Escuchar este artículo

Niños siguen en la mira de grupos armados ilegales

Miércoles, 1 de Diciembre de 2021
Conozca los barrios propensos a reclutamiento forzado de menores en Cúcuta.

El reclutamiento forzado de menores de edad no ha dejado de ser una constante amenaza para esta población, y muy por encima de los acuerdos de paz que completaron cinco años de haberse firmado entre el Gobierno Nacional y las guerrillas de las Farc, aún sigue cobrando víctimas inocentes.

Apoya a La Opinión haciendo clic aquí: http://bit.ly/SuscripcionesLaOpinion

Entre 2018 y 2021 en Norte de Santander se registraron 11 alertas tempranas por reclutamiento y utilización de niños, niñas y adolescentes, en los municipios de Convención, El Carmen, Teorama, Tibú, Ábrego, La Playa, Puerto Santander, Cúcuta, Ocaña y Villa del Rosario.

Alertas que aún no se han desactivado, sencillamente porque sigue existiendo la amenaza contra esta población por parte de los grupos armados ilegales que hacen presencia en la zona.

Mauricio Aguas, Enlace de la Secretaría de Posconflicto y Cultura de Paz de Cúcuta, confirmó que el año pasado cuando la alcaldía acudió a la zona rural en desarrollo de programas sociales con la población, encontró serias evidencias de que una de las principales amenazas a las que estaban enfrentados los niños y jóvenes era la posibilidad de que fueran reclutados o utilizados por los grupos armados ilegales.


Lea aquí: ‘La Tremenda’ compró una casa y lo comparte en redes sociales

En atención a este problema, la alcaldía activó el grupo de acción inmediata del cual hacen parte las entidades que tienen que ver con la niñez y la adolescencia en la ciudad.

“Empezamos a intervenir con unos entornos protectores en aquellos barrios de la ciudad en donde se identificó la amenaza con la estrategia de prevención 1,2,3 por la Paz”, dijo Aguas (ver recuadro). 

La Opinión conoció que entre estos sectores están Scalabrini, Camilo Daza, Cormoranes, San Fernando del Rodeo, El Rodeo, Estoraques, y las veredas El 25, Vigilancia, estas últimas en los corregimientos de Banco de Arena y Palmarito.

“Nos dimos cuenta que (el reclutamiento de menores) era una problemática que estaba ya ocurriendo en el territorio, incluso encontramos menores que ya estaban siendo utilizado por grupos armados y pudimos actuar a tiempo para protegerlos”, reveló Aguas.

Lea también: Zapateros de Cúcuta van a la escuela para reinventarse


Se conoció que en estos casos en que los niños estaban en riesgo se logró su reubicación, muchos de ellos reiniciaron su proyecto de vida en otras ciudades con el concurso de Cooperación Internacional.
 

Image
Reclutamiento de menores de edad/Foto cortesía


Aguas indicó que incluso algunos niños que ya estaban perteneciendo a los grupos armados fueron recuperados en el marco de la estrategia 1,2,3 por la Paz.

El sociólogo Carlos Ahumada le dijo a La Opinión que los grupos armados ilegales aprovechan a los niños para el traslado de armas o munición, en otros casos los utilizan como mensajeros y también como gariteros en sitios especiales para que informen sobre la aproximación o presencia de Ejército o policía.

La Coalición contra la vinculación de niños, niñas y jóvenes al conflicto armado en Colombia (Coalico), en su último informe hizo un vehemente llamado a las autoridades para que asuman con mayor intensidad la protección de los derechos de esta población.


Lea además: Implementan plan para recoger residuos posconsumo

A comienzo de año, el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF) el ICBF interpuso dos denuncias colectivas ante la Fiscalía contra el Eln y los Grupos Armados Organizados que están atentado contra esta población. 

Según cifras de la Fiscalía, entre 2019 y 2020, se formuló cargos contra integrantes de varios grupos armados por 708 hechos victimizantes de reclutamiento ilícito en el país, entre ellos varios ocurridos en el Catatumbo.

El Observatorio de Niñez y Conflicto Armado de la COALICO (ONCA), durante el periodo comprendido entre 2016 y el primer semestre de 2021 ha registrado por lo menos 1.090 eventos de conflicto armado donde se estima que por lo menos 65.232 niñas, niños y adolescentes fueron víctimas en el país de una o más afectaciones en este marco, siendo la vinculación y el reclutamiento por parte de actores armados y el desplazamiento forzado, los hechos con el mayor número de registros con un total de 269 y 249 eventos identificados particularmente en los departamentos de Arauca, Meta, Chocó y Cauca, y en regiones como el Catatumbo en Norte de Santander .

La Fundación Ideas para la Paz (FIP) también alertó de las amenazas a las que están enfrentados los niños y jóvenes. Señala que pese a los esfuerzos realizados desde la sociedad civil y el Estado para monitorear y visibilizar la situación de reclutamiento, uso y utilización de niños, niñas y jóvenes, el cierre de las escuelas como espacios seguros por la pandemia y reacomodamiento de grupos está afectando a los más vulnerables y Norte de Santander no fue la excepción.


Lea también; Atento a las medidas de seguridad en Cúcuta por Navidad

Norte de Santander es el departamento con mayor número de casos registrados (8) sobre vinculación y reclutamiento de niños y adolescentes de un total de 96 casos registrados durante el primer semestre a nivel nacional.

La FIP también hace un esfuerzo por describir algunas de las dinámicas alrededor de este delito en cuatro regiones del país de alta vulnerabilidad (sur de Córdoba, Catatumbo, norte del Caquetá y Guaviare), mostrando, por ejemplo, el impacto negativo que ha tenido en niños y niñas afrodescendientes, indígenas y migrantes, tanto en contextos rurales como urbanos.

La fundación Save The Children Colombia, que hace presencia en Norte de Santander desde el 2017, tiene en marcha proyectos de vida con  niños, niñas y adolescentes en actividades encaminadas a la protección de sus derechos, valores, sociedad y familia como espacios alternativos de ocupación del tiempo libre.

"Estamos en 12 municipios de Norte de Santander, como el área metropolitana de Cúcuta, Sardinata, Pamplona, Ocaña, La Playa de Belén, Abrego, Teorama, Convención y El Carmen, y promovemos acciones educativas y de protección impactando a más 42.269 niños, niñas y adolescentes", aseguró Mariadelaida Uribe de Plaza, gerente territorial de Norte de Santander.


Lea además: Estudiantes reconocen el contrabando en la región

La organización humanitaria destacó la importancia seguir incidiendo en las comunidades en  la protección de los niños, niñas y adolescentes, en el marco de la convención de los derechos del niño, donde sea garantizada la protección integral, el cuidado en la familia y en el medio que los rodea.
 

Image
reclutamiento de menores de edad./fOTO CORTESÍA
 
Sueños que traspasan la frontera: esta es la historia de Rut Alejandra 

Cúcuta, Barrio Ciudad Rodeo – Eran las 2:30 p.m., hacía una tarde soleada como suelen transcurrir los días en la ‘Perla del Norte’. Los niños, niñas y adolescentes (NNA) de la zona corrían para cumplir con una importante cita en el salón comunal: llegaba al barrio 1,2,3 Por la Paz, la estrategia dirigida por la Secretaría de Posconflicto y Cultura de Paz de la Alcaldía de Cúcuta, que busca prevenir el reclutamiento forzado de menores de edad a través de talleres lúdico pedagógicos. 

Entre los participantes sobresalía Rut Alejandra Quintero Cabrera, una adolescente venezolana de 13 años, oriunda de Los Teques – Estado Miranda. Es de contextura delgada, tiene cabello largo y oscuro, piel canela y una actitud alegre. Llegó con sus dos hermanos menores para formar parte del taller ‘Dando pasos seguros’ que busca reconocer habilidades en el proyecto de vida de los NNA. 


Lea además: 'El taxista' aclara rumores que circulan en su contra

Una de las actividades denominada ‘La Ruta del Éxito’, se representó en el suelo con aros de colores y consistía en ir mencionando los diferentes obstáculos que los niños ven en el camino a cumplir sus sueños. Alejandra no dudó en participar. Pues desde los 10 años tiene claro que su sueño es convertirse en una reconocida abogada, y que para lograrlo debe superar barreras como las que llegan con el fenómeno migratorio y defender su derecho a la educación. 

Su sed de estudio es insaciable. Cuenta su madre Alicen Cabrera, que comúnmente Alejandra lee entre dos y tres temas de interés en el día, y escribe sentimientos y emociones vividas. “Recuerdo que cuando le compré el libro ‘Sangre de campeón’ fue muy feliz, le gustó tanto que lo leyó dos veces para concluir las 24 cualidades de un joven triunfador”, afirmó. 

Al finalizar la jornada y cayendo la luz del sol, Rut Alejandra reafirmó su pasión por estudiar Derecho: “Quiero ser abogada porque el abogado defiende”. Incluso así lo plasmó en la imagen representativa como proyecto de vida, en la que se dibujó conformando un bufete de abogados. 

“Ver a personas que se burlan de otras, me da tristeza y coraje”.


Lea también: Frentes de Seguridad combaten el delito en barrios

Rut no deja de sorprender frente a la interpretación que hace a las injusticias sociales. Cuenta que ha sido víctima del matoneo en Cúcuta por ser venezolana, y tiene presente que en muchos casos esto sucede porque en algunos círculos sociales y familiares se dan conversaciones que promueven la xenofobia. 

Lo cierto es que los espacios de intervención comunitaria que brinda la Alcaldía de San José de Cúcuta, dejan en evidencia casos como el de Rut Alejandra, que no quiere jugar a las escondidas con su derecho a la educación y, por el contrario, quiere seguir soñando con esta ciudad de puertas abiertas. 


Gracias por valorar La Opinión Digital. Suscríbete y disfruta de todos los contenidos y beneficios en http://bit.ly/SuscripcionesLaOpinion

Exclusivo para nuestros suscriptores

Patrocinado por:
Empresas

Contenido Patrocinado