Escuchar este artículo

Piden replantear los Carnavales de Ocaña

Jueves, 13 de Enero de 2022
En la última edición se presentaron varios desmanes.

Ante la lluvia de críticas proferidas en contra de la actual administración debido a los desórdenes protagonizados durante los carnavales de Ocaña, el alcalde Samir Casadiego Sanjuán anunció replantear la celebración y adoptar medidas especiales para castigar a los inescrupulosos.


Apoya a La Opinión haciendo clic aquí: http://bit.ly/SuscripcionesLaOpinion

Las acciones que serán concertadas con la comunidad pretenden acabar con el problema que por más de 15 años se registra en los sectores como San Agustín y el Martinete, donde algunos desadaptados sociales irrumpen en las vías lanzando agua, pintura y otros elementos químicos nocivos para la salud humana.

Lea además: Se cierra el telón de los carnavales de Ocaña

El mandatario lamentó las afectaciones entre los transeúntes y residentes de estos barrios. Prometió una mayor concertación con los líderes comunales, autoridades y entidades ambientales para neutralizar la indisciplina en futuras ediciones de la fiesta.
 

Image
Los vándalos no respetan el templo de San Agustín.
 
Vándalos sueltos

Los participantes con emociones desbordadas, fruto de los deseos reprimidos durante la pandemia, salieron a las calles sin control alguno y propiciaron actos vandálicos contra vehículos y fachadas de las viviendas recién pintadas por la temporada de diciembre.

Los voceros comunales indicaron que están cansados de los actos de intolerancia y solicitaron a la administración local interceder para acabar con las celebraciones en esos sectores.

El presidente de la Junta de Acción Comunal de San Agustín, Víctor Ramón Yaruro Boada, indicó que no ha existido poder humano, ni divino para erradicar el problema de la zona donde sufren las personas de la tercera edad.

“Año tras año se repite la historia, vivimos secuestrados durante los 3 días de carnaval y los mandatarios de turno no adoptan medidas”, dijo.

En ese lugar fueron manchadas las paredes del templo de San Agustín, el museo Antón García de Bonilla y las fachadas de viviendas aledañas.

“Es lamentable que eso ocurra por falta de cultura ciudadana y se debe revisar el término carnaval, pues no es solo echar agua y pintura, sino un componente artístico complementado con las comparsas como ocurre en otras regiones del país. Hacía seis meses habíamos pintado las paredes del museo y ahora no hay presupuesto”, indicó el director Alejo Navarro.

A lo anterior se suma la violación de todos los protocolos de bioseguridad, donde la gente con esos deseos desenfrenados no usaba tapabocas y se aglomeraron en calles.

Lea además: Vandalismo y riñas empañan el regreso de los Carnavales a Ocaña

Expertos en la materia manifestaron que las consecuencias se verán reflejadas en las estadísticas de la ocupación de las camas UCI en el hospital local.
 

Image
Los afectados preguntan ¿Quién responde por los daños?
 
Falta planeación

Los líderes comunales manifestaron que nunca son escuchados por los gobernantes de turno y siempre ocurren los mismos desmanes por la ausencia de control y autoridad.

“Los carnavales no pueden seguir de esa manera. Se deben replantear en los sitios turísticos, históricos y en los alrededores de los patrimonios culturales. Hemos insistido ante la administración municipal y los alcaldes se hacen de los oídos sordos.

Falta mucha autoridad y por ende los daños registrados y la pregunta es ¿quién responde?”, indicó Víctor Ramón Yaruro.

Denuncia la manera como el parque se ha convertido en la letrina de la ciudad a donde llega todo tipo de persona, ocasiona daños y se marchan porque los funcionarios no hacen presencia.

El gestor cultural oriundo de Ocaña y residente en Cartagena, David Romano Ascanio, fue testigo de excepción del desorden e indicó que se deben replantear las fiestas.

Lea además: Los carnavales, una válvula de escape para los ocañeros

“No es llorar sobre la leche derramada, pero sí amerita un análisis profundo de las celebraciones y darles un vuelco hacia las representaciones artísticas. Se requiere conformar una corporación para programar las fiestas durante todo el año, no improvisar, sino organizar comparsas, buscar patrocinios y montar espectáculos para un pueblo”, recalcó.

Gracias por valorar La Opinión Digital. Suscríbete y disfruta de todos los contenidos y beneficios en http://bit.ly/SuscripcionesLaOpinion

Image
Javier Sarabia

Exclusivo para nuestros suscriptores

Patrocinado por:
Empresas

Sigue Leyendo

Patrocinado por La OpiTienda