Escuchar este artículo

El arte sonoro se tomó la frontera

En las 10 obras seleccionadas participaron artistas de Argentina, México, Ecuador, Venezuela, Cuba, Colombia y Perú.

En la sala de exposición del Teatro Zulima no se veían cuadros en la pared, pero sí audífonos y monitores que podían reproducir composiciones sonoras.
Uno de los autores  recreó la obra en vivo que el público pudo apreciar durante dos días “porque la finalidad era  vincularlo a un espacio artístico, donde se permitieran conocer, explorar y dialogar, pero sobre todo, escuchar la resistencia latinoamericana por mujeres, población diversa y la juventud en la frontera.

Para así reflexionar sobre cómo a partir de estos espacios podemos contribuir a la construcción de una cultura de paz con enfoque de género”, explicó el gestor cultural Jesús Torres.


Le puede interesar: Personajes que dijeron adiós en el 2022



La exposición la organizó la colectiva Meztina Comunidad  que tiene como fin la producción y desarrollo de proyectos artísticos con impacto social como ‘Resonancia’, que promovió a su vez la inclusión de artistas emergentes y consolidados; principalmente de jóvenes, mujeres y población diversa.

 En el 2021, en su primera edición, ‘Resonancia’ buscó abrir espacios alternativos de escucha en esta ciudad de frontera, con el objetivo de dar a conocer nuevas formas de tejer socialmente una cultura de paz a través del arte sonoro.

Image
El arte sonoro se tomó la frontera

 

La exposición  contó con la participación de 56 artistas entre regionales, nacionales e internacionales tanto emergentes como consolidados con trayectorias amplias en el escenario del arte sonoro, de las cuales fueron seleccionadas 13 de ellas para ser exhibidas.


Lea además: Lionel Messi y Kylian Mbappé, los nombres de cientos de bebés en Colombia


"La principal característica que tenían estas obras sonoras es que están producidas con sonidos del cono Sur, bajo el propósito de construir una memoria sonora con aquello que hace parte de nuestra identidad. Además, se contó con la asistencia de 80 personas al espacio y un conservatorio que dio apertura al diálogo sobre el arte, la identidad latinoamericana y la participación de las mujeres en estos entornos".  Sin embargo se identificó que el acceso a la exploración, creación y producción de esta expresión artística sonora era limitada para las mujeres, la población diversa, la juventud y los migrantes, por la carencia de espacios de esta escena cultural. 

Image
El arte sonoro se tomó la frontera

 

Este año 'Resonancia' logró desarrollar un proceso amplio y pedagógico, donde el arte sonoro y la cultura de paz con un enfoque de género fueron los ejes fundamentales y transversales para la creación de obras artísticas que permitan la construcción de una memoria histórica colectiva. Por lo tanto, la colectiva artística quien desarrolla este proyecto: Meztina Comunidad.

Emprendieron una búsqueda sonora decolonial, que narra la percepción que tienen las mujeres, la población diversa y los jóvenes sobre la paz y la resistencia.
Se organizaron 12 talleres, que consistieron por una parte: socializar los hallazgos de la investigación de la Comisión De La Verdad y su relación con la escucha como un método universal de cambio, ya que ha permitido compartir espacios para construir historias que han sido silenciada por la guerra.

Por otra parte: dar a conocer conceptos y técnicas del arte sonoro, textil y performático, los cuales permitieron generar como resultado final la creación de obras sonoras, exhibidas en el Teatro Zulima.  
 

Image
El arte sonoro se tomó la frontera

 

Para el desarrollo de los talleres se contó con aliados estratégicos como: La Fundación Moiras, la Casa Cultural Frontera Morada, La Buena Vibra, e Izraz. Además, durante estos talleres participaron 14 personas, entre ellas: mujeres buscadoras, población diversa y jóvenes migrantes venezolanos y nacionales colombianos. 


Lea también: Amber Heard anuncia acuerdo con su ex Johnny Depp por caso de difamación


Por otro lado, este proceso aportó en la gestión del plantón cultural llamado “Noche sin Miedo: La Calle es Nuestra”, en el 25 de noviembre Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, donde se convocó a mujeres artistas nacionales, regionales y locales como Malicia Mestiza, Varé Varé, La Siembra, Buena Faena Sonora, Quetzal Aereos y Medusa, para hacer exigencia y contribuir al acceso de espacios libres y seguros para todas las mujeres en todas su diversidad logrando promover tanto el trabajo como las expresiones artísticas de las mujeres artistas en el país. 

Image
El arte sonoro se tomó la frontera

 

El cierre del proyecto fue la exposición sonora, en el Teatro Zulima, la cual inició con un conversatorio llamado: 'Polifonías, resonando en la frontera'. En donde se generó un diálogo incluyente sobre la necesidad de espacios artísticos que permitan contribuir a la construcción de una cultura de paz.

Luego se pasó a la apertura de la sala de exposición donde se presentaron las obras de los talleres pedagógicos y las 10 obras seleccionadas de la convocatoria abierta, que tuvo participación de artistas de Argentina, México, Ecuador, Venezuela, Cuba, Colombia y Perú.

Le puede interesar: Pipe Bueno cumple 15 años de carrera artística

 Este espacio fue de carácter libre y estuvo durante dos días,  porque tenía como fin vincular a la ciudadanía a un espacio artístico, donde se permitieran conocer, explorar y dialogar, pero sobre todo, escuchar la resistencia latinoamericana  por mujeres, población diversa y la juventud en la frontera. Para así reflexionar sobre cómo a partir de estos espacios podemos contribuir a la construcción de una cultura de paz con enfoque de género.
 

Image
La opinión
La Opinión
Jueves, 22 de Diciembre de 2022

EXCLUSIVO PARA
NUESTROS SUSCRIPTORES

Patrocinado por:
Logo Empresas
Temas del dia Foros La Opinión