El 45% de nuestros negocios ya quebró: directivo de Asobares Cúcuta

Lunes, 12 de Abril de 2021
Asimismo, se reporta que más de 3.000 empleos directos se perdieron por culpa de las restricciones generadas por la pandemia. 

Preocupante es la situación que enfrenta el gremio de bares, gastrobares y discotecas de Cúcuta y su área metropolitana, quienes laboran con doble restricción debido a la emergencia sanitaria que desencadenó la pandemia. Estos negocios están funcionando a la fecha hasta las 2:00 a. m., con una capacidad máxima del 30%. 

Sin embargo, los directivos de Asobares señalan que no es suficiente debido a que se trata de una medida provisional que en cualquier momento será modificada y que de implementarse una nueva cuarentena estricta casi todos irían a la quiebra. 

“Antes de la pandemia podíamos hablar de 1.100 negocios que conformaban nuestra asociación legalmente constituida en la ciudad y sus alrededores. Vino un tiempo estricto en el que no todos aguantaron. Para septiembre de 2020 cuando se intentaba reactivar el comercio, ya habían quebrado el 38% de nuestros negocios, pero de nuevo nos restringieron en diciembre y enero”, afirmó para La Opinión, Eduardo Quintero Mantilla, directivo de Asobares Cúcuta. 

A su vez, destacó que cuando se dio la reapertura en el 2021, ya el 45% de los establecimientos no existían debido a la falta de recursos para sostener la nómina, arriendo y deudas bancarias. Además de los 6.000 empleos directos, solo 3.000 se pudieron conservar en medio de la crisis.

Este hecho según Quintero, generó que otros locales empezaran a funcionar de manera ilegal dejando menos ingresos para los que intentan sobrevivir pagando todos los impuestos requeridos. 

“Por los dos anillos viales están ahora los famosos containers, que sin permisos ponen venta de licor al aire libre, sin protocolos de bioseguridad y sin que les cierren porque ahí qué van a cerrar si ni siquiera cámara de comercio tienen para sancionarlos”, dijo. 

Asimismo, destacó que los negocios que siguen a flote han capacitado a sus empleados para garantizar el cumplimiento de los protocolos de bioseguridad, y así evitar propagar el coronavirus.

“A nosotros nos satanizan diciendo que en nuestros locales es donde se contagia la gente; pero y la pregunta es ¿será que en los buses públicos, en el centro, afuera de las EPS, bancos y demás donde se hacen aglomeraciones no hay COVID-19? Nosotros sí garantizamos el cumplimiento de las medidas de bioseguridad”, manifestó Quintero. 

Por ahora, los comerciantes de este sector de la economía, están a la espera de las nuevas modificaciones por parte de la Alcaldía de Cúcuta sobre el horario de funcionamiento. Todos coinciden en que un nuevo cierre total los dejaría en bancarrota. 
 

Image
Paola Ríos
Paola Ríos