Escuchar este artículo

Norte de Santander vivió nueva jornada de protesta pacífica

Jueves, 13 de Mayo de 2021
Campesinos del Catatumbo pidieron al Gobierno Nacional, en Ocaña, que los escuche.

En Cúcuta y los principales municipios de Norte de Santander la jornada de protesta de este miércoles transcurrió de manera pacífica y donde el buen comportamiento de los manifestantes fue reconocido por las autoridades departamentales y locales. 

Al inicio de la programación del día 15 del paro nacional,  Taiz del Pilar Ortega, gobernadora (e) de Norte de Santander), y Jairo Yáñez, alcalde de Cúcuta, desde el Puesto de Mando Unificado (PMU), llamaron a los jóvenes, organizaciones sociales, centrales obreras y personas en general que salieron a manifestarse desde diferentes puntos de la ciudad, a hacerlo en paz y  en un ambiente de civismo “convencidos de que el diálogo y la concertación son las herramientas más efectivas para la construcción de la paz”.

Invitaron a los manifestantes a ejercer el derecho constitucional a la protesta, ajustados a la ley y de manera pacífica, manifestando que tanto el Gobierno departamental como el local, son garantes de esos derechos “para que Norte de Santander sea un ejemplo de paz en toda Colombia”. 

Desde las secretarías de Seguridad Ciudadana y de Gobierno de la Alcaldía, destacaron que la jornada fue pacífica, con muestra de cultura ciudadana por quienes participaron en las diferentes movilizaciones.

Reconocieron el acompañamiento hecho por la Policía, órganos de control y los funcionarios de las distintas secretarías del municipio que pusieron en práctica una estrategia de acompañamiento mediante los gestores sociales, entregando un parte de tranquilidad al cierre de la jornada.

Los líderes comunales de Cúcuta también se movilizaron, en esta oportunidad para reconocer el buen comportamiento de la ciudadanía que salió a protestar de manera pacífica, manifestando igualmente el apoyo a la Policía y la institucionalidad, entregando refrigerios a los uniformados como un gesto de ese acompañamiento y agradecimiento. 

 

Image
Una de las marchas de ayer en Cúcuta salió del parque Simón Bolívar, en el barrio Colsag, donde se destacó el buen comportamiento de los asistentes. / Foto Juan Pablo Cohen/ La Opinión

 

El pueblo está en las calles 

Martín Cruz, presidente en Norte de Santander de la Central Unitaria de Trabajadores de Colombia (CUT), dijo que exaltan la participación la vinculación de muchas organizaciones sociales en las actividades de ayer, el comportamiento de los estudiantes en los actos culturales, al igual que un reporte positivo en Pamplona, Ocaña, Tibú y otros municipios que con disciplina y buen comportamiento se han unido a la propuesta social. 

“Llamamos a la sociedad a no repudiar la protesta, porque estamos en las calles luchando por los derechos del pueblo colombiano y sus reivindicaciones. Los marchantes de igual manera seguiremos haciéndolo en paz haciendo de Norte de Santander un departamento modelo durante el desarrollo del paro nacional”, dijo Cruz.

El dirigente agregó que en las actividades programadas para esta semana se destaca el cabildo abierto de mañana, que tiene como propósito organizar un solo pliego departamental. 
“El comité departamental de paro tiene un documento y lo va a sustentar durante el cabildo, buscando de que se integren las peticiones de las organizaciones sociales que están en La Y de Astilleros (El Zulia), para confluir en un solo documento”, indicó Cruz.

Son puntos que están para ser discutidos con los gobiernos departamental y locales y están relacionados con la salud, educación, la apertura de la frontera, seguridad, el tema sociolaboral donde figuran el desempleo y la informalidad, planteamientos serios que hacen las centrales obreras, los sindicatos y las organizaciones sociales que conocen el tema.

"El Gobierno Nacional no ha querido escuchar y sigue tomando decisiones unilaterales y por eso es que la gente está en las calles, porque el pueblo quiere participar en las decisiones y en el rumbo del país”, añadió el dirigente sindical.

Protesta y carranga campesina

Se calcula que al menos 10.000 campesinos procedentes de diferentes localidades del Catatumbo se sumaron a la gran marcha por la vida, la paz y la reconciliación promovida por las centrales obreras y organizaciones sociales, que tuvo su epicentro en Ocaña.

Los labriegos dieron ejemplo de solidaridad y convivencia pacífica, porque  aparte de  arengar contra las políticas del Gobierno Nacional y de reclamar el diálogo como única salida al conflicto social, organizaron un acto cultural en el parque principal 29 de Mayo, donde hicieron una muestra de las expresiones artísticas de la región.

El líder del Comité de Integración Social del Catatumbo (Cisca), Ediver Suárez, resaltó el talento, el sentido de pertenencia y la identidad cultural de los pueblos, que reclaman alternativas para salir de la crisis política, social y económica que se está viviendo. 

“El problema es de carácter estructural y de manera pacífica marcharon los campesinos, para reclamar mejores oportunidades de vida en sectores como la salud, la educación, el saneamiento básico, la adecuación de las vías, seguridad y una reforma agraria integral”. 

El presidente de la Asociación de Personeros de la provincia de Ocaña, Luis Serafín Vega, hizo el acompañando de la multitudinaria jornada, en la que los campesinos que dejaron las labores en sus parcelas, se desplazan a Ocaña para reclamar mejores condiciones de vida.

“Las cosas no marchan bien y ellos tienen un pliego de peticiones en el que rechazan las reformas del Gobierno y una orden de fumigación de los cultivos ilícitos, al considerar que el glifosato es nocivo para el medio ambiente y para la salud”, agregó Vega.

El líder social Olger Pérez Quintero precisó que en la movilización de ayer esperaban a unos 5.000 campesinos, declarándose sorprendido por la masiva respuesta, que congregó en las calles y plazas de Ocaña a más de 10.000 personas, lo que en su criterio es una muestra del descontento generalizado de los habitantes del Catatumbo y del pueblo colombiano en general.

“Es una marea humana de campesinos, el clamor de un pueblo que tiene dignidad y solicita al poder central que pare esa violencia en contra del pueblo colombiano. Que se sienten a negociar y a discutir alternativas encaminadas a resolver los problemas estructurales que tiene el campo”, agregó.

Pérez subrayó que toda Colombia está esperando que se pase del diálogo a la negociación, que el presidente, Iván Duque, sea sensato y reaccione, “pues hay un pueblo que sale a las calles y es hora de poner cuidado porque el conflicto social se está saliendo de las manos con grandes consecuencias”. 

Sobre el uso del glifosato para erradicar los cultivos de hoja de coca, el líder campesino dijo que existe un fallo, por lo que se espera que el Gobierno cumpla y no siga con la absurda idea  de envenenar los campos del Catatumbo.

El docente Javier Alonso Carrascal calificó la jornada como una expresión auténtica del pueblo colombiano, que no es ajeno al sentir y clamor de toda una sociedad.

“Estamos estigmatizados por las luchas justas, que están encaminadas a la reivindicación de los derechos perdidos por cuenta de las políticas equivocadas de este gobierno, que quiere imponer reformas de una manera abrupta sin escuchar al pueblo”, reiteró.

Juan Francisco Galeano Mendoza, un niño de 7 años,  fue el punto de atracción durante la marcha pues portaba un cartel en el que le solicitó a Duque que cambie de parecer.

La marcha campesina terminó con un baile popular en el parque principal, para posteriormente tomar los camiones que los trajeron a Ocaña y retornan a sus parcelas a continuar las labores agrícolas, con la esperanza de un diálogo social para resolver los grandes problemas que aquejan la zona del Catatumbo y de Colombia.

 

Image
La marcha campesina terminó con un baile popular en el parque principal, para posteriormente tomar los camiones que los trajeron a Ocaña y retornan a sus parcelas a continuar las labores agrícolas, con la esperanza de un diálogo social para resolver los grandes problemas que aquejan la zona del Catatumbo y de Colombia. / Foto: Javier Sarabia

 

Marcha en Pamplona

De manera pacífica se cumplió en Pamplona la marcha en apoyo a las protestas nacionales convocadas en contra del Gobierno Nacional.  

La caravana que salió desde el coliseo cubierto Chepe Acero, recorrió las vías del Centro Histórico y sectores aledaños, estuvo custodiada por la Policía.

Con arengas, consignas, banderas y pancartas los docentes, empleados oficiales y sindicalistas se sumaron al inconformismo que se presenta desde hace varias semanas en el país. 
En horas de la tarde los estudiantes universitarios también salieron a la  vía  pública como lo vienen haciendo con frecuencia en los últimos días.

El comandante de la Estación de Policía, capitán Harry Serrano manifestó que las protestas en Pamplona han transcurrido en completa normalidad y no se han presentado alteraciones del orden público, el miércoles durante todo el día.

El oficial destacó el buen comportamiento de quienes salen a protestar y también de la ciudadanía.

Image
La opinión
La Opinión