Escuchar este artículo

Llevan violentómetros y machistómetros a mujeres de frontera

Han atendido a más de 4000 mujeres en municipios fronterizos de Venezuela.

En lo que va del 2022, el proyecto de Atención y Respuesta a la Prevención a la Violencia de Género de la organización Uniandes ha atendido a más de 4.000 mujeres en municipios fronterizos del Táchira. 

Los voluntarios de la organización venezolana que adelanta proyectos con enfoque de género desde el año 2019, viene entregando los famosos violentómetros y machistómetros, (facilitados por el Fondo de Población de Naciones Unidas), a las mujeres de varios municipios limítrofes de Táchira y Apure. 

Estos instructivos permiten identificar los niveles de violencia en la vida cotidiana que pasan desapercibidas, pero reflejan y perpetúan actitudes machistas y la desigualdad de las mujeres frente a los hombres.


Lea: Se agrava despacho de combustibles en Táchira


Pero a pesar de toda la sensibilización que desarrolla Uniandes en las comunidades, pareciera ser que hay un aumento de la situación de violencia; sin embargo, las mujeres tienen una leve mejoría en la capacidad de buscar respuesta. 

"En otros años era más difícil que las mujeres tomaran la decisión de buscar ayuda y se está notando una leve mejoría y para nosotros es bastante importante", comunicó la politóloga Rosa Elena Acevedo, presidenta ejecutiva de la Asociación Civil Uniandes, Venezuela. 

La especialista en la materia detalló que esta búsqueda de respuesta debe ir unida a los organismos públicos que reciben las denuncias, por ello también han incorporado formación a los órganos receptores de denuncias.  


Aquí también: En Venezuela proponen ideas para el tráfico en frontera


Incluso, estas orientaciones son llevadas a funcionarios que no son propiamente receptores, pero que terminan siéndolo como el personal de salud o educadores, ya que algunas veces las mujeres maltratadas acuden directamente al hospital, y por ejemplo, es una enfermera o médico quien la recibe, por lo que los trabajadores de la salud deben estar preparados para saber qué decirle y a dónde remitirla.

Indicó que es importante que los órganos de denuncias no les hagan contar la historia múltiples veces o rechacen su versión, ya que el trabajo es recibir la denuncia con la respectiva confidencialidad, sin que las mujeres tengan que pasear de organismos en organismo, puesto que esto las desmotiva a denunciar y les aumenta su riesgo frente a los agresores.  

Muchas de las mujeres de la frontera tachirense y apureña continúan en los círculos de violencia de género porque sufren la dependencia económica de sus parejas o padres, por tal motivo en Uniandes imparten talleres de capacitación de componentes de medios vida, a fin de que puedan emprender y generar ingresos.


 Además, lea: Denuncian acoso y hostigamiento de uniformados en alcabalas vía a la frontera


Rosa Elena Acevedo explicó que trabajan en cuatro proyectos relacionados con la prevención de la violencia, uno de los más antiguos es la atención y respuesta a la violencia basada en género en el municipio Páez, parroquias Guasdualito y El Amparo del estado Apure. 

En Táchira cuentan con un espacio en Centro Atención Integral de Niños, Niñas y Adolescentes y Mujeres que está dentro del terminal de San Antonio, en donde reciben a las mujeres que requieren gestoría de casos, o son derivadas a orientación psicológica o legal. Este mismo esquema también se extiende a San Cristóbal (sede en la avenida principal de Pueblo Nuevo), Ureña y Junín (oficina al lado del Ministerio Público). 


Le podría interesar: Érase una vez: la fundación que brinda atención a niños en situación de vulnerabilidad en Táchira


Las visitas a las parroquias contemplan, además de la sensibilización, charlas, talles y entregas de kits, cuyos servicios son gratuitos, dado que cuentan con un financiamiento propio, en cuyos espacios los especialistas en la materia obtienen revelaciones de mujeres que se acercan y manifiestan por lo que les está pasando.

La especialista refirió que siempre se oye en organismos públicos que las mujeres aceptan eso porque son masoquistas, por lo que instó a derribar ese tabú, en vista que las mujeres están inmersas en el círculo de violencia porque desconocen sus derechos, no han obtenido respuestas de los organismos públicos, no tienen apoyo de su núcleo familiar, no tienen dependencia económica y sienten temor ante amenazas.

Anggy Polanco / Corresponsalía La Opinión 

Gracias por valorar La Opinión Digital. Suscríbete y disfruta de todos los contenidos y beneficios en http://bit.ly/SuscripcionesLaOpinion

Image
La opinión
La Opinión
Sábado, 26 de Noviembre de 2022

EXCLUSIVO PARA
NUESTROS SUSCRIPTORES

Patrocinado por:
Logo Empresas
Temas del dia Foros La Opinión