Escuchar este artículo

Anda suelto en Cúcuta y Norte de Santander el 'asesino silencioso'

Miércoles, 29 de Junio de 2022
Expertos piden regular la calidad de los alimentos que se consumen.

La presión arterial está subiendo a una velocidad que asusta en Cúcuta y Norte de Santander. Y no hay que ir muy lejos para darse cuenta de que esta enfermedad, también conocida como el asesino silencioso, está atacando fuertemente la salud de adultos mayores y jóvenes, como pocas veces se había visto.


Apoya a La Opinión haciendo clic aquí: http://bit.ly/SuscripcionesLaOpinion
 


La estadística no miente. Entre 2016 y 2020 los casos, según el Instituto Departamental de Salud muestran un incremento vertiginoso   que va de un 4,64 a un 7,85 por ciento. La cifra puede ser mayor, dicen los expertos, dado que un 42 por ciento de las personas que padece la enfermedad no sabe que la tiene.

Josefina Rangel, de 45 años, hacía parte de esta población que ignoraba que padecía de hipertensión arterial. “Nunca tuve síntomas sino hasta que se me presentó una subida enorme de la tensión (180/110) que a juicio de los médicos representó un serio riesgo para mi salud”, dice la mujer.

La población femenina, según José Fernando Valderrama, subdirector de enfermedades no transmisibles del Ministerio de Salud, indicó  que en Colombia son las mujeres (33%), por encima de los hombres (28%), las que más están expuestas a esta enfermedad.


Lea aquí: Gobernación atenderá a 25.000 adultos mayores este año


El funcionario aseguró que en población adulta mayor esta cifra asciende alrededor del 63 por ciento, “lo cual quedó refrendado en la Encuesta Salud Bienestar y Envejecimiento como el evento más incidente con una tasa de 12,7 por ciento por cada mil personas cada año”

El funcionario afirma que la hipertensión arterial es responsable directa del 61 por ciento de los infartos agudos de miocardio, y del 42 por ciento de  ataques cerebrovasculares, crisis hipertensivas o cetoacidosis diabética.

Enrique Mazenett, director Nacional de Epidemiología de la EPS Coosalud, especialista en epidemiología y magister en Salud Pública de la Universidad Nacional, es claro en señalar que  “indudablemente la hipertensión arterial es el asesino silencioso, porque no te da síntomas, no duele. Hay gente que piensa que la esta enfermedad produce dolor de cabeza y ese dolor de cabeza no es algo característico de la enfermedad”.


Lea también: Presidente Petro, $35.000 millones es nuestro case para Educación : gobernador


Este profesional explica que la enfermedad no molesta hasta que empieza a producirse un deterioro del organismo y lo va destruyendo. “Y por eso en las personas, a medida que van surgiendo más casos de hipertensión, vamos encontrando mayor deterioro de ellas”.
 

Image
Jornadas de toma de tensión en Cúcuta/Foto archivo/La Opinión

 

Lo preocupante de esta situación es que las personas, como le sucedió a Josefina Rangel, relacionan la aparición de la hipertensión arterial con la edad, es decir, piensan que es una enfermedad de los adultos y que aparece después de los 50 años, “pero esto no es así”, dice Mazenett.

Para este experto algo interesante para comentar es que cuando vemos a una persona con presión arterial alta uno le pregunta, señor usted cuándo comenzó a padecer el problema, y ellos suelen responder que hace apenas dos años, pero si nosotros nos ponemos a mirar el origen del problema nos vamos a dar cuenta que esa respuesta no es correcta,  porque los problemas comenzaron desde antes de nacer.

“Luego de que se nace, si no se recibe una alimentación adecuada y saludable y por el contrario se empieza a consumir alimentos salados, a comer grasas y fritos, esa persona va a tener problemas, porque después que se acostumbra a comer salado es muy difícil que baje el consumo de sal, entonces fíjese que es a partir de este momento que se empieza a incubar el problema, pero también cuando dejó de hacer ejercicio, cuando se puso gordo”, subraya Mazenett.


Lea además: Revocan fallos que destituyeron e inhabilitaron a exalcalde de Puerto Santander


El médico internista del Hospital Universitario Erasmo Meoz, Miguel Chaín, indicó que comer saludable siempre va a ser fundamental para blindarnos de la hipertensión arterial. Pero no solo eso, hay que practicar de manera regular una actividad física y evitar el consumo de alimentos prefabricados y de alto contenido de sodio.

Aunque el Instituto Departamental de Salud (IDS) no reveló la cifra de cuántos cucuteños y nortesantandereanos padecen la hipertensión arterial, según funcionarios de la entidad porque el incremento de los casos se mide en porcentaje,  lo que ocurre en las urgencias y en los laboratorios locales indica que el problema ya es preocupante para las autoridades.

“En promedio podríamos afirmar que de 100 personas que acuden a urgencias, 60 vienen por problemas asociados a la hipertensión arterial”, dijo una fuente de una Clínica local que pidió mantener su identidad en el anonimato. Agregó que “pareciera que estuviera desatada una epidemia de esta enfermedad”.

Por poner solo un ejemplo de la magnitud de esta enfermedad, La Opinión consultó a la entidad que mayor número de usuarios tiene en Norte de Santander, Nueva EPS, sobre qué cantidad de afiliados con hipertensión arterial atiende y nos respondió que en Norte de Santander son 36.445, de los cuales solo en Cúcuta hay 21.897.


Lea También: ¿Qué hace falta para abrir la frontera?


Mazenett dice que en conclusión, si queremos trabajar sobre el problema de la hipertensión, la solución no es una pastillita.

El experto alertó a las autoridades de salud y a los papás para que se empiecen a trabajar en la prevención y el control desde que el niño nace, “no nos podemos quedar mirando que los niños coman helado, mecato, fritos, paquetes de mil cosas y aguas saborizadas, porque vamos terminar, como se ha terminado en muchos países del mundo, con una epidemia grandísima”.

Mazenett argumentó que la gran cantidad de casos de pacientes con hipertensión en  clínicas y hospitales es porque cada día más en nuestra sociedad somos más sedentarios, más obesos, comemos menos alimentos saludables, menos frutas y verduras, y más alimentos procesados, harinas, azucares y grasas.


Lea además: Estudiarán el manejo de residuos sólidos de 520 usuarios


Dijo que en Colombia, desde años atrás se ha venido haciendo una búsqueda activa de los pacientes. “Estamos buscándolos, salimos a buscarlos y los estamos registrando. También estamos construyendo entre todas las entidades una gran base de datos de personas con hipertensión arterial. Y cada día hay más,  y hay más porque se enferman más y porque los buscamos más”.

Los porcentajes de incremento de casos que se manejan en Norte de Santander son hasta el 7,94%, pero los expertos en medicina que estudian la enfermedad en el país consideran que más de 20 por ciento de la población adulta padece hipertensión.
 

 
 
Llamado a las autoridades


El problema casi se ha salido de las manos, dice Mazenett. La prevención tiene que ir desde la casa, educación y, por supuesto, el gobierno, ya no es salud, sino el gobierno como tal el que tiene desde la parte de los alimentos una gran responsabilidad.

El experto plantea que se debe regular la calidad de los alimentos. Se puede regular el valor máximo de sal, el valor máximo de azúcar, el valor máximo de muchísimos complementos nutricionales en los alimentos, eso se puede regular, dijo.

Añadió que hay una ley que no regula, porque hay que informarle a la gente lo que se está consumiendo de manera clara, en la parte del frente del empaque, con unos símbolos estandarizados que le digan al consumidor qué tiene lo que se está comiendo. Esto no se ha querido implementar aquí en Colombia.


Lea también: Alcaldes, de acuerdo con propuesta de Petro, pero piden financiación


Mazenett considera que se debe limitar ese consumo nocivo de sustancias en los alimentos.

Precisó que así como nosotros tenemos multas para desestimular algunas actividades nocivas, como el consumo del tabaco y del alcohol, porque no grabar con impuesto también la comida que es nociva para la salud, así la gente dejará de consumirlos.

“La misión del sector salud es evitar que (la gente) se muera y que se enferme, ahí es adonde tenemos que llegar”, dijo Mazenett. Concluyó que la academia y los medios de comunicación son fundamentales en la campaña de la prevención.


Habla la Alcaldía

La secretaria de Salud del Municipio, Tatiana Cáceres Santos,, le dijo a La Opinión que para la actual vigencia  se está  impulsando una política pública que promoverá hábitos y estilos de vida saludable en la población, como un ejercicio de sostenibilidad en el tiempo de los programas y proyectos que generen el impacto positivo en la salud de los habitantes en el marco de la estrategia Ciudades, Entornos y Ruralidades Saludables (CERS). 
Así mismo se ha previsto la puesta en marcha de un programa piloto con trabajo intersectorial que permita disminuir los factores comportamentales asociados a las Enfermedades No Transmisibles mediante el fomento y acompañamiento de la práctica regular de actividad física dirigida, la alimentación saludable, no consumo de tabaco y bajo consumo de alcohol. 
Desde lo prestacional se busca generar condiciones y fortalecer la capacidad de gestión de los servicios, para mejorar la accesibilidad y la atención integral e integrada de la Enfermedades no Transmisibles, reduciendo brechas en la morbilidad, mortalidad, discapacidad, eventos evitables y en los factores de riesgo modificables.
 

Gracias por valorar La Opinión Digital. Suscríbete y disfruta de todos los contenidos y beneficios en: http://bit.ly/SuscripcionesLaOpinion

Image
La opinión
La Opinión

EXCLUSIVO PARA
NUESTROS SUSCRIPTORES

Patrocinado por:
Logo Empresas
Patrocinado por La OpiTienda