Inseguridad, un mal prolongado por el que piden más policiales

Sábado, 1 de Mayo de 2021
Reviva las 5 historias de los barrios visitados por La Opinión en esta semana.

Cuando un cucuteño piensa en Pinar del Río, lo primero que recuerda es la glorieta que da honor a este barrio ubicado entre Los Patios y Cúcuta; para muchos, sinónimo de prosperidad y desarrollo, pero su realidad dista mucho de lo que se conoce. Conozca aquí las necesidades.

Ahora, los vecinos, como ha sido desde el principio, se mantienen unidos a la espera de hacer presión para que sean escuchados. Una situación similar ocurre en el barrio Santa Ana, en la comuna 3.

La comunidad ha emprendido un numeroso pliego de gestiones para que los espacios de consumo de estupefacientes sean intervenidos y poder reducir la inseguridad, pero aseguran que falta compromiso municipal.

Un tema que no solo se limita a unos cuantos barrios, sino que se prolonga por toda la ciudad. Otro ejemplo del caso ocurre en Buenos Aires.

Image
Niños y jóvenes aprovechan la cancha multifuncional para jugar baloncesto y practicar deportes. / Foto Luis Alfredo Estévez / La Opinión.

 

El anhelo más fuerte de este sector de la ciudadela Juan Atalaya es fortalecer el deporte, pero sin el servicio de energía en parques y canchas, están a la merced de la delincuencia. Costosos escenarios deportivos como la cancha sintética y sus alrededores, que con tanto anhelo vio construir esta comunidad, decaen poco a poco.

Por otro lado, en Ceiba II, los vecinos de dos calles se encuentran alarmados por una presunta contaminación química que ha hecho que respirar su propio aire y vivir en sus propias casas se convierta una pesadilla. Reviva aquí está inalcanzable lucha de supervivencia y solicitudes de intervención.

Por último, La Opinión recorrió el barrio Valle Esther y conoció sus necesidades. Luego de ser invisibles para las administraciones anteriores de la ciudad, los vecinos al fin lograron concretar gestiones de mejora, pero aún continúan en la búsqueda de alternativas para el arreglo de vías, parques y el refuerzo de la seguridad.

Image
En 2018, un lote invadido por el monte se convirtió en una imponente cancha sintética a la que acuden diferentes personas de la ciudad. / Fotos Luis Alfredo Estévez / La Opinión.
Image
La opinión
La Opinión