Escuchar este artículo

Cómo hacer unos propósitos de año realistas sin fracasar en el intento

Los deseos de año nuevo son el resultado de un proceso de revisión de nuestra vida.

Los deseos de año nuevo son el resultado de un proceso de revisión de nuestra vida. Esta reflexión puede suceder en cualquier momento, pero el fin de año tiene un valor y constituye una oportunidad perfecta para ello. Además, sigue siendo una tradición bastante generalizada, según el estudio 'Salud física y mental de los españoles en Navidad', realizado por Top Doctors.es, ya que el 55 por ciento de los españoles se ha fijado alguna meta a cumplir en 2023.

Para este año que comienza, los españoles tienen claros sus puntos de mejora. Encabezan la lista hacer más ejercicio (50%) y mejorar la salud mental (46%), muy por encima de los clásicos perder peso (18%) y abandonar malos hábitos como el tabaco o el alcohol (9%).


Lea además: Prevenir accidentes para vivir unas vacaciones más placenteras


En el caso de los menores de 30 años, la mejora de la salud mental (54%) presenta sustancialmente un mayor peso que entre la población general y es su primera prioridad en la lista de propósitos. También se han marcado como objetivos ahorrar o controlar sus gastos (46% vs 29%) y dedicar más tiempo a sus seres queridos (38% vs 26%).

"En los últimos tiempos, hemos observado que cada vez más jóvenes se plantean un cambio, una mejora, nuevos retos. Cierta desorientación y elementos de frustración comienzan a experimentarse en esa juventud que se encuentra sin el ánimo y la garra que se le presupone por edad", comenta el especialista en Psicología Sanitaria y miembro de Top Doctors, Ángel Peralbo.

Por su parte, también es destacable los propósitos que marcan los españoles con hijos pequeños. Entre este segmento de la población, la necesidad de hacer más ejercicio sube hasta casi el 70 por ciento, al 75 por ciento en el caso de las madres.


Le puede interesar: Algunas ideas para trabajar y obtener ingresos en el 2023


Siga estos consejos

Aunque el 86 por ciento de los encuestados se considera realista respecto a sus propósitos, lo cierto es que 8 de cada 10 afirman que solo logran cumplir alguno de ellos. Y probablemente esto sea así por la forma en que estos se enfocan.

Así, en lo relativo a hacer la lista, Peralbo recomienda "centrarse en un solo propósito, para ir poco a poco". "Uno que llevemos tiempo queriéndolo, que lo queramos de verdad para que conlleve ilusión y motivación; preguntarme ¿qué voy a conseguir con ello? Establecer unos pasos claros con tareas que me permitan aprender a progresar e ir midiendo el camino a la vez que sintiéndome bien en el proceso, no solo cuando lo consiga", afirma.

Por su parte, en lo relativo a aquellos propósitos más centrados en el bienestar físico, María Carmen Japaz Cancino, especialista en Nutrición y Dietética y miembro de Top Doctors, recomienda "estar dispuesto a cambiar y trabajar en el arte de la moderación".

"Tener la mente puesta en que a partir de enero debo restringir mi dieta, comer cosas a la plancha, ir al gimnasio, evitar salidas con amigos o con la familia nos predispone a excedernos más porque lo que se vislumbra para enero es sinónimo de restricción absoluta", afirma la experta, por lo que insiste en que "la clave es la moderación".

Al hilo, el doctor en Psicología Clínica y de la Salud y docente de la Universidad Internacional de Valencia (VIU), Joaquín Mateu, advierte de que, a menudo, los propósitos de año nuevo se trazan como "grandes objetivos" que requieren mucho tiempo y esfuerzo para satisfacerse. "Es por este motivo que debemos aprender a descomponerlos en pequeñas partes que nos permitan ir acercándonos poco a poco a ellos, manteniendo la motivación y la energía", explica.


Infórmese: ¿A los jóvenes no les interesa el sexo?


Además, reitera que la mayoría de los grandes logros requieren cambios extraordinarios en las rutinas cotidianas, "lo que no siempre es sencillo". "Todo cambio implica un esfuerzo adaptativo, y por tanto algo de estrés", advierte. Además, Mateu resalta la importancia de que los deseos sean personalmente significativos, y no respondan únicamente a las demandas de los demás.

"Para que un propósito de año nuevo acabe cristalizando, debemos hacer que nuestras ideas sobre el mismo se concreten en actos y palabras. Esta transición, de lo cognitivo a lo conductual, facilita las circunstancias más propicias para que devenga una realidad", concreta, para detallar que "existen evidencias de que el cambio es más probable cuando la motivación que subyace a él es interna".

Respecto a esto último, destaca que ocurre cuando se hace por el simple hecho de mejorar en una faceta relevante, y no por obtener un incentivo externo o la aprobación de los demás. "Si confiamos en que podemos lograrlo, nuestras acciones irán encaminadas a que efectivamente pueda ocurrir. Esto último recibe el nombre de 'profecía autocumplida', y lamentablemente también puede entorpecer nuestro esfuerzo si albergamos dudas sobre nuestras capacidades", alerta.

Tal y como concluye, las dificultades impuestas por la actual situación de crisis sanitaria han podido oscurecer la capacidad de "construir horizontes optimistas". "Si sientes que el pesimismo ha inundado tu vida, y además te percibes incapaz de hacer algo para que las cosas vayan un poco mejor, quizá sea importante consultar con un profesional de la salud mental", aconseja.

"La vida implica cambio. Todos los seres humanos somos capaces de cambiar en cualquier momento de nuestra vida, y además hacerlo de forma sustancial y profunda. No importa tu edad, ni ninguna otra circunstancia, siempre es posible imaginar y luchar por una existencia más gratificante o feliz", concluye.

Gracias por valorar La Opinión Digital. Suscríbete y disfruta de todos los contenidos y beneficios en: http://bit.ly/SuscripcionesLaOpinion

Image
Colprensa
Colprensa
Viernes, 30 de Diciembre de 2022

EXCLUSIVO PARA
NUESTROS SUSCRIPTORES

Patrocinado por:
Logo Empresas
Temas del dia Foros La Opinión