Pinar del Río, un barrio apartado que espera ser escuchado

Lunes, 26 de Abril de 2021
A pesar de ser muy reconocidos por la glorieta que han bautizado con el mismo nombre del barrio, la realidad de la comunidad dista mucho de lo que se conoce.

El barrio Pinar del Río tuvo sus inicios en el año 1932, cuando una madre y su hija de cuatro años se asentaron junto a unas pocas casas más para vivir justo en la línea que divide los municipios Los Patios y Cúcuta.

Doña Elvira y su hija Josefina, quien todavía vive, son consideradas como sus fundadoras y matronas del sector.

Por esos tiempos, no radicaba un nombre en particular que definiera aquel tramo de tierra, pero, para los años 50, donde hoy se encuentra el centro comercial y bomba de gasolina Bellavista, al frente de la glorieta Virgilio Barco, existió un comerciante muy conocido del lugar llamado Ramón Castellanos.

El hombre tuvo un local junto a una estación de buses interurbanos, bastante popular en esa época, que bautizó como ‘Pinar del Río’. Según relatan, el nombre proviene de una historia cubana; cuando Ramón la leyó, decidió rebautizar su negocio de esa manera y así se dio a conocer el barrio.

“Fue institucionalizado hasta el 2011, pero desde hace varios años atrás veníamos manejando un comité para acciones que nos permitieran mejorar la convivencia y solucionar los problemas que aquejaban el barrio. Luego, con la ayuda de funcionarios, hicimos la solicitud y ya son 10 años desde su creación”, expresó Daniel Palencia, presidente de la Junta de Acción Comunal (JAC) del barrio.

Pinar del Río es considerado relativamente pequeño por sus habitantes, tiene una sola calle, 70 casas y un aproximado de 220 residentes, además, en su zona residencial existe un edificio con 32 apartamentos que se encuentra al fondo del sector.

En la entrada tienen un puesto de elementos biosaludables para ejercitarse, pero no existen canchas deportivas. Cuando desean hacer deporte, tienen que solicitar un permiso para usar uno de los espacios deportivos del municipio, en un proceso que puede tardar bastante tiempo.

Image
Redoma Pinar del Río.

Los problemas acarreados por la variante

Desde hace 25 años, en Pinar del Río se construyó la variante como medida para reducir el flujo vehicular de la avenida principal de Los Patios.

El proyecto fue ejecutado por el antiguo Ministerio de Obras Públicas (MOB), pero como el ancho de las vías tenía que ser extenso, compraron algunos predios en esa época y con maquinaria acortaron el cerro a la medida que necesitaban por ley para construir su carretera.

Años después, debido a las constantes lluvias y el inevitable paso del tiempo, el cerro se ha ido acortando, a tal punto de colindar con casas que corren el peligro de un derrumbe que perjudique a los 15 hogares que en estos momentos se encuentran en condición de riesgo.

La JAC, en un incansable esfuerzo por solucionar esta situación, lleva desde el 2016 enviando oficios a diferentes entidades territoriales para gestionar un muro de concreto que sirva de contención y evite que la erosión continúe disminuyendo la brecha entre las casas y el cerro.

“Primero hablamos con la Alcaldía, que nos aseguró que, al ser una vía nacional, no era jurisdicción de ellos, entonces remitimos cartas a la Gobernación, donde nos enviaron a Infraestructura. A su vez, ellos a Invías, quien nos aseguró que fue el MOB, y por esa situación, a ellos tampoco les competía intervenir, hasta ahora ese problema no tiene dolientes, nos sentimos desamparados por el estado”, comentó Palencia.

Lo más cercano que estuvieron de una solución fue cuando un ingeniero de la Gobernación se acercó debido a la insistencia de sus habitantes y constató que era un problema delicado el cual debían intervenir cuanto antes. El tal ingeniero quedó en enviar una carta al gobernador en la que explicaría la situación, pero los vecinos no volvieron a saber de él.

Image
Algunas casas de Pinar del Río son consideradas zonas de alto riesgo.

Una pavimentación más

El barrio ha sido construido a pulso por sus habitantes. En un principio, apenas era una trocha el camino, y con el tiempo crearon las calles con aportes propios, pero luego de 50 años, las vías han vuelto a deteriorarse.

Hace tres años, luego de otro viacrucis de papeleos y solicitudes, como lo recalcó Daniel, la administración renovó con asfalto la deteriorada calle, pero solo 300 metros de los 400 que se extiende. Los otros 100 no han sido posibles porque, primero, Aguas Kpital tiene que hacer unos arreglos de tuberías que hasta el momento se encuentran sin resolver.

Image
100 de los 400 metros de la calle no fueron pavimentados.

La comunidad del barrio

Al ser personas que llevan tanto tiempo viviendo en el lugar, el 95% de sus vecinos son propietarios, se conocen de años. Consideran el territorio como tranquilo y cómodo, al estar tan alejado del ruido de la ciudad, además, sus residentes respetan y acatan las normas de convivencia mínimas para vivir lo mejor posible.

“A nosotros lo que nos salva es la unión que existe. Cuando tuvimos problemas de inseguridad por la lejanía que tenemos del CAI más cercano de Policía, creamos un comité de seguridad por un grupo de WhatsApp. Apenas alguien extraño entra al barrio, ya lo sabe la persona de la última casa, esperamos comprar unas cámaras, pero hasta ahora ha sido efectivo el comité”, dijo Palencia.

En estos momentos, esperan iniciar un proyecto con Tránsito para definir la vía en un solo sentido y evitar accidentes, pues existe una curva que es considerada como un peligro para los niños que en algunas oportunidades juegan allí.

Sin embargo, esperan la respuesta de la Secretaría de Tránsito, ente encargado de hacer el análisis y definir si es oportuno el cambio.

Image
Calles dañadas en Pinar del Río.

Personaje destacado

Para los residentes de Pinar del Río, es imposible no tener en cuenta a doña Elvira y Josefina como los personajes más importantes en el sentido histórico del lugar.

Su tenacidad para construir un barrio desde la nada fue recompensado por todos los pobladores del sector, quienes decidieron celebrar el cumpleaños del barrio el mismo día de nacimiento de la señora Elvira, hoy fallecida: el 6 de abril. Aun así, todavía cuentan con la presencia de Josefina, quien a 93 años de edad, es querida y respetada por toda la comunidad. 

 

Miguel Landazábal | Practicante de Periodismo. 

Image
La opinión
La Opinión