Escuchar este artículo

El ambiente en La Parada tras la reapertura

Las trochas fronterizas siguen activas tras la reapertura.

Yessica Moros Figueroa camina diariamente con sus tres hijos por el puente internacional Simón Bolívar. La madre está feliz porque con la reapertura de la frontera entre Colombia y Venezuela, el 26 de septiembre, ahora es más rápido el paso.


Lea: Invima restableció operaciones en los pasos fronterizos con Venezuela

Antes, según la mujer, el sol torturaba a las personas que hacían la fila para que los funcionarios de Migración Colombia revisaran que los venezolanos tuvieran un documento que les permitiera pasar la frontera.

Tras la reapertura, Yessica notó varias diferencias al pasar desde San Antonio de Táchira hacia La Parada (Villa del Rosario): el orden en la fila, el mayor control migratorio por parte de las autoridades colombianas y que los carreteros o maleteros están siendo controlados.

Esa rutina de pasar el puente internacional, que antes llegaba a durar hasta una hora, ahora tarda unos pocos minutos, debido al orden en la fila que han implementado los funcionarios de migración, según comentó ella.

Puente internacional Simón Bolívar

Un funcionario de Migración Colombia explicó que los venezolanos que pasen hacía Colombia deben contar con alguno de los siguientes documentos: pasaporte, carné fronterizo, Permiso de Protección Temporal (PPT) o Permiso Especial de Permanencia (PEP).

“Es más rápido salir de esa fila, además acomodaron las vallas para que sea un paso de personas y a los carreteros los están controlando porque antes pasaban con unas carretas con maletas amarradas y obstruían el flujo de gente (…)”, comentó Yessica Moros, mientras caminaba hacia La Parada para llevar a sus hijos a una cita médica.

El desorden y la duda

¿Para cuándo la entrada de carros a Venezuela? ¿Por qué hay tanto control en la frontera ahora? ¿Esas vallas para qué las pusieron así?, esas y otras preguntas son las que tienen docenas de vendedores ambulantes y comerciantes que trabajan en ese barrio de Villa del Rosario.


Conozca:Así se vivió la reapertura comercial entre Colombia y Venezuela

En esa zona de frontera el manejo del espacio público es una problemática que se observa cuando los vendedores ambulantes ponen sus puestos en cualquier lugar, sin que nadie les diga lo contrario.

Policías

Aunque, en estos momentos, varios camiones están cruzando el puente internacional Simón Bolívar, el desorden que se vive en esa zona de frontera no cesa. Las unidades de la Policía Metropolitana de Cúcuta (Mecuc), soldados y agentes de Tránsito y Transporte de Villa del Rosario hacen presencia en La Parada, pero el desorden cada vez es más grande.

Es común ver a varias personas correr y agarrarse de los vehículos que llevan en el techo amarrados varios costales y maletas. Se trata de los carreteros.

Sin embargo, según comentó Óscar Barbosa, carretero y quien también pasa personas en una silla de ruedas, explicó que ahora les es más difícil trabajar, porque no pueden pasar carretas grandes por interrumpir el paso de las personas.

Las vallas las pusieron y es difícil pasar las carretas así, entonces, toca tener unas carretas más angostas para poder transitar sin obstruir el tráfico… cuando pasamos personas en silla de ruedas es más sencillo, por ese servicio cobramos $5.000”, añadió Barbosa.

Y agregó: “este negocio se acaba cuando la gente pueda transitar en vehículos. Acá nos ganamos la vida, pero se está poniendo difícil maletear así”.

¿Las trochas aún tienen protagonismo?

“La Guardia Nacional Bolivariana no está pidiéndole documentos a los venezolanos para ingresar a Venezuela, el lío es en el lado colombiano, eso obliga a muchas personas a pagar en las trochas para cruzar, porque no cuentan con los documentos requeridos”, sostuvo Gregory Rojas.

Varias personas denunciaron que la página web para expedir el PEP no está funcionando desde hace meses, por lo que muchos extranjeros no pueden sacar ese documento necesario para cruzar por el puente internacional, optando por pagar en las trochas.


Exclusivo: ¿Qué viene después de la reapertura de la frontera?

Se conoció que una persona paga alrededor de $20.000 para pasar alguno de esos caminos informales y el río Táchira, pero corre muchos riesgos, porque las trochas son controladas por el Eln y el Tren de Aragua, dos grupos armados ilegales que mantienen una guerra por el control de las extorsiones, contrabando y hasta rutas del tráfico de armas y narcotráfico.

Buses

“Es una petición a Petro para que tome en cuenta que esa página web está caída y muchas personas no tiene documentos para cruzar la frontera, les toca usar las trochas y correr el riesgo”, sostuvo una persona que pasa a diario por la zona fronteriza.

Gracias por valorar La Opinión Digital. Suscríbete y disfruta de todos los contenidos y beneficios en  http://bit.ly/SuscripcionesLaOpinion

 

Image
La opinión
La Opinión
Miércoles, 28 de Septiembre de 2022

EXCLUSIVO PARA
NUESTROS SUSCRIPTORES

Patrocinado por:
Logo Empresas
Temas del dia Foros La Opinión