Escuchar este artículo

El rugby femenino conquista Norte de Santander

Jueves, 19 de Agosto de 2021
En Norte de Santander cerca de 2000 jóvenes entrenan rugby en las categorías infantil, juvenil y mayores, en damas y varones, con el sueño de llegar al profesionalismo en un deporte que cada vez toma mayor fuerza.

Desde el año 2006 en la capital nortesantandereana se habla de rugby gracias al interés que despertó en un grupo de jóvenes la práctica de este deporte. Esto ha llevado a que cada vez sean más las mujeres que lo practican y ven en él su proyecto de vida, pues se identifican con los valores y virtudes que promulga este deporte.

Largo ha sido el camino y la participación actualmente es tal, que jóvenes, niños y adultos se reúnen en pro de repetir los logros de Andrés Zafra y Damar Valderrama, rugbistas rojinegros que juegan en Francia.

Ángela Ojeda, Arely Rico, Marcela Vanessa Valderrama, Alejandra Moncada y Celine Juliana Cadavid, son algunas de las de jóvenes y niñas que practican este deporte.

Sin embargo y pese a contar con gran apoyo en dirigentes y entrenadores, ellas deben lidiar a diario con los comentarios negativos que la gente les hace por practicar un deporte que a simple vista puede verse rudo.

“La gente tacha mucho a las personas por lo que ve, porque es algo rudo y por lo general lo entrenan hombres” dice Alejandra Moncada, tiene 20 años y hace 5 práctica el rugby. Gracias a este deporte ha tenido la oportunidad de conocer diferentes culturas y viajar a países como Irlanda, a donde llegó en el año 2018 por un programa de intercambio en el que fue seleccionada junto a otras compañeras.

Le puede interesar: Andrés Zafra, el cucuteño que conquista el rugby francés

 

Conocer otras culturas y acceder a escuelas deportivas tradicionales en otro país le confirmó a Marcela Valderrama que el rugby fue su mejor elección hace ocho años, cuando decidió probar suerte en el deporte que practicaban en la esquina de su casa.

Como muchas de sus compañeras, ha sentido parte del rechazo proveniente de algunas personas que desconocen el deporte, pero cuenta con el apoyo de su familia, lo más importante en su vida.

Para Ángela Ojeda, deportista de 22 años que practica el rugby desde hace seis, este deporte no solo le brinda la oportunidad de mejorar sus destrezas, es una herramienta de cambio social que le permite borrar los prejuicios de la sociedad.

“Tener músculos o ser fuerte no indica si eres hombre o mujer, a esas personas les digo que vengan y conozcan el rugby femenino para que se den cuenta que no todo lo que dicen o escuchan es cierto” agrega Ángela.

Contar con compañeras que comparten sus pasiones y ser la guía para las nuevas generaciones de rugbistas, es la gasolina que motiva a estas damas del deporte, quienes ven en sus compañeras mas jóvenes los sueños y las metas que ellas tuvieron cuando iniciaron.

“No se rindan, el rugby no tiene discriminación, acá todos tienen su lugar y su espacio porque no hay deporte mejor que el rugby” puntualiza Alejandra Moncada, quien además ayuda a los entrenadores con las jornadas de enseñanza para los más pequeños de la disciplina.

Gracias por valorar La Opinión Digital. Suscríbete y disfruta de todos los contenidos y beneficios en http://bit.ly/SuscripcionesLaOpinion.

Image
Periodista
Jorge Gutierrez

Exclusivo para nuestros suscriptores

Patrocinado por:
Empresas