Escuchar este artículo

Sombrío para los cafetales de Norte de Santander

Viernes, 3 de Septiembre de 2021
Biofábrica de la UFPS, Ocaña provee de material vegetal a los caficultotres.

El vivero de la Universidad Francisco de Paula Santander, seccional Ocaña, suscribió con la Federación Nacional de Cafeteros un convenio para la reforestación de las zonas cafeteras del departamento. En total son 80 mil especies nativas serán entregadas a los campesinos para proteger los extensos cultivos y garantizar la calidad del grano, indica el delegado Armando Amaya Álvarez.

La profesional de apoyo del vivero del alma mater, Keila Marcela Ascanio Álvarez, aseguró que a raíz del convenio marco se convierten en proveedores de árboles forestales de raíz desnuda para el sombrío del café. La primera entrega se hace con 48 mil plántulas de carbonero, cedro rojo y eucaliptus para todo el departamento. Luego 16 mil más y posteriormente un aporte en bolsa de unas 13 mil 600 especies para finales de septiembre.

El transporte, la logística y la adecuación de los lugares para la siembra corren por cuenta del Comité Departamental de Cafeteros. “A raíz desnuda se entregarán unas 64 mil especies y el resto corresponde a plantas más grandes y desarrolladas en 6 meses”, recalcó.

Lea además Cambió los cultivos de coca por el aroma del café, estas son las confesiones de un campesino del Catatumbo

Los arbustos son utilizados para sombríos, por eso se hacen dos arreglos, el carbonero de copa baja, el cedro rosado y eucaliptus alta, para las hectáreas destinadas”, agregó.

 En esa biofábrica vegetal se entregan las herramientas para la reforestación, asimismo, suministran material ornamental, frutales, injertos de aguacate y mango. Por pedidos se aporta el vegetal con semillas certificadas ante el Instituto Colombiano Agropecuario, ICA.

“La ventaja es la movilidad y el transporte, van en vasos pequeños de 40 plántulas, en una caja caben alrededor de 60 recipientes con un promedio de 400 especies, entonces es más fácil llevarlo hasta las parcelas de difícil acceso por las condiciones viales”.

Son delicadas, pero logramos una capacitación para el manejo y el cuidado, garantizando la sobrevivencia del material y ha dado buenos resultados entre los caficultores.

“Muchas instituciones solicitan la asesoría, se adelanta la visita técnica, el análisis del suelo, la adecuación del terreno a reforestar y suministramos el material".

Conjuntamente con el Ejército nacional lideran la campaña de la burbuja ambiental con la entrega de árboles maderables al batallón de Infantería Número 15 Santander, para la unidad táctica y el cerro tutelar de Cristo Rey.

Le puede interesar Dos cucuteños llevan el café de Norte de Santander al mundo

Image
De manera acuciosa el encargado del vivero revisa las especies nativas.

“Es fundamental el cuidado, no es sembrar y abandonar. El árbol es como un bebé que requiere de la protección un tiempo determinado durante el crecimiento, la asistencia técnica, el riego, el abono y la atención los primeros meses.
 
La funcionaria recordó el adagio popular de sembrar un árbol, tener un hijo y escribir un libro. Es muy significativo ver crecer la especie, pues el clima va cambiando y se necesitan zonas verdes para las futuras generaciones. A los niños hay que incentivarlos para tengan ese amor a la naturaleza. No todo debe ser cemento y edificaciones, sino cuidar y proteger el planeta.

Sergio Sánchez Vergel, de manera silenciosa está compenetrado con esa fábrica de capa vegetal. “Llevó 20 años con este oficio donde se debe tener mucho cuidado en los germinadores, el transporte de la raíz desnuda, es motivante el ejercicio de la siembra y mantenerlos”, agrega.
 
Hace muchos años tuvo la oportunidad de laborar en la Unidad Municipal de Asistencia Técnica Agropecuaria, luego pasó a la universidad donde ha viajado al eje cafetero y el pacífico sobre la recuperación forestal.

Lea también Café de Ragonvalia ganó concurso nacional de calidad
 
Son muchas las especies maderables, forestales, ornamentales y frutales sembradas y las han visto crecer como caracolíes, cedros, guaduas, barbatuscos, y samanes. Infinidad de injertos especialmente aguacates y mangos.

Asimismo, plantas utilizadas como cercas vivas en las zonas verdes de los distintos municipios de la provincia de Ocaña. 
 
Desde su experiencia asegura que el café necesita un sombrío y el material es enviado a los campesinos para mejorar las cosechas y por ende los dividendos. El cedro rojo tiene una copa bastante amplia y es de porte alto y el Eucaliptus. El carbonero puede suministrar una sombra media. Contamos con semillas certificadas muy buenas y debido a los cambios climáticos se requiere esas estrategias para mejorar el grano.

Ese padre vegetal siente una felicidad y armonía en el alma al ver crecer a los arbolitos cuya semilla plantó con la ilusión de dar un mejor respiro al planeta. “Sembrar es una bendición, el recurso hídrico se agota y la universidad con otras entidades están empeñados a recuperar esas zonas deforestadas. Los árboles son seres vivos, hay que cuidarlos, hablarles y ellos expresan la gratitud regalándonos frutos, sombra y oxígeno. Cuando uno le echa agua, mueven las hojas y es como si quisiera expresar las gracias.

Es satisfactorio observar esas zonas verdes de 20 a 30 años de edad y que uno hizo el aporte, asegura este veterano hombre cuya cuenta se le perdió, pero en el rostro se percibe una sonrisa para connotar la misión cumplida. 
 

Image
La universidad brinda apoyo a las instituciones en las campañas de reforestación

 

Eimer Amaya Amaya, coordinador del Jardín Botánico, resaltó la misión para recuperar el medio ambiente abanderado por la universidad Francisco de Paula Santander, seccional Ocaña. "Estamos trabajando en el banco de germoplasma para recuperar las zonas. “se recopila todo el material nativo de la región y en los periodos de floración y se llevan a procesos de germinación.

Vea además Café con aroma a Catatumbo

El ingeniero agrónomo, Remigio Quintero Rodríguez, asesora al vivero para el aporte del material forestal en aras de una mejor reproducción del grano de café. La idea del comité es recuperar extensas hectáreas deforestadas por la mano del hombre debido a inadecuadas prácticas agrícolas.

Es impresionante la tala de bosques a nivel regional, nacional e incluso mundial, entonces se requieren programas encaminados al cuidado de los recursos como el agua para el reverdecer de los campos, la tierra para garantizar la seguridad alimentaria, el aire puro para respirar, luego no debemos atentar contra el medio ambiente. Cuando estemos consumiendo un plato de comida reflexionar que esos productos salen de las parcelas cuidadas por los labriegos”, reiteró el asistente técnico del vivero y docente de la universidad quien inculca a sus estudiantes el cuidado permanente de la naturaleza.

Gracias por valorar La Opinión Digital. Suscríbete y disfruta de todos los contenidos y beneficios en http://bit.ly/SuscripcionesLaOpinion

Image
Javier Sarabia

Exclusivo para nuestros suscriptores

Patrocinado por:
Empresas