Escuchar este artículo

La crisis profundiza el impacto de la pandemia en Táchira

Jueves, 17 de Junio de 2021
En San Cristóbal, un total de 1,051 personas han perdido la vida por causas asociadas a la COVID-19 entre el 13 de marzo de 2020 y el 16 de Junio de 2021.

La afectación de la COVID-19 mantiene un repunte sostenido en todo el estado Táchira, cuya capital suma un total de 1,051 fallecidos por causas asociadas a la COVID 19 en el lapso comprendido entre el 13 de marzo de 2020 y el 16 de Junio de 2021. En estos 17 días del mes de Junio se han sumado 74 decesos, mientras los centros asistenciales presentan una ocupación algo superior al 50%

Las cifras de fallecidos, ofrecidas por el alcalde de la ciudad, Gustavo Delgado, comprenden desde la fecha de inicio oficial de las restricciones por la pandemia en Venezuela hasta el presente, y abarca sólo los decesos registrados en San Cristóbal, capital del estado Táchira.

La gobernadora de la entidad, Laidy Gómez, presentó un balance de los niveles de ocupación de camas COVID en la entidad y acotó que la crisis profundiza el impacto de la pandemia, debido a la suma de una serie de factores que han llevado a que el porcentaje de fallecidos con relación al número de contagios contabilizados en la entidad se ubique en 11.4% durante la última semana epidemiológica (del 12 al 16 de junio).

En este lapso, el Hospital Central de San Cristóbal atendió 131 pacientes con sintomatología COVID en las áreas de triaje, 51 de ellos fueron ingresados en hospitalización. Otros 15 pacientes fallecieron durante la última semana epidemiológica a causa de la pandemia y 14 fueron dados de alta.

Mientras tanto, los centros de salud centinela habilitados en el estado mantenían este 17 de junio 116 pacientes hospitalizados, 5 en condiciones críticas. En cuanto a la capacidad hospitalaria, Gómez destacó que de las 122 camas disponibles en el Hospital Central, 63 están ocupadas y restan 59 disponibles. “Estamos haciendo algunas adecuaciones de oxígeno para que estas camas restantes cuenten con el servicio de oxígeno”.

Destacó Gómez que la mayoría de las personas llega descompensadas a los centros de salud y con más de 5 días de avance de la enfermedad. “Los pacientes que han fallecido han llegado a la sede hospitalaria con saturación de oxígeno inferior al 65%”, enfatizó la mandataria acompañada del equipo regional de salud.

Crisis agrava la pandemia

Gómez aseguró que de acuerdo con el seguimiento de casos realizado por su equipo, la situación crítica de algunos servicios en Venezuela y la falta de recursos económicos se suman para hacer aún más difíciles las condiciones en las que las familias hacen frente a los retos de la COVID-19.

“Las personas si se enferman no tienen acceso a combustible para ir a un centro hospitalario, no hay transporte público,  no hay acceso a las medicinas primarias de salud pública para prevención y contención de la pandemia, la gente no tiene la posibilidad de ir a una farmacia y comprar las medicinas básicas, porque muchas veces apenas les alcanza para medio comer, y entonces empiezan a tomar remedios caseros  alternativos que no son lo suficientemente efectivos para hacer frente a la infección de COVID que ataca directamente las vías respiratorias”, explicó.

Insistió en que la crisis venezolana, en sus diversas manifestaciones, impide a los enfermos acudir a las instituciones hospitalarias de manera oportuna. “La economía tachirense es crítica, la gente no puede vivir de un salario mínimo y más del 85% vive de la informalidad y tiene que salir a trabajar todos los días".

Advirtió que a ello se suma otra causa que incide directamente en la situación, al punto de convertirse en un problema de salud pública. La falta de gas está haciendo que cada vez mayor cantidad de personas cocinen con leña y el humo de la leña está causando problemas respiratorios, especialmente en adultos mayores “y la COVID-19 vinculado a las afecciones respiratorias que está generando el uso de la leña, hace más compleja la infección”, dijo la mandataria.

Según Gómez, mantener cerrada la frontera venezolana impide la posibilidad de conseguir medicinas en los canales humanitarios de los puentes internacionales, y todo ello incrementa la crisis social. El cierre también incide directamente en un aumento de la economía informal y todos estos factores influyen en el aumento de casos positivos en Táchira.

Image
El Registro Civil municipal contabiliza 74 muertes por la COVID-19 en lo que va de Junio y 1,051 desde el inicio de la pandemia./ Cortesía/ La Opinión
Image
Eilyn Cardozo