La Opinión
Suscríbete
Elecciones 2023 Elecciones 2023 mobile

Así cayó el sicario que mató a una niña en Cúcuta

El ataque armado del barrio Cúcuta 75 se dio por una disputa entre ‘Chanchiro’ y ‘Porras’ por el control del patio 8 de la cárcel de Cúcuta.


El pasado domingo, desde el mismo instante en que se conoció del ataque armado que se dio en la calle 19 con manzana 9B, del barrio Cúcuta 75, donde asesinaron a Wilmer Rafael Rincón Lizcano y a una niña de 3 años, y la mamá de la menor quedó con heridas graves, la Policía Metropolitana de Cúcuta (Mecuc), el Cuerpo Técnico de Investigación (CTI) y la Fiscalía se trazaron el mismo objetivo: atrapar al homicida lo antes posible.

Por eso, de inmediato los altos mandos de la Mecuc ordenaron un ‘plan candado’ por toda la ciudadela Juan Atalaya y minutos después, cuando el Grupo de Operaciones Especiales (Goes) patrullaba por el barrio Los Alpes, halló abandonada una moto Bera Socialista, de placa venezolana, que al ser revisada y corroborada con las imágenes de unos videos que tenían los investigadores de la Brigada Interinstitucional de Homicidios (Brinho), se dieron cuenta de que era en la que se movilizaba el presunto sicario que momentos antes cometió el mortal ataque a bala.


Lea también: El fentanilo lo están combinando con heroína en Cúcuta y Ocaña


La motocicleta fue inmovilizada y trasladada a la Sijín, donde funcionarios de la Brinho le sacaron huellas para ver si podían identificar al presunto asesino, pero las indagaciones de ese lamentable y estremecedor doble homicidio, no pararon ahí.

Mientras que los peritos forenses de la Brinho adelantaban la inspección técnica a cadáver, un fiscal de la unidad de vida ordenó la revisión de cámaras y la recolección de testimonios de los posibles testigos, por los alrededores del sitio donde ocurrió el hecho de sangre.

En el lugar del hecho las autoridades también encontraron una pistola Prieto Beretta, calibre 9 milímetros, además de 10 vainillas.

Esa labor investigativa se extendió por más de 12 horas, hasta cuando algunas fuentes de los ‘sabuesos’ de la Sijín y CTI comenzaron a decirles que el ataque había sido ordenado por Ever Carreño Corredor, mejor conocido con el alias de Porras, quien es un peligroso criminal que a pesar de estar preso en Bogotá, sigue a la cabeza del negocio ilícito del microtráfico y extorsiones en las comunas 7 y 8 de Cúcuta.
 

Wilmer Rincón falleció fulminantemente al recibir dos balazos.


Con este indicio, los investigadores siguieron adelante y como ya tenían algunas características físicas del sicario, como tatuajes, lograron identificarlo por el alias de ‘Valencia’, quien llevaría varios meses delinquiendo para ‘Porras’, y fue así como conocieron que se trataba de Oswaldo Alexander González Subero, de 26 años.

Este hombre, según las autoridades, es extranjero y llevaría varios meses viviendo en Cúcuta, donde se encargaría de custodiar algunas zonas de venta de drogas de ‘Porras’ y de ajustar cuentas.

“Sabemos que ‘Porras’ lo contrató para que cuidara algunos expendios y cuando debía mandar a cobrar dinero, enviaba a ‘Valencia’ y si no le pagaban, tenía la orden de matar al que fuera”, comentó una fuente judicial.


Le puede interesar: Alias Porras, el terror de la comuna 8 de Cúcuta


Otra fuente extraoficial indicó que Oswaldo González estaría inmerso en algunas investigaciones por recientes homicidios que se han cometido en la ciudadela Juan Atalaya.

Con la recolección del material probatorio suficiente, la tarde del martes, la Fiscalía logró que un juez avalara la solicitud de orden de captura y ayer, hacia la 1:30 de la tarde, cuando una fuente les indicó que lo podían encontrar por el barrio Chapinero, en la casa de la pareja sentimental, fue detenido y de inmediato lo trasladaron al Búnker de la Fiscalía, donde esperan las audiencias concentradas para que se defina si lo envían a la cárcel.

Las autoridades sostuvieron que la Fiscalía Séptima de Vida será la encargada de imputarle los delitos de homicidio agravado, tentativa de homicidio y fabricación, tráfico y porte ilegal de armas de fuego y municiones.

 

¿Por qué se dio el ataque armado?

En las pesquisas, las autoridades conocieron que el hecho de sangre se dio por una pelea que hay por el control del patio 8 de la Penitenciaría de Cúcuta.

“Sabemos que el patio 8 de la cárcel era controlado por alias Joseito, quien pertenece a la banda ‘Los AK47’, que lidera ‘Saúl’, pero hace más de dos meses a él lo trasladaron para una cárcel de máxima seguridad, entonces Edward Alexis García Rivera, alias Chanchiro, se tomó el control de ahí y quedó como un ‘cacique’”, comentó una de las fuentes judiciales.


Lea también: La pistola con la que mataron a seis personas en Cúcuta


Agregó: “a ‘Porras’ eso no le gustó y como él se cree el patrón de la cárcel y de las comunas 7 y 8, llamó a ‘Chanchiro’ y le dijo que si quería tener el control de ese patio, debía pagarle una ‘vacuna’ y si no lo hacía, tendrían un problema grave”.

Pero como García Rivera no le prestó atención y antes lo retó, Ever Carreño (‘Porras’) orquestó todo un plan criminal para demostrarle que él tenía el poder y la gente para obligarlo a pagar la extorsión.

“Hemos podido establecer que ‘Porras’ le ordenó a ‘Valencia’ que matara a la mamá de la niña, Leidy Katerine Omaña Triviño, de 33 años, en represalia, porque ‘Chanchiro’ se negó a pagar la ‘vacuna’, pero en el ataque quien murió fue la pequeña y un escolta que tenía la mujer”, explicó la fuente.

El hecho provocó momentos de pánico entre los habitantes del barrio Cúcuta 75.

Las autoridades también han conocido y tratan de establecer si Edward Alexis García, presuntamente, estaría controlando el microtráfico en los barrios Los Almendros y Cúcuta 75.

 
Así se dio el doble homicidio

Hacia las 5:50 de la tarde del pasado domingo, cuando Leidy Omaña Triviño salió de su casa, en el barrio Cúcuta 75, junto con su hija, aparentemente a conversar durante algunos minutos con Wilmer Rincón Lizcano, quien llegó en una moto, apareció Oswaldo Alexander González.

Según las autoridades, Rincón Lizcano arribó al frente de la casa de la mujer, porque ella llamó al celular que ‘Chanchiro’ tendría en la cárcel y le dijo que había visto a un motorizado muy sospechoso rondando su vivienda, por eso este habría alertado a uno de sus hombres para que fuera a custodiar a su esposa e hija.


Le puede interesar:  ‘La Línea’ quiere volver a imponer el terror en la frontera


Cuando Wilmer Rincón conversaba con Leidy Omaña, ‘Valencia’ apareció en otra moto y comenzó a disparar, generándose una balacera. El sicario primero mató al presunto escolta de la mujer y luego la atacó a ella, pero como ahí estaba la pequeña, también recibió un disparo en la cabeza.

El reporte judicial indicó que Leidy Omaña Triviño recibió seis impactos de bala en la cara, una pierna y la espalda, mientras que Wilmer fue impactado en la cabeza y el pecho. 

Aunque la menor de edad y su mamá fueron trasladadas de inmediato a una clínica, los médicos no pudieron salvarle la vida a la pequeña.

La mamá de la niña fue sometida a una cirugía y quedó en observación médica en la Unidad de Cuidados Intensivos, pero ya se estaría recuperando.

 

Los líos judiciales

Leidy Omaña es conocida por las autoridades, porque tiene antecedentes judiciales por extorsión y hurto, concierto para delinquir y receptación.


Lea también: En el Cementerio Central de Cúcuta buscarán 877 desaparecidos


En 2014 fue detenida junto con otro hombre cuando, al parecer, le cobraban una extorsión de 500 mil pesos a un comerciante en la Comuna 8 de Cúcuta, a nombre del entonces Clan Úsuga.

Asimismo, en 2017, fue capturada junto con 15 personas más, señalada de pertenecer a la banda delincuencial ‘Los Plumilla’, que se encargaba de robar motos y carros, además de falsificar documentos de los vehículos.

Gracias por valorar La Opinión Digital. Suscríbete y disfruta de todos los contenidos y beneficios en https://bit.ly/SuscripcionesLaOpinion

Image
La opinión
La Opinión
Viernes, 25 de Agosto de 2023
Premium-home
Patrocinado por:
Logo Empresas
Temas del Día