Escuchar este artículo

Hechos 2021: ¿Qué les espera a los jóvenes?

Viernes, 24 de Diciembre de 2021
El cambio y la transformación de esta ciudad vendrá de los jóvenes.

Mario Zambrano, 
Docente universitario y director del programa Cúcuta Cómo Vamos.

 

Los jóvenes no sólo deben ser amados, sino que deben notar que se les ama San Juan Bosco

El año 2021 se caracterizó por una convulsionada realidad para los jóvenes en Colombia, una erupción de malestar, desazón y desesperanza acumulada dese hace mucho tiempo, y desnudada por la crisis generada por la Covid 19. Llama la atención la “representación” o “caricaturización” de los jóvenes en muchas afirmaciones generalistas y con cierto tufo de superioridad moral, sea por la edad de quien lo enuncia, o por su sesgo ideológico fuliginoso y tendencioso, movido por la negación de la diversidad, o por el “reflujo biliar” que les causa las utopías ajenas. Los jóvenes son un grupo significativo, diverso y heterogéneo, por ende, ponerles etiquetas simplistas es un gran error.


Lea aquí: En Cúcuta, ahora se podrá pagar los viajes en taxis por medio de códigos QR

Es importante decir que en términos demográficos tienen un peso relevante; según el Dane, para el año 2020 en Colombia se estimaba una población de 10’990.268 jóvenes de 14 a 26 años, que representan el 21,8% de la población total; donde 5’552.703 son hombres y 5’437.565 mujeres; del total de la población de 14 a 26 años en el país, el 76% vive en la cabecera y al interior de cada área representa alrededor del 21%.

El contexto socioeconómico es pesimista, cuando se observan los datos sobre mercado laboral en los jóvenes. En promedio la tasa de desempleo juvenil en los tres primeros trimestres móviles del 2021 se ha ubicado en el 25%; dentro de los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) es uno de los miembros con una de las mayores tasas de desempleo juvenil. Por otro lado, el Dane reveló en el 2020 un análisis demográfico de los jóvenes en Colombia, donde en promedio ganan menos que las personas que se encuentran entre los 29 y 54 años (390.436 menos) y los de 54 años (152.372); además, al otear al interior de los jóvenes, “existe una brecha salarial de género de 3,6%, es decir, que de 100 pesos que gana un hombre joven, una mujer joven recibe 69,4 pesos. La brecha salarial se va ampliando con el incremento de la edad” (Dane,2020).

Por otro lado, y aún más preocupantes, son los datos presentados en el trimestre diciembre- febrero 2021, sobre los NINIS, los jóvenes de 14 a 28 años que no están ocupados en el mercado laboral y no se encuentran en un plantel educativo y que representan el 27,7%; al observar los valores entre sexos, la brecha es notoria, para el caso de los hombres fue del 20,3% y el de las mujeres 34,2%, una diferencia de 13.9 puntos porcentuales. En el caso de Cúcuta AM la tasa de desempleo juvenil en promedio se ha ubicado en el 25%, para el tema NINIS el asunto es más alarmante y la brecha mucho mayor (se duplica), el porcentaje de NINIS hombres fue de 22,1%, mientras que el valor para las mujeres fue del 42.2%.

Esas condiciones tan adversas caracterizadas por la falta de oportunidades y condiciones materiales que limitan las capacidades y potencialidades se ven reflejadas en las percepciones de los jóvenes, tal como se observa en la encuesta de percepción ciudadana del programa Cúcuta Cómo Vamos, son los menos optimistas sobre la situación de la ciudad; solo el 17,7% consideran que las cosas van por buen camino en contraste con el 56,6%; por otro lado, solo el 25% se siente orgulloso de la ciudad; con respecto al futuro en 5 años considera el 33% que Cúcuta estará mejor que hoy, un porcentaje menor que la respuesta de los otros rangos de edad. Igualmente sucede cuando se pregunta si se consideran pobres, el 50%  de los jóvenes se ven así, lo cual es preocupante y tiene sentido cuando son los que responden en un mayor porcentaje que perdieron el empleo por causa de la pandemia.


Conozca: Alcalde llama al Gobierno de Duque a apoyar seguridad de Cúcuta

El 63,6% no tienen trabajo aún y son los más insatisfechos con su situación laboral (46,7%). Otro dato revelador es la pregunta asociada a la salud mental de los jóvenes, pues son el rango etario con mayor afectación con un 37.6% que dice estar mal y peor. También son los más insatisfechos con la educación superior que reciben, el 70% se sienten inseguros en la ciudad y en la encuesta presentan el mayor porcentaje de victimización con 42%.

El futuro se presenta hostil por varias razones. Por un lado, las elecciones que vienen generarán una instrumentalización de los jóvenes que en su mayoría según datos del DANE se identifican con la ideología del centr; por otro lado, la medidas o reformas que permitan mayor inclusión para ellos estará postergada; la estigmatización persistirá en algunos sectores político; aún se seguirán evidenciando los efectos de la pandemia en términos educativos, económicos y sociales para esta población.

Tal como ha venido reiterando Roberto Angulo en sus columnas, es importante ampliar la cobertura de jóvenes en acción, con formación técnica, tecnológica o profesional a través de una transferencia condicionada a asistencia y desempeño, desarrollar módulos de habilidades blandas ofrecidos por instituciones certificadas, mejorar el abanico de oportunidades en educación técnica y tecnológica.

Es importante, además, reconocer la heterogeneidad de esta población con mayor formación y espacios de participación ciudadana con capacidad de incidencia real, y sobre todo, bajarnos del pedestal moral de donde pontificamos -los no jóvenes-  a sabiendas de ser una generación fracasada y culpable por acción u omisión de lo que tenemos hoy.

El cambio y la transformación de esta ciudad vendrá de ellos, de los jóvenes comunales, étnicos, estudiantes, emprendedores, LGBTIQ, de mujeres, jóvenes rurales y sobre todo de su capacidad de organización y de una sociedad e institucionalidad dispuesta al dialogo, una comunicación efectiva y no un simple conversación huera y formalista para apagar incendios.

Necesitamos una juventud como con esa actitud descrita por Gardel “soy joven, te espero de frente, /dile a Momo que saque su espada/Nada temo a tus burlas hirientes/ tu sarcástica mueca me encanta/Te provoco... Conmigo no puedes; yo soy joven y nada me espanta”.

Gracias por valorar La Opinión Digital. Suscríbete y disfruta de todos los contenidos y beneficios en: http://bit.ly/SuscripcionesLaOpinion

Image
La opinión
La Opinión

Exclusivo para nuestros suscriptores

Patrocinado por:
Empresas
Patrocinado por La OpiTienda