Escuchar este artículo

El Taekwondo nortesantandereano, cuatro décadas abriéndose 'camino'

Lunes, 13 de Septiembre de 2021
El Taekwondo un arte marcial que llegó a Cúcuta a mediados de los años 70 se mantiene en pie fomentando su práctica.

Las artes marciales tienen como finalidad el autocontrol, la perseverancia, el espíritu, la integridad y la disciplina, pero también actúa como defensa personal.

Así como el yudo y el karate se fue extendiendo por el mundo, el taekwondo otro deporte que hace parte de esta familia también se abrió camino y son millones de personas las que  practican.

Unos por gusto, afición o simplemente para encontrar un control de su cuerpo, mente o una forma de autodisciplinarse.

En su etimología, Tae significa Patada, Kwon, Puño y Do, Camino

Lea aquí: Los logros más recordados del Cúcuta Deportivo

En Colombia esta disciplina de origen coreano se practica desde hace 57 años, pero a Norte de Santander llegó por Venezuela en 1974 de la mano del maestro coreano Jeon Seon Kin, cinturón negro sexto Dan.

Desde entonces se ha mantenido vigente y ha sido protagonista en los diversos torneos nacionales.

Sus primeros instructores fueron Manuel Antonio Leal Rincón, José Jurado, Álvaro Pérez, Pedro Rico (actual entrenador), Enrique Gaitán y David Carrillo, entre otros.

La primera academia que se conoció en Cúcuta fue la  Academia Colombo-Koreana, que quedaba ubicada en la calle 13 con avenida quinta, según cuenta Leandro Leal, hijo de Manuel Antonio Leal, y uno de los entrenadores de la liga nortesantandereana.

Leandro Leal reseñó que  después de la creación de la academia Colombo-koreana de José Jurado, surgieron otros clubes o escuelas como la Guang-E, de Enrique Gaitán, Korasia de Álvaro Pérez y el club Forma de Manuel Antonio Leal quienes se encargaron de difundirlo en la ciudad y el departamento.

Image
Las técnicas del taekwondo tienen alguna similitud  con otras artes marciales

Se constituye la Liga

Años más tarde, a mediados de los 80 se constituyó la Liga nortesantandereana en la que estuvo el samario Moisés David Márquez y Manuel Antonio Leal, y  después se afiliaría a la Federación Colombiana para participar en los diferentes torneos nacionales a los que han asistido hasta la fecha.

Su actual lugar de entrenamiento es el coliseo Toto Hernández con el instructor Pedro Rico y desde el 2006 en el coliseo menor Eustorgio Colmenares Baptista con Leandro Leal, además de Villa del Rosario.
¿Pero a nivel de liga cómo se ha desarrollado el taekwondo?

Leandro contó que  cuando la liga arrancó “por esa época comenzamos tres o cuatro competidores, los que empezamos a dar los primeros pinitos para ir a los torneos nacionales donde tuvimos una destacada participación en el Nacional de 1986 en Cali, donde quedamos segundos en rompimiento y combate”.

Lea aquí: Los equipos nortesantandereanos le sacan el máximo provecho al torneo de la Primera C

Así comenzaron con cuatro deportistas, según su relato. Leal dice que hoy cuentan con cinco clubes y un promedio de 120 taekwondistas en todas las categorías se ha progresado, pero no tal vez como se quisiera.

“A nivel de logros se ha progresado, porque cuando íbamos las primeras veces nos zarandeaban (les ganaban). Vinieron varios entrenadores, pero los resultados no se veían, pero en los últimos años con el entrenador Pedro Rico empezamos clasificando uno o dos deportistas.

En los pasados Juegos Nacionales de Cartagena (2019) clasificamos nueve taekwondistas, no se logró obtener medallas, pero ya llevamos un grupo grande, pero hay que seguir trabajando para obtener resultados”, señaló Leal.

En cuanto a deportistas que han sobresalido, han estado Leidy Rangel Tapias quien alcanzó a estar en una selección Colombia en 2002 para el Mundial juvenil de ese entonces, pero por falta de recursos y apoyo de la federación la taekwondista rojinegra no pudo viajar.

Otro caso fue el Wilmer Rodríguez para el suramericano de Chile de ese mismo año.
 

Image
Desde muy temprana edad los niños pueden empezar a practicar el deporte del Taekwondo.

 

Quedados en tecnología 

De igual manera, Leal manifestó que la Liga no cuenta con la implementación adecuada como son los petos  y cascos los cuales se usan para las competencias nacionales e internacionales.

“El taekwondo se ha metido en la era tecnológica, ahora los  petos y cascos  tienen unos sensores, que cada toque le permite al deportista marcar puntos y los taekwondistas que tiene en su departamento estos elementos no llevan una ventaja. Nosotros no los tenemos y el día los tengamos, podremos proyectar mejor a nuestros deportistas”, dijo Leandro Leal. 

Lea aquí: Tenismesista de Norte representará a Colombia en Panamericano

Pero más allá de querer ganar una medalla, representar al departamento es querer el deporte.

Joan Giraldo, abogado, lleva 20 años en la práctica y manifiesta que el taekwondo es parte de su vida.

“Hay una frase que decimos acá, que el taekwondo es un estilo de vida. Una vez usted entra consigue una familia se vuelve una unión. Aparte de que el deporte nos ayuda y nos aleja de muchas circunstancias (ajenas) en nuestro diario vivir, más cuando se está en la época de adolescencia, esta es una forma de vida”, acotó Giraldo.

Para Mayra Alejandra Peñaranda de 11 años es algo novedoso a su corta edad. 

“Empecé a practicarlo hace cuatro años, con mi papá y desde entonces me ha gustado. Es un deporte de defensa, y en lo personal te ayuda a tener autodisciplina y responsabilidad”, afirmó  Peñaranda.

Alejandro Peñaranda padre de Mayra consideró que “el taekwondo  es una disciplina completa muy importante para los niños ahora, para el autocontrol y disciplina”.

Significado de colores de los cinturones

1.-Blanco: Inocencia, como el estudiante que no conoce el arte de Taekwondo.
2.-Amarillo: Tierra, donde nacen las matas y los árboles, como la base del Taekwondo empieza a fundarse en el estudiante.
3.-Verde: Crecimiento de la mata/árbol a medida que los conocimientos del Taekwondo se incrementan.
4.-Azul: Cielo, cuando la mata se convierte en árbol grande.
5.-Rojo: Peligro, precaución del estudiante.
6.-Negro: Lo opuesto al blanco, maduramiento y aprovechamiento en el Taekwondo.

Image
Omar Romero - Periodista de Deportes
Omar Romero Güiza