentes que representan un 15% de la totalidad.

La Secretaría de Tránsito y Transporte Terrestre de Cúcuta maneja que entre el 1 de enero hasta el 9 de mayo de este año, fueron sancionados 130 conductores sorprendidos en estado de alicoramiento. Aún más preocupante es que 10 de estos eran choferes del servicio de transporte público.

Mayid Gene Beltrán, secretario de Tránsito de Cúcuta, señaló que, en definitiva, los estados de alcoholemia al conducir ha sido uno de los flagelos de mayor incidencia en la capital de Norte de Santander y que en tema de accidentalidad ocupa el 50% de los casos de fallecimiento en las calles y autopistas.

Todos los fines de semana, la Policía de Tránsito sorprende en flagrancia a entre 10 y 25 personas manejando con un algún grado de alcohol en la sangre. “Esto preocupa porque más o menos estaríamos hablando que cada dos días son sorprendidas tres personas en estados de alicoramiento”, dijo el secretario.


Lea también: Murió el reconocido periodista Mauricio Gómez, hijo de Álvaro Gómez


Gene considera que la población no ha creado consciencia del riesgo que supone manejar luego de consumir alcohol y que no se ha logrado frenar esta conducta irresponsable de los ciudadanos, a pesar de que “el Gobierno Nacional tendrá, yo creo que no menos de unos 30 a 40 años, recordando el no tomar y manejar o el no consumir sustancias y manejar, pero lamentable es que hay gente renuente con este comportamiento”, agregó.

A inicios de mayo, esa dependencia advertía que la Policía se estaba quedando sin boquillas para pruebas de alcoholemia, por la cantidad de personas que conducen en Cúcuta bajo los efectos del licor.

Y aunque las medidas sanitarias que se impusieron en el país durante pandemia entre 2020 y 2021, cuando se restringió el comercio y la movilidad, podría ser una variable determinante en el alza de la cifras en un 2022 más permisivo, no es invalorable que en este año, hasta el 9 de mayo, la administración local registrara 130 personas sancionadas por violar esta norma de tránsito, tan solo 36 menos que las que cifra total de multas impuestas en el 2020, cuando hubo 166.


Le puede interesar: El segundo festival de la caricatura fue protagonista en el Colegio San Francisco de Sales


Gene recordó que cuando comenzó la pandemia en el 2020, a mitad de año, había más muertes en Cúcuta por accidentes de tránsito que por la misma COVID-19. “En noviembre del 2020, el 40% de camas uci, que las necesitábamos para atender personas en situación del virus, estaban ocupadas por personas lesionadas por siniestralidad en las vías”, declaró.

Claro que estos fallecimientos reúnen otras causas como la imprudencia al conducir y el mal estado de las vías, que en Cúcuta no es el más favorable.

Image
Conductores borrachos, una amenaza en las calles de Cúcuta
Falta de consciencia ciudadana

La Policía de Tránsito de Cúcuta refleja en sus estadísticas que en los cuatro primeros meses del 2021, el número de sanciones impuestas a conductores ebrios en la ciudad era de 37. Ya en el 2022, para el mismo periodo, iban más de 120.

El mayor Giovanni Chávez, comandante de la seccional de Tránsito y Transporte de la Policía Metropolitana, informó que, a pesar del control que hacen a diario, estos hechos se disparan los fines de semana, sobre todo, los viernes y los sábados.

El jefe policial considera que más allá del tema de seguridad, lo que ocurre en la ciudad es un tema de cultura ciudadana. “Falta de responsabilidad al conducir. Considero yo que si hubiera consciencia ciudadana serían menos las infracciones que tendríamos a la fecha.”, añadió.

De acuerdo con la base de datos de la Policía de Tránsito, el mayor número de órdenes de comparendo por consumo de licor se impusieron en enero con un total de 54. En Febrero, 18; en Marzo, 8 y en abril, 32.

Por el tipo de vehículo que conducía el infractor, se discriminan 35 en motocicletas y 86 en otros de alta ocupación.


Infórmese: ¿Un nuevo título? Liverpool jugará este sábado la final de la FA Cup


Las zonas de mayor incidencia son las comunas 1, 2, 5, 7 y 8, es decir, la Avenida Cero, avenida primera, alrededores del Centro Comercial Bolívar, Diagonal Santander con Canal Bogotá, Diagonal Santander con Terminal de Transporte, avenida principal de Atalaya, sector de Natilán y la glorieta de Claret.

El capitán Wilanderson Espinoza, comandante encargado de la Policía de Tránsito, explicó que, durante y después de la pandemia, se han mantenido los controles en las vías, pero este año se reforzaron gracias al convenio que lograron con el servicio de grúas, lo que antes no les permitía inmovilizar los vehículos de los infractores. “Esto quizás ha podido influir en el aumento de las actividades de control y prevención”, sostiene.

Espinoza aseguró que en lo que va del 2022 en la Policía ha sido contundente. “Nuestras unidades de tránsito están siendo muy exigentes, verificando tanto a civiles como funcionarios públicos, para mitigar el tema de la accidentalidad”, aclaró.

Los infractores

No son pocas las situaciones que involucran el consumo de alcohol en las vías. Uno de los hechos más notorios que generó una enorme crítica por parte de la colectividad, fue el del director del Área Metropolitana de Cúcuta, Miguel Peñaranda, a quien la Policía de Tránsito le impuso un comparendo por conducir en estado de alicoramiento.

El viernes 22 de abril, cuando se movilizaba por la avenida Demetrio Mendoza en su camioneta, fue verificado por uniformados en un punto de control y la prueba de orientación reflejó que estaba bajo un grado 2 de alcoholemia. La multa que debía pagar era de 22 millones de pesos, más la suspensión de su licencia por 10 años.


Lea también: La OMS lanza un portal con la base de datos de mortalidad a nivel mundial


El hecho pasó sin consecuencias. En medio de críticas, peticiones de renuncias, solicitudes de remoción del cargo y una sesión extraordinaria de la Junta Directiva del Área Metropolitana de Cúcuta, la infracción que el mismo alcalde Jairo Yáñez calificó como “grave”, una semana después de haberle brindado su respaldo, se olvidó.

Siete días después del caso del funcionario público, el 29 de abril, la Policía de Tránsito y Transporte atendió la colisión de un vehículo que impactó contra un separador de la Avenida del Río con calle 2N. El chofer, de unos 30 años de edad, había ingerido licor.

“Un actor vial, en un acto de irresponsabilidad venía manejando en estado de embriaguez, se le practica la prueba y arroja grado 3 de alcoholemia, de inmediato se le inmoviliza el vehículo”, declaró en el momento el mayor Giovanni Chávez.

Solo motorizados

La Agencia Nacional de Seguridad Vial (ANSV) informó que 18 personas fallecieron en siniestros viales en Cúcuta el primer trimestre de 2022, seis más que en el mismo periodo del 2021, cuando esa cifra llegó a 12.

De ese total de muertes, nueve fueron en motocicletas. Tal vez, por esa razón, la única campaña preventiva visible en la ciudad sean los programas nacionales denominados “motodestrezas” y “bicidestrezas” que forma a los conductores sobre dos ruedas en habilidades al conducir, sistemas de protección y deberes como actores en las vías, pero ¿y la seguridad al volante?.

Luis Lota, director de la ANSV, dijo que desde la agencia en materia preventiva han estado capacitando a los secretarios de Tránsito con respecto al control del alcohol en las vías, especialmente el que tiene que ver con el uso correcto de los alcosensores.

“Cuatro de estos equipos fueron entregados a Cúcuta y tres a Los Patios. Teniendo más equipos la autoridad puede hacer más control y esto aumenta el número de personas que son infraccionadas por este tipo de conductas”, mencionó.

Por otro lado, citó el programa “En la vía abrázate a la vida” que busca darle a conocer a la ciudadanía las fases que se producen en el organismo cuando se consume licor y sus consecuencias al manejar. “Es un programa de pedagogía que hacemos en las calles con los ciudadanos”, agregó.


Le puede interesar: Certifican capacitaciones para emprendimientos de migrantes en Cúcuta


El único problema es que el plan de prevención “En la vía abrázate a la vida”, no ha llegado a Cúcuta y cada día crece más el riesgo en las calles detrás de la figura de conductores pasados de tragos.

El hecho de que los reincidentes en Cúcuta representen el 15% de los infractores no es un diagnóstico local. Lota afirmó que en Colombia “dos de cada tres personas, no solo en tema de alcohol sino en general en temas de seguridad vial, reinciden”, indicó,

Sin embargo, explicó que en estos casos los reincidentes que violan la norma de tránsito por consumo de licor y además lo hacen bajo suspensión de licencia, “podrían ir a prisión”.

José Gregorio Botello, abogado especialista en Derecho Administrativo, explicó que este particular se presenta el caso de aquellas personas a las que se suspende la licencia por un periodo de seis meses y una vez cumplido ese periodo, incurren en la misma infracción.

En noviembre del 2021, la ANSV advirtió que conducir en estado de embriaguez era la tercera causa de muerte en accidentes viales en Colombia.

Y es que dependiente del grado de alcoholemia, un conductor ebrio se convierte en una ruleta rusa, con la misma capacidad que cualquier asesino de matar y acabar con su vida, solo que sin manejo pleno de conciencia.

Gracias por valorar La Opinión Digital. Suscríbete y disfruta de todos los contenidos y beneficios en: http://bit.ly/SuscripcionesLaOpinion

 

Image
La opinión
La Opinión

Exclusivo para nuestros suscriptores

Patrocinado por:
Empresas
Patrocinado por La OpiTienda