Las huellas de la muerte en Puerto Santander y Aguaclara

Viernes, 26 de Febrero de 2021
Dos hombres y una mujer fueron asesinados a balazos.

Los crímenes se resisten a alejarse de Puerto Santander y la zona rural de Cúcuta. A pesar de las aparentes acciones de las autoridades, los hechos violentos no tienen freno y esta situación la siguen soportando quienes viven en estas poblaciones fronterizas a lo largo de la historia, enmarcada en el negocio del narcotráfico y la disputa de las bandas criminales.

Ayer, se conoció el asesinato de tres personas, dos en Puerto Santander y una en la vereda Campo Alegre, del corregimiento Aguaclara, de Cúcuta. Entre las víctimas está Yennis Maritza Cárdenas, quien fue impactada en tres oportunidades en el pecho.

La mujer, de 43 años, fue baleada en una tienda del sector Cuatro Esquinas, de esta parte de la zona rural de la capital de Norte de Santander. Este lugar se ha convertido en un escenario mortal, donde el imperio de las bandas criminales junto con la guerrilla del Eln ha dejado una escala violenta.

En lo corrido de este mes, en la vereda Campo Alegre se han registrado tres asesinatos. Las dos primeras víctimas tuvieron dos días de diferencia. Daniel Guillermo Rincón Moncada y Henry Andrey Patiño García fueron atacados a bala en inmediaciones de la finca El Paraíso, a mediados de febrero.

Esta misma vereda es recordada por ser el sitio donde asesinaron de manera indiscriminada a Ronald Rincón Reyes, alias La R; Jairo Arley Restrepo Rodríguez, 'Jairito'; Jeison Darío Ureña Remolina y Jorge Eliécer Campo, en julio de 2020.

Según las autoridades, Rincón era el cabecilla de una oficina de sicarios conocida como ‘La R’, y además, dominaba el negocio del microtráfico en algunos sectores de Cúcuta, así como también tenía injerencia en negocios de exportación de cocaína hacia Venezuela.

Le puede interesar: Cayó en Convención con 43 kilos de cocaína

En Puerto Santander

En el sector conocido como Mi Ranchito, zona rural de Puerto Santander, fueron descubiertos los cadáveres de Florencio Blanco Cortés, conocido como Gordo Cacha, y de Duglar Alirio Becerra Arias.

Los dos hombres fueron asesinados a balazos. ‘Gordo Cacha’ fue impactado en tres oportunidades, en la cabeza, el pecho, y abdomen.

En el lugar del hecho, fueron halladas dos vainillas de un arma de largo alance y un proyectil.

Asimismo, Becerra tenía dos impactos de bala en el pecho. Se pudo conocer que este hombre era pensionado del Ejército, donde habría perdido parte de su pierna izquierda.

Hasta el lugar donde estaban tendidos los dos hombres sin vida, llegaron miembros de una funeraria para trasladar los cadáveres al Instituto de Medicina Legal, a la espera de que sus familiares los reclamen.

Las autoridades presumen que el Ejército de Liberación Nacional (Eln) estaría detrás de los recientes crímenes, por cuenta de la disputa que mantienen con miembros de la banda criminal Los Rastrojos.

Cabe recordar que, la semana pasada, en el barrio Nuevo Mundo, también de Puerto Santander, fue asesinada una mujer, que hasta ese momento no había sido identificada.

Lea: Sisbén IV permitirá identificar a los núcleos familiares más vulnerables

La víctima fue hallada entre unas plantaciones de plátano, arrodillada y vestida con una pijama, en cercanías al colegio de esta población fronteriza.

Por ahora, Puerto Santander continúa siendo un escenario temeroso, sangriento y bajo el dominio del narcotráfico y el contrabando, sin que haya una ofensiva notoria de las autoridades para mantener el control de este municipio fronterizo con Venezuela.

Image
La opinión
La Opinión