Escuchar este artículo

Vacunar a los yukpa, un reto con una barrera ancestral

Sábado, 15 de Enero de 2022
Esta semana se aplicaron vacunas contra COVID-19 a los indígenas del asentamiento de Nuevo Escobal.

Después de comenzar el 2022 con un rechazo a aplicarse las vacunas contra la COVID-19, un total de 88 miembros de los dos asentamientos de la población yukpa, que se encuentran en el sector de Nuevo Escobal, accedió a comenzar y seguir el proceso de inmunización contra la enfermedad que afecta a la población mundial. 

La necesidad de aplicar las vacunas a estos dos asentamientos era más que necesaria, considerando la alta movilidad de estas poblaciones, pues es común ver a miembros yukpa en las calles de Cúcuta y en traslados hacia el vecino país, situación que ya había generado una emergencia el año anterior. 

En noviembre de 2021, la llegada de un miembro de la comunidad desde el vecino país generó un brote de COVID-19 en esa población, el cual fue atendido por medio de la secretaría de Salud de Cúcuta, institución que direccionó la afiliación de estas personas al régimen subsidiado de la Nueva EPS. 

En esta primera ocasión, en un trabajo articulado con diferentes instituciones, un total de 35 miembros de los dos asentamientos accedieron aplicarse los biológicos contra la enfermedad. 

Vacunación yukpa

 

¿Por qué ha sido tan complicada la inmunización? 

 

En diálogo con Mayra Benavidez, quien hace parte de la Dimensión Transversal de Gestión Diferencial de Poblaciones Vulneraciones de la Secretaría de Salud de Cúcuta, la funcionaria le manifestó a esta redacción que las creencias ancestrales y medicinales de estos pueblos ha sido el principal muro que no les ha permitido acceder a la vacunación. 

Desde que aplicamos las primeras 35 vacunas empezamos a educarlos frente a la COVID-19 y la importancia de la vacunación, hemos encontrado poco a poco más receptividad y esto ha permitido que se aumente el número de vacunas aplicadas porque ellos tienen sus creencias y nosotros como institución se las respetamos, pero les explicamos los riesgos”, dijo Benavidez. 

Le puede interesar: 95% de los contagios por COVID-19 en Colombia se debe a ómicron

 

Según las cifras facilitadas desde la Secretaría de Salud, de los 88 vacunados en esta segunda jornada, 27 fueron inmunizados con el biológico de Sinovac (20 con primeras dosis y 7 con segunda dosis, 18 recibieron AstraZeneca (uno de primera dosis y 17 de segunda), en lo que respecta a Moderna hubo nueve personas que se la aplicaron (7 de primera dosis y dos de segunda), y finalmente 28 se aplicaron la dosis única de Janssen. 

“En aras de minimizar el riesgo de que esta comunidad se traslade sin completar esquema de vacunación contra la COVID-19, el programa Ampliado de Inmunizaciones (PAI) aplicó esta vacuna a la comunidad beneficiada durante la última jornada”, indicó Soraya Tatiana Cáceres Santos, secretaria de Salud Municipal. 

De los cerca de 600 miembros de estos asentamientos, la mitad corresponde a población infantil, rango de edad en el que su mayoría son niños menor de dos años de edad, población que por el momento no es objetivo de la vacunación. 

Según Benavidez, la idea de la secretaría de Salud de Cúcuta es que estos procesos educativos y de brigadas de salud y de vacunación se mantengan en los próximos días debido a la necesidad de terminar de inmunizar a esta población. 

“Seguiremos de manera constante en los controles porque hay seis mujeres que están embarazadas, seguiremos con la pedagogía y acompañamiento a estas personas que se ubican en el Nuevo Escobal. 

Con los biológicos aplicados esta semana, un total de 123 dosis se han suministrado a esta población, la mayoría de Janssen.

Gracias por valorar La Opinión Digital. Suscríbete y disfruta de todos los contenidos y beneficios en: http://bit.ly/SuscripcionesLaOpinion 

Image
La opinión
La Opinión

Exclusivo para nuestros suscriptores

Patrocinado por:
Empresas

Contenido Patrocinado