Escuchar este artículo

Táchira, en tinieblas y con sed

Martes, 14 de Septiembre de 2021
Múltiples fallas se registran en los servicios de energía eléctrica y acueducto.

Constantes apagones y prolongados cortes en el suministro de agua potable se vienen registrando en diversos municipios y comunidades del Táchira en los últimos días.

Desde Caracas, el Ministro Néstor Reverol adjudicó la situación eléctrica, que también afecta a otras regiones de Venezuela, a un “atentado terrorista”, sin que hasta el momento se hayan ofrecido mayores detalles sobre el hecho. En Táchira, las autoridades guardan silencio.

Lea aquí: Parir en la calle: la historia de Ivana

Usuarios en redes sociales reportan constantemente apagones sectorizados en la ciudad de San Cristóbal a lo largo de esta semana. Desde los municipios también hay quejas por las constantes y prolongadas fallas en el suministro eléctrico.

Cabe destacar que aparejados a los cortes de energía, se producen abruptas caídas en las redes de telecomunicaciones. “No salen llamadas, ni mensajes, quedamos incomunicados”, se lamentó Julio Cárdenas, un estudiante de San Cristóbal.

En la zona sur del estado, la rotura de un transformador dejó sin servicio de energía eléctrica a varias comunidades durante el fin de semana, habitantes de San Rafael de El Piñal denunciaron contar más de 48 horas sin luz. “Los pocos alimentos que podemos comprar podrían dañarse”, exclamó preocupado un padre de familia.

Le puede interesar: Venezuela supera el umbral de los seis millones de migrantes y refugiados

“Sin luz y sin agua. Falta que nos quiten el aire”, dijo por su parte María Niño, quien relató que vive en un edificio y cuando no hay agua y se va la luz, quedan imposibilitados de abastecerse a través del sistema de bombeo que surte el vital líquido a los apartamentos. La situación, que para muchos pareciera poco probable, se ha hecho cada vez más frecuente en la capital tachirense.

Y es que además de los constantes apagones, también se han presentado importantes roturas en el sistema de acueducto, colapsado por años de reparaciones temporales y falta de mantenimiento.

El lunes de esta semana, la hidrológica regional advirtió de una “rotura imprevista” en la tubería de 48 pulgadas a la altura del Jardín Botánico, en el municipio Francisco de Miranda, que afectaría a varios municipios. Sin embargo, en algunos sectores de la entidad reportaban hasta cuatro días sin el servicio.

Lea también: Avanzan acciones para la reapertura de la frontera

Ello debido a que desde el viernes 1 de septiembre la hidrológica anunció trabajos de reparación en el sector La Chivata,  de Las Vegas de Táriba, municipio Cárdenas, perteneciente a la Línea de Aducción Cordero – San Cristóbal, y así, cumplir con el Plan de Corrección de fugas en la tubería de 54 pulgadas.

La misma situación denunciaron vecinos de Belandria en el municipio Capacho Nuevo, quienes pidieron a la hidrológica regional solventar el problema cuanto antes.

La empresa informó que están activando un plan de contingencia y por este motivo, se habilitaron dos puntos de llenado peatonales en San Cristóbal, así como el Tanque Redondo destinado para surtir a los vehículos cisternas y a manera de poder distribuir agua a las comunidades más afectadas.

Gracias por valorar La Opinión Digital. Suscríbete y disfruta de todos los contenidos y beneficios en http://bit.ly/SuscripcionesLaOpinion

Image
La opinión
La Opinión