Escuchar este artículo

Cumplió una cita mortal en el barrio Olga Teresa de Cúcuta

Sergio Iván Salazar Díaz, de 40 años, recibió dos impactos de bala.

La muerte rondó a Sergio Iván Salazar Díaz durante los últimos 14 años. En febrero de 2008 fue detenido por asesinar a balazos a Jhonier Leandro Pineda Peñaranda, en el barrio Ospina Pérez, de la ciudadela Juan Atalaya. Por este hecho estuvo 11 años en prisión.


Si quieres tener acceso ilimitado a toda la información de La Opinión, apóyanos haciendo clic aquí: http://bit.ly/SuscripcionesLaOpinion


La noche del viernes él fue la víctima de dos pistoleros que se le acercaron cuando estaba hablando por celular, en la calle 13 con avenida 16, del barrio Olga Teresa, adonde llegó a cumplir una cita con una mujer que conoció a través de una red social.

Según testigos, a las 8:15 de la noche, dos hombres que se movilizaban en una motocicleta observaron a Salazar Díaz y de inmediato uno de ellos sacó un arma y le disparó en dos oportunidades, al verlo caer al piso, huyeron del lugar.


Lea aquí: Nuevo golpe a la estructura de narcos 'Los Pulpos' en Cúcuta

 

Aunque Sergio Iván fue trasladado al Policlínico de Atalaya, finalmente murió. Miembros de la Brigada Interinstitucional de Homicidios (Brinho) se hicieron cargo de la inspección en la escena del hecho y del levantamiento del cadáver en el centro médico, mientras avanzaban con las primeras pesquisas del hecho, para tener indicios de los móviles del crimen.

Alrededor de donde ocurrió el ataque hay cámaras de seguridad, por lo que los investigadores tendrán que analizar los videos para identificar a los agresores y avanzar en la judicialización.

Según se conoció, Sergio Salazar, quien había salido de la cárcel hace al menos tres años, actualmente trabajaba como mecánico de bicicletas y transcurría sus días entre la jornada laboral y en su vivienda, en el barrio Ospina Pérez.

Falso encuentro

El viernes llegó a la casa después de terminar de trabajar y se comió la cena que le sirvió la mamá. En ese momento se alistó y le aseguró a un familiar que iría a encontrarse con una mujer que había conocido a través de una red social.

Precisamente ella lo citó al lugar donde fue asesinado, por lo que sus familiares consideran que los homicidas crearon un perfil falso en esta red social para atraer su atención.


Lea también: Paró a comprar unos pasteles y un sicario la mató de dos tiros

 

Los dolientes recordarán a Sergio Salazar como un hombre trabajador, responsable y humilde. Él dejó un hijo.

Extraoficialmente se conoció que, al parecer, la víctima había recibido amenazas desde el momento en que cometió el homicidio.

El crimen previo

En febrero de 2008, en medio del licor y una mujer, ocurrió el asesinato de Jhonier Leandro Pineda Peñaranda.
 
Según se conoció, esa noche, una menor de 15 años, que mantenía una relación sentimental con un hermano de Pineda, llegó a la calle 19 con avenida 6, del barrio Ospina Pérez, en compañía de Salazar, conocido como ‘Muelas’, junto con otro hombre.

Cuando ella empezó a conversar con su pareja, al parecer, Sergio Salazar sacó un revólver y le apuntó al acompañante de la menor, por lo que Jhonier Pineda, al percatarse de que su hermano estaba en peligro, intervino, lo que generó que el pistolero accionara su arma y le disparara en el pecho, causándole la muerte.

En medio de la reacción de los demás familiares, Salazar Díaz fue perseguido y capturado por la Policía metros más adelante, con el arma que cometió el crimen.

En ese momento, fue judicializado por homicidio y porte ilegal de armas, por lo que un juez decidió enviarlo a la cárcel.

Las autoridades avanzan en las pesquisas del asesinato de ‘Muelas’, para descartar si el hecho tiene alguna relación con el asesinato que él cometió hace 14 años.


Gracias por valorar La Opinión Digital. Suscríbete y disfruta de todos los contenidos y beneficios en: http://bit.ly/SuscripcionesLaOpinion


Image
La opinión
La Opinión
Domingo, 4 de Diciembre de 2022

EXCLUSIVO PARA
NUESTROS SUSCRIPTORES

Patrocinado por:
Logo Empresas
Temas del dia Foros La Opinión