Escuchar este artículo

Explosiones, sangre, miedo y daños alrededor de la Policía en Astilleros

Sábado, 5 de Febrero de 2022
El ataque con morteros contra la estación de Astilleros se dio la mañana de ayer.

*Andrés Silva, un habitante de la vereda Astilleros, de El Zulia, confesó que después de 20 años de vivir alrededor de la estación de Policía de este lugar, solo hasta la mañana de ayer fue la primera vez que sintió en riesgo su vida y en la que su vivienda y su vehículo terminaron afectados por los explosivos que lanzaron contra estas instalaciones.


Si quieres tener acceso ilimitado a toda la información de La Opinión, apóyanos haciendo clic aquí: http://bit.ly/SuscripcionesLaOpinion

Él no paraba de observar los vidrios rotos de las ventanas esparcidos por el garaje de la vivienda, las latas retorcidas del portón y las baldosas de la sala que se agrietaron por cuenta de la onda explosiva de al menos 15 morteros que fueron lanzados desde una volqueta hacia la estación policial.

Sin embargo, está convencido de que esos daños materiales tienen solución y le agradece a Dios, que en el momento del ataque estaba junto con su esposa, en la parte trasera de la vivienda, acompañándola mientras empezaba a preparar el almuerzo.

La primera explosión alertó a la pareja de que algo grave estaba ocurriendo, sin embargo, la mujer creyó que una llanta del camión que tenían parqueado frente a su casa se había estallado, por lo que salió corriendo a mirar, pero antes de abrir la puerta principal de la casa para percatarse de lo que había pasado, otra onda explosiva la tumbó al piso.


Lea también: ¿Por qué el Eln mató a tres hermanos en Cúcuta?

“Entramos en pánico y esos fueron momentos terribles, yo como pude la agarré y nos fuimos hacia el patio y nos escondimos detrás de la nevera, pero seguían las explosiones y pensamos que nunca iba a terminar”, recordó Silva.
 

Image
atentado a la Policía

 

Todo ocurrió a las 11:30 de la mañana de ayer, en medio de una rutina normal como la que se vive a diario en este sector que está en la vía que lleva hacia Ocaña y Tibú.

Algunos pobladores se acercaron al lugar del hecho y rodearon una volqueta blanca, de placas UFY-440, que fue utilizada por los atacantes como medio de lanzamiento de los artefactos explosivos.

El vehículo tenía varias rampas adecuadas en la parte trasera, con cemento y material explosivo.

Según los habitantes de este lugar, minutos antes del hecho esta volqueta fue parqueada muy cerca de las instalaciones policiales, con la distancia suficiente para ocasionar los daños.

Las primeras explosiones destruyeron la parte delantera de la volqueta, así como el camión de Andrés Silva, que estaba estacionado justo al lado.


Lea aquí: Bebé sobrevivió en medio de atentado a sus padres

“Yo trabajo haciendo viajes hacia El Zulia y por estos lados de Astilleros, y preciso llegué a las 9:30 de la mañana de hacer un recorrido, entonces decidí parquear el camión allá al frente, porque tenía programado otro viaje a las 2:00 de la tarde, pero ahora se me dañó el camión y no sé cómo voy a hacer para seguir trabajando”, dijo Silva, visiblemente afectado por la situación.

Aunque los disparos contra las instalaciones policiales ya se habían sentido anteriormente, un ataque como el de la mañana de ayer, dejó a los pobladores de la zona bajo el asombro y la incertidumbre de que este tipo de hechos sigan ocurriendo.

“Uno es consciente de que al vivir cerca de la estación de Policía corre riesgos, pero acá no había pasado algo así tan grave, pero siempre da miedo, porque no se sabe qué pueda seguir ocurriendo”, dijo uno de los habitantes de la zona.

Otros vecinos, en cambio, prefirieron guardar silencio y solo limitarse a observar, desde lejos, lo que pasaba alrededor de la volqueta desde donde se originó el ataque.

La presencia de grupos armados en este lugar mantiene latente el temor de convertirse en blanco de los integrantes de estas estructuras.
 

Los policías heridos
Un patrullero y un auxiliar de Policía resultaron heridos en el abdomen y en una pierna, tras las explosiones, por lo que tuvieron que ser trasladados en ambulancias a un centro asistencial en Cúcuta.

El general Óscar Moreno, comandante de la Policía Metropolitana de Cúcuta, calificó el hecho como un “acto terrorista”, por lo que insistió en que se adelantan las investigaciones para identificar a los responsables y capturarlos.

La presencia previa
Un habitante de esta zona rural de El Zulia, que prefirió ocultar su identidad por seguridad, aseguró que a las 11:00 de la noche del jueves, observó a un grupo de al menos 15 hombres armados y encapuchados, caminando metros más delante de La Ye que comunica hacia Sardinata y Tibú.

“No sabemos de qué grupo son, aunque inicialmente pensamos que eran del Ejército, pero luego un policía dijo que por acá no había pasado ninguna patrulla militar”, sostuvo el hombre.

Aunque allí históricamente ha hecho presencia el Ejército de Liberación Nacional (Eln), la disidencia de las Farc no es esquiva hacia este territorio, por lo que esta arteria vial atraviesa por un momento complejo en orden público.

Image
atentado a la Policía

 

El carro que asustó esta semana

La madrugada del miércoles los trabajadores que transitaban por la vía que de La Ye conduce hacia Sardinata, se percataron del hallazgo de una camioneta Gran Vitara, color azul, que estaba abandonada muy cerca de una estación de servicio, marcada con grafitis alusivos a la disidencia de las Farc.

El vehículo tenía varios grafitis por todos lados, en la parte trasera se leía la palabra ‘Ojo’; en el costado derecho estaba escrita la palabra ‘Capo’; en el derecho decía ‘Far Ep’, y en la parte delantera indicaba que era un ‘Carro bomba’.

De igual forma, la camioneta tenía varios cables que sobresalían del frente y una soga amarrada en la defensa, con la que, al parecer, fue empujada por otro vehículo para abandonarla en ese lugar.

Los técnicos antiexplosivos de la Policía arribaron a las 2:00 de la tarde al lugar y luego de adelantar una rigurosa inspección, activaron una contra carga y de esta manera verificaron que no hubo ningún riesgo con el vehículo.

Sin embargo, el miedo entre los habitantes de esta zona se hizo sentir desde ese momento, por lo que ayer, se murmullaban entre ellos, de que la situación podría ponerse mucho más peligrosa.


Gracias por valorar La Opinión Digital. Suscríbete y disfruta de todos los contenidos y beneficios en: http://bit.ly/SuscripcionesLaOpinion

Image
La opinión
La Opinión

EXCLUSIVO PARA
NUESTROS SUSCRIPTORES

Patrocinado por:
Logo Empresas
Patrocinado por La OpiTienda