Escuchar este artículo

Luego de discutir con su esposa la mató

Martes, 23 de Noviembre de 2021
William Afanador, al ver lo que hizo, se quitó la vida.

En la vereda Palmeras, ubicada en el kilómetro 16 de la vía que comunica a Tibú con el corregimiento La Gabarra, quedaron estupefactos al conocer lo que había pasado con los esposos William Afanador Ardila y Nancy Yaneth Mejía Araque, quienes fueron hallados muertos dentro de su casa.


Si quieres tener acceso ilimitado a toda la información de La Opinión, apóyanos haciendo clic aquí: http://bit.ly/SuscripcionesLaOpinion

Y es que ninguno de sus vecinos y amigos se imaginaron que la discusión que habrían tenido la noche del sábado, cuando, supuestamente, estaban en una tienda de ese sector, llevaría a un desenlace fatal.

Por eso, el domingo, cuando los encontraron muertos sobre su cama, hubo cara de asombro, tristeza e incertidumbre. “Ellos llevaban muchos años viviendo por acá y jamás pensamos que algo así fuera a pasar entre la pareja”, comentó un habitante de ese lugar de la zona rural de Tibú.


Puede leer: Mató a su esposa y se quitó la vida, en Tibú

Durante este año, en esta población del Catatumbo han asesinado a más de 12 de mujeres. Demostrando así que ellas corren riesgo en esta región de Norte de Santander por su condición de mujer, por el mismo contexto de machismo tan fuerte de cada uno de los municipios, sumado con el conflicto armado, la crisis migratoria y la fallida política contra las drogas.


Lo que se sabe del hecho


Según versiones de algunos vecinos de la pareja, William, de 39 años, y Nancy Yaneth, de 41, habrían estado departiendo en una tienda de la vereda, pero, supuestamente, entre ellos hubo discusión y la mujer decidió irse para su casa. Minutos más tarde, él también regresó a la vivienda.

Las autoridades creen que en la residencia habría seguido la discusión entre la pareja, y cuando los ánimos estuvieron bien caldeados, el hombre agarró la escopeta calibre 22 que tenía y le disparó en dos oportunidades a la mujer. Una de las heridas se la propinó en el antebrazo y la otra en la cabeza.

Al ver que había asesinado a su esposa, William Afanador volvió a cargar el arma y se disparó en la cabeza.

Aunque algunas personas escucharon los disparos, ninguno de los vecinos decidió salir de sus casas a verificar qué había pasado, prefirieron esperar a que amaneciera.

Los encontraron


El domingo, en la tarde, cuando no vieron por ahí a ninguno de los dos esposos, un familiar y algunos habitantes de la vereda decidieron ir a buscarlos para saber si les había pasado algo, encontrándose con la trágica escena.


Le interesa: A 'Pipelón' lo mataron con bala, cuchillo y piedra

Las personas de inmediato alertaron a las autoridades sobre el dramático hecho, pero ni la Policía ni el Ejército llegaron al sitio, solo unos empleados de la funeraria San Miguel, de Tibú, arribaron al lugar y recogieron los cadáveres.
Los cuerpos fueron trasladados a la estación de Policía y fue ahí donde llevaron a cabo la inspección técnica. Luego, la pareja fue traída a la morgue de Medicina Legal en Cúcuta y ayer, se esperaba la llegada de sus familiares para reclamarlos.

No más violencia 


Este es otro hecho donde la mujer es víctima de la violencia de género por parte de su pareja sentimental. Durante este año en Norte de Santander se han registrado varios casos similares y hasta el momento no se conocen estrategias claras y contundentes por parte de los entes gubernamentales para evitar que se sigan dando estos sucesos.

Alejandra Vera, directora de Corporación Mujer Denuncia y Muévete, aseguró que las organizaciones feministas están indignadas por la justificación de estos feminicidios. “Siempre dicen que el alcohol les cayó mal o que es un crimen pasional. Dos formas que están mandadas a recoger, porque ninguna de las dos es real, lo único que hacen es justificar el asesinato de las mujeres”.

La defensora de los derechos de la mujer comentó que el Estado colombiano no garantiza protección hacia ellas, que son víctimas de violencia por parte de los hombres. 


Infórmese: Los rastros y las 'sombras' que deja la violencia contra la mujer

“Esto que ha pasado en Tibú es un tema que hemos solicitado a la Corte Interamericana de Derechos Humanos (DD.HH), al Estado colombiano, a los gobiernos y a las cooperaciones internacionales para que tomen medidas urgentes. No se quiere hacer nada y las mujeres vamos a seguir siendo asesinadas, las mujeres estamos en riesgo en Norte de Santander”.

Por último, hizo un llamado a cumplir la ley 1257 de 2006, en la que se pide adoptar normas que le garanticen a las mujeres una vida libre de violencia. 

Además, el Observatorio de Asuntos de Género de Norte de Santander también ha dado a conocer que Cúcuta, Tibú, Villa del Rosario y Puerto Santander son los sitios más inseguros para las mujeres, porque es donde más se presentan casos de feminicidios y violencia intrafamiliar.

Mientras que Cúcuta, Pamplona, Salazar de las Palmas, Puerto Santander y Sardinata lideran las cifras de agresión sexual.

Gracias por valorar La Opinión Digital. Suscríbete y disfruta de todos los contenidos y beneficios en: http://bit.ly/SuscripcionesLaOpinion

 

Image
La opinión
La Opinión

Exclusivo para nuestros suscriptores

Patrocinado por:
Empresas
Patrocinado por La OpiTienda