Escuchar este artículo

‘Pichón’ derribó un helicóptero en el Catatumbo

Viernes, 1 de Octubre de 2021
Ramiro Pallares, líder del Eln, cayó en Cali y tendrá que responder por varios hechos.

Ramiro Antonio Pallares Toro estaba tan seguro de que podía burlarse de las autoridades judiciales, que por eso decidió salir del Catatumbo y dirigirse a Cali, donde ya llevaba un par de semanas.

Pero con lo que no contaba este hombre, conocido por las autoridades como ‘Pichón’, era que desde hacía un tiempo, un grupo de investigadores le venía siguiendo el rastro y tenía como misión, capturarlo a como diera lugar.

Por eso, cuando la Policía confirmó el sitio donde se encontraba Pallares, en Cali, los uniformados se organizaron y salieron desde Bogotá a detenerlo. A ‘Pichón’ le echaron mano la noche del martes, cuando estaba en un establecimiento público, en compañía de otro hombre y dos mujeres.

Lea también: Revelan última conversación de piloto del helicóptero HK-4327

¿Por qué fue capturado?

Ramiro Antonio Pallares fue detenido por la Policía, porque es señalado de ser un líder del Eln en el Catatumbo, además, le atribuyen de ser el responsable de varios ataques contra la Fuerza Pública en esa región de Norte de Santander.

Y uno de los principales hechos que habría cometido ‘Pichón’, según las autoridades, es haberse ‘bajado’ a plomo un helicóptero que llevaba $2.700 millones de una empresa transportadora de valores. El hecho ocurrió el 11 de enero de 2019.

“Este hombre es un cabecilla de la Compañía Félix, del Eln. En Hacarí, como en Sardinata, Tibú, San Calixto y La Playa, lideraba, bajo órdenes de alias Wilkin -segundo cabecilla del Frente de Guerra Nororiental- confrontaciones contra Los Pelusos y grupos armados organizados residuales (GAO-r), con el fin de tener un control territorial para el desarrollo de actividades criminales como el narcotráfico”, señaló el reporte policial.

Lo detuvieron en Cali

A ‘Pichón’ también lo señalan de coordinar la consecución de elementos bélicos y logísticos para ese frente del Eln, “con enlaces en distintos puntos del país, como el Valle del Cauca, y presuntamente ordenaba el cobro de extorsiones”.

En el seguimiento que le tenían a Ramiro Pallares, la Policía logró conocer que llevaba más de 12 años en ese grupo armado ilegal. “Antes de asumir el control de la ‘Compañía Félix’, fue uno de los cabecillas de la ‘Compañía Caribe del Área Provincia’. Adicionalmente, era considerado como experto en el manejo de explosivos”, sostuvo el reporte judicial.

Agregó: “‘Pichón’ controlaba directamente las comisiones armadas al mando de alias ‘John Breyner’ y ‘John Barbas’, segundo y tercero en la línea de la ‘Compañía Félix’, que tienen sus centros de coordinaciones criminales en zona rural de Convención”.

A Pallares Toro le expidieron una orden de captura por concierto para delinquir agravado, terrorismo, fabricación o porte de estupefacientes y tráfico, fabricación o porte de armas de fuego.

Le puede interesar: Incertidumbre por tripulación de helicóptero

¿Cómo fue el ataque al helicóptero?

A las 2:30 de la tarde, de ese 11 de enero de 2019, un grupo de hombres que vestían prendas de uso privativo de las fuerzas armadas de Colombia y que portaban armas de largo alcance, al ver el helicóptero Bell 206 de matrícula HK4327, de la empresa Aerocharter Andina S.A.S. ACA, que sobrevolaba bajo, comenzó a dispararle.

Varias balas impactaron a la aeronave, obligando al piloto y a sus acompañantes a descender, cayendo a una cancha de fútbol del corregimiento San José del Tarra, zona rural de Hacarí.

Una vez el helicóptero aterrizó de emergencia, los habitantes de esa zona lo rodearon para ver qué había pasado. Esto quedó grabó en un video que una persona hizo con su celular, además de una fotos que mostraron esos angustiosos instantes que vivieron el piloto Julio Díaz y sus acompañantes, dos empleados de la Brinks, Carlos Quiceno y Maxwell Joya.

Minutos después, los hombres que le dispararon a la aeronave y que iban bajo el mando de ‘Pichón’, llegaron y luego de amedrentar a la tripulación y sus acompañantes, se los llevaron, al igual que el dinero que llevaban.

En un principio las autoridades aseguraron que el Epl era el responsable, pues donde ocurrió el hecho era el fortín de Guillermo León Aguirre, más conocido como David León, jefe máximo de ese grupo armado ilegal, y en donde el extinto narcotraficante Víctor Ramón Serrano Navarro, alias Megateo, pasó sus últimos días, pero con el paso de las horas, los habitantes de esa población afirmaron que el Eln fue el que cometió el suceso.

Y efectivamente, después de casi un mes, el Eln le entregó a una comisión de la Defensoría del Pueblo y la iglesia Católica, las personas que tenían retenidas.

Gracias por valorar La Opinión Digital. Suscríbete y disfruta de todos los contenidos y beneficios en http://bit.ly/SuscripcionesLaOpinion 

Image
La opinión
La Opinión