Escuchar este artículo

Lo sacaron de la casa para asesinarlo con sevicia, en Tibú

Viernes, 25 de Febrero de 2022
Gustavo Torres, de 64 años, recibió al menos once impactos de bala.

Los pistoleros que llegaron hasta la casa de Gustavo Torres, ubicada en la vereda Tienditas, del corregimiento Orú, en Tibú, sabían que acabarían con su vida con sevicia.


Si quieres tener acceso ilimitado a toda la información de La Opinión, apóyanos haciendo clic aquí: https://bit.ly/_Suscríbete_Aquí

 

Solo caminaron 20 metros, desde la casa de la víctima, para cometer su objetivo y asesinar al hombre, de al menos 11 balazos.

En esta zona rural de Tibú no hay rastro de los homicidas, ni mucho menos de los móviles que desencadenaron este crimen.

Hasta el lugar ni siquiera arribaron las autoridades, pues miembros de una funeraria fueron los encargados de trasladar el cadáver hasta el Instituto de Medicina Legal en Cúcuta, porque la Policía de esta población del Catatumbo no quiso practicar la inspección técnica.


Lea aquí: Asesinó a su pareja y luego se suicidó, en Ocaña

 

En la escena del crimen fueron encontradas algunas vainillas que servirán para adelantar las pesquisas y conocer el origen del arma con la que fue atacado Torres, de 64 años.

Sin embargo, hasta el cierre de esta edición no se tenían mayores detalles de este hecho y se esperaba el pronunciamiento de las autoridades judiciales.

“A ese señor lo mataron bastante feo y lo peor es que no se sabe nada, solo se conoció que lo sacaron de su casa y después apareció baleado”, dijo un habitante de esta zona.

Otro hecho
Durante este año se han presentado varios homicidios, uno de ellos es el de Alonso Javier Gómez Ollarve, quien fue torturado y asesinado a finales de enero, en la vereda Campo Seís, de Tibú.


Lea también: El Eln asustó en Cúcuta y Los Patios con su paro armado

 

Los familiares de este hombre, oriundo de Venezuela, aseguraron que su ser querido se convirtió en una víctima más de esa inseguridad que se da en esta población del Catatumbo.

Los dolientes insistieron en que Gómez era una buena persona, que siempre ayudaba a su familia y que pasaba a Colombia para buscar algunos alimentos y luego se devolvía a su país de origen.

“Pasar por las trochas es un riesgo del que solo se sale bien con ayuda de Dios y con suerte. Uno viene a Colombia es a buscar alimentos, porque allá nos estamos muriendo de hambre y todo está muy caro”, aseguraron los familiares de la víctima, en ese entonces.

El cadáver de Gómez fue descubierto en una zona boscosa, con un impacto de bala en la cabeza y con sus pies amarrados.
En el lugar donde ocurrió el crimen delinquen el Ejército de Liberación Nacional (Eln)  y la disidencia de las Farc.


Gracias por valorar La Opinión Digital. Suscríbete y disfruta de todos los contenidos y beneficios en: https://bit.ly/_Suscríbete_Aquí

Image
La opinión
La Opinión

Exclusivo para nuestros suscriptores

Patrocinado por:
Empresas
Patrocinado por La OpiTienda