La Opinión
Suscríbete
Elecciones 2023 Elecciones 2023 mobile

Comerciantes en Atalaya siguen entre extorsiones y balas

Los extorsionistas intimidan a las víctimas con fotos de Evert Carreño, alias Porras.

En silencio, con temor y sometidos a la merced de los delincuentes. Así permanecen los comerciantes de la ciudadela Juan Atalaya, que constantemente son víctimas de millonarias extorsiones por parte de estas bandas que delinquen sin el control de las autoridades.


Si quieres tener acceso ilimitado a toda la información de La Opinión, apóyanos haciendo clic aquí: https://bit.ly/SuscripcionesLaOpinion


Desde 1 hasta 10 millones de pesos, dependiendo el tipo de negocio, oscilan las exigencias de los extorsionistas, que siempre intimidan a sus víctimas enviándoles fotografías o videos de sus locales, asegurándoles que en caso de negarse a pagar la ‘vacuna’, los atacarían a disparos o con explosivos.

Por esto, sin tener el apoyo de la Policía Metropolitana de Cúcuta (Mecuc), la mayoría de los propietarios de los comercios que están en la mira de los delincuentes acceden a pagar. Aunque, según se conoció, hay comerciantes que han preferido cerrar sus locales y no pagar ninguna ‘vacuna’.


Lea aquí: ‘Uzi’, el sicario que cobraba hasta $20 millones por matar en Cúcuta


 

Extraoficialmente se logró establecer que al menos 10 propietarios de negocios han pagado las extorsiones, por las intimidaciones que ejercen los delincuentes, pero prefieren abstenerse de denunciar formalmente, pues consideran que esas investigaciones no prosperan y se ponen en riesgo.

“Los cuadrantes de la Policía tienen conocimiento de estos casos, pero no se ve una acción referente a esto. El Gaula debe actuar, pero pareciera que dejan solos a los comerciantes”, explicó un allegado a una de las víctimas.

La modalidad

Según se conoció, los extorsionistas les envían a las víctimas algunas fotografías del reconocido microtraficante Evert Carreño, alias Porras, haciendo videollamadas desde la cárcel, en las que presuntamente exige los dineros.

Al conocer la trayectoria criminal de este hombre, los comerciantes no tienen opción sino de acceder a sus exigencias.

Los delincuentes conocidos como ‘Juan’, ‘Martín’, ‘Sebastián’, ‘Saúl’ y ‘Morcilla’, son algunos de los encargados de cobrar las extorsiones.

“Al parecer, estas personas habrían trabajado para ‘Porras’ y por eso ya saben cómo intimidar a las víctimas, usando las fotos de las videollamadas”, explicó una fuente.

Además, también se conoció que una vez los comerciantes pagan la primera cuota, posteriormente les llega un presunto comunicado del Ejército de Liberación Nacional (Eln), asegurándoles que como ya les pagaron a los ‘paracos’, ahora tienen que pagarles a esta organización criminal, por estar en una guerra.

Estos hechos se están registrando constantemente en los barrios Atalaya Primera Etapa, Niña Ceci, Comuneros, Chapinero, Motilones y Kennedy.
 

extorsión
Una muerte anunciada

Cabe recordar que la tarde del 1 de noviembre, una pareja de pistoleros llegó hasta una ferretería ubicada en la calle 2 entre avenidas 2 y 3, del barrio Niña Ceci, y disparó contra la estructura del establecimiento, dejando sin vida a Eliécer Rodríguez Estrada, uno de los empleados del lugar, que estaba acomodando unos tubos con su jefe, en la parte externa.

Precisamente, la principal hipótesis que analizaron las autoridades desde ese momento es que el hecho se dio en medio del no pago de una extorsión.

De manera extraoficial se conoció que, al parecer, entre en un lapso de dos días se registraron tres ataques a bala en las instalaciones de algunas ferreterías, en Atalaya, donde han extorsionado a sus propietarios.


Lea también: Condenan a dos miembros de red narcotraficante en Cúcuta


 

Presuntamente, un hombre que estaba detenido en la cárcel de Cúcuta y que ahora estaría en una prisión de Jamundí (Valle) sería el responsable de estas extorsiones.

No obstante, esto deja entrever que los delincuentes ahora no solo extorsionan bajo la modalidad carcelaria, sino que se estaría convirtiendo en una estrategia mixta, pues aprovechan que sus cómplices están en libertad para ordenarles cometer dichos ataques e intimidaciones.

“En una oportunidad estaban programando una reunión con los comerciantes, por los lados del barrio Antonia Santos. Además, estos delincuentes ubican las casas de las víctimas y las intimidan enviándoles fotografías o videos y las obligan a pagar, advirtiéndoles que si no pagan tendrán que arreglar con pólvora o dinamita”, explicó una fuente en ese momento.


Gracias por valorar La Opinión Digital. Suscríbete y disfruta de todos los contenidos y beneficios en: https://bit.ly/SuscripcionesLaOpinion


Image
La opinión
La Opinión
Jueves, 30 de Noviembre de 2023
Premium-home
Patrocinado por:
Logo Empresas
Temas del Día