La Opinión
Suscríbete
Elecciones 2023 Elecciones 2023 mobile

El renacimiento del cacao se hace realidad en el Catatumbo

El cultivo del cacao está presente en más de 12.000 hectáreas sembradas en Norte de Santander, representando el sustento para unas 3.500 familias de 24 municipios.

Tal como fuera contemplado por antepasados, el “kakawa” como llamaban los olmecas al cacao, es hoy también alimento, medicina y, especialmente, la semilla de esperanza de transformación para los habitantes del Catatumbo.

Y es que, aunque según investigadores, el cacao ha estado presente en la historia del Norte de Santander desde finales del siglo XVII e inicios del XVIII, cuando se establecieron grandes plantaciones, la llegada de cultivos ilícitos y las dificultades en su producción fueron reduciendo la cultura cacaotera, que ahora se quiere recuperar.

Carolina Andrea Quintero Rivera, miembro de uno de los proyectos de cacao en el Catatumbo, precisó que hoy, el cacao de fino aroma, como ha sido denominado a nivel mundial el producto que se siembra en Colombia, y de acuerdo con cifras de Fedecacao, está presente en más de 12.000 hectáreas sembradas en Norte de Santander, representando el sustento para unas 3.500 familias de 24 municipios en el departamento.

Con notas altas de cacao y chocolate, ligeramente amargo y ácido, notas medias con sabor a frutas cítricas, medio a nuez y frutos secos, el cacao es para los catatumberos el fruto que promete unión por su territorio, uno que ha sido golpeado fuertemente por el conflicto armado. 


Lea aquí: Más de cien docentes han renunciado en Norte de Santander


Apuesta a la que se ha sumado el Fondo Multidonante de Las Naciones Unidas para La Paz (MPTF), en convenio con la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y la Agencia de Renovación del Territorio (ART), a través de ‘Cacao El Corazón Del Catatumbo’ en articulación con el Parque Nacional Natural Catatumbo Barí, alcaldías municipales, Fedecacao y la Asociación de Autoridades Tradicionales del Pueblo barí Ñatubaiyibari. 

Esta iniciativa es desarrollada con 100 familias del resguardo de la comunidad motilón barí, 200 familias campesinas y ocho organizaciones de productores de los municipios con Programas de Desarrollo con Enfoque Territorial PDET de la subregión del Catatumbo, dijo Quintero. 

Muchas de estas familias antes estaban dedicadas al cultivo de la coca, “pero lo que realmente se pretende con el proyecto de FAO no es decirles que sustituyan la coca , sino mostrarles otras alternativas de economía formal”, indicó Quintero. 
 

Son 200 familias campesinas y 100 de la comunidad motilón barí las que hacen parte del proyecto/Foto cortesía


Los municipios de influencia del proyecto son Convención, El Tarra, Teorama, San Calixto, El Carmen y Tibú, en el marco del proyecto Estrategia integral participativa con enfoque étnico y de género para la reactivación económica y productiva de la cadena de cacao en la subregión del Catatumbo.

Estas familias y asociaciones han participado del modelo de extensión rural integral con enfoque étnico y de género a partir de la asistencia técnica, la incorporación de buenas prácticas agrícolas y el desarrollo socioempresarial, liderado por la FAO en alianza con Fedecacaco, gremio con el que se avanza en la consolidación de encadenamientos productivos y de comercialización.

Quintero dijo que a la fecha tres asociaciones han logrado establecer acuerdos comerciales que facilitan la venta de grano de seco de cacao, logrando así la venta de 9.6 toneladas de grano de cacao al año. 

De igual manera más de cuatro organizaciones de cultivadores de cacao han participado en escenarios comerciales como ruedas de negocio, compras públicas, y ferias de exposición, como la recientemente organizada por Fedecacao ChocoShow.


Lea también: Urgen construcción de vivienda para desplazados del Catatumbo


Estas acciones, fueron desarrolladas como parte de la estrategia de integración y desarrollo económico para la cadena con procesos agroindustriales e infraestructura productiva comunitaria aportará al incremento del valor agregado.

Para ello se ha incorporado tecnología como sensores, herramientas de gestión y otros dispositivos de agricultura digital. Así mismo, se han implementado modelos para la mejorar en los procesos de postcosecha, junto con la adecuación de instalaciones comunitarias. 

Así, en coordinación con la ART, Cacao El Corazón Del Catatumbo desarrollará la construcción de 22 obras de infraestructura de mejoramiento vial mediante la firma de cuatro Acuerdos de Subvención de bajo valor con la Junta de Acción Comunal Los Ángeles, Asojuntas San Pablo, Asociación Gamucampo y asociación Asdess; de las 22 obras ya 17 han sido entregadas a la comunidad del corredor de la vereda de los Ángeles al corregimiento de San Pablo del municipio de Teorama. 


Lea además: El programa que le apuesta al beneficio de poblaciones vulnerables en Norte de Santander


Estas obras permitan mejorar la competitividad; habilitar y mejorar los circuitos de comercialización e impactar las zonas estratégicas de producción de cacao requeridas en el territorio en el marco de las iniciativas PDET, tal como fue propuesto en el Plan Maestro de Estructuración (PME) ART-FAO, 2021. 


Gracias por valorar La Opinión Digital. Suscríbete y disfruta de todos los contenidos y beneficios en https://bit.ly/SuscripcionesLaOpinion

Image
La opinión
La Opinión
Martes, 27 de Febrero de 2024
Premium-home
Patrocinado por:
Logo Empresas
Temas del Día