El dolor de las familias por los rastros de la muerte

Sábado, 27 de Febrero de 2021
La guerra entre Eln, Rastrojos y Gaitanistas sigue dejando víctimas en Puerto Santander y la zona rural de Cúcuta.

“Los mototaxistas tienen prohibido meterse a esa zona. Él hizo esa carrera y desafortunadamente allá quedó”, así se refirió una familiar de Duglar Alirio Becerra Arias, sobre el asesinato de este hombre de 47 años, quien era exmilitar.

Becerra es uno de los dos hombres que fueron asesinados la mañana del jueves, en el sector conocido como Mi Ranchito, zona rural de Puerto Santander. La otra víctima fue Florencio Blanco Cortés, conocido como El Gordo Cachas.

Lea: De China llegaron las vacunas para los adultos mayores

Según se pudo conocer, Duglar Becerra fue soldado profesional por 11 años, pero debido a que cayó en un campo minado perdió parte de la pierna izquierda y salió pensionado.

“Caminaba y manejaba su moto gracias a una prótesis. Era buen padre, hijo y hermano. Veía por su mamá. Tenía como plan poner un negocio de venta de víveres, pero no pudo”, dijo una familiar.

Becerra Arias era oriundo de Salazar de las Palmas, pero desde muy joven se radicó con su familia en Puerto Santander, donde vivía actualmente.

Image
En Puerto Santander fueron halladas vainillas de un arma de largo alcance.

 

El doble homicidio

A las 9:00 de la mañana del jueves, la mamá de Duglar Alirio, presintió que algo malo le había pasado y sobre el mediodía la trágica noticia llegó a la casa.

“Él desayunaba, almorzaba y cenaba en casa de la mamá, como no llegó a desayunar, ahí comenzó la zozobra de que le había ocurrido algo. Lo primero que supimos es que habían matado a ‘Cachas’ (Florencio Blanco), el hombre que él transportaba y, aunque guardábamos la esperanza de que a él no le hicieran nada, no fue así”, manifestó la pariente de la víctima.

Los allegados señalaron que Duglar Alirio nunca manifestó tener problemas o amenazas con algún grupo armado, sin embargo, creen que por ingresar a esa ‘zona prohibida’ lo mataron, pues ahí es uno de los puntos donde se da la disputa entre Rastrojos, Clan del Golfo y el Eln.

Los cuerpos no quedaron uno junto al otro, sino con 5 metros de diferencia. El cadáver de Becerra quedó en inmediaciones de la carretera, su cuerpo tenía dos impactos de bala, mientras que Blanco Cortés fue hallado en un potrero, con heridas de arma de fuego de largo alcance, en la cabeza, el pecho y abdomen.

Le puede interesarLa marca Cúcuta Deportivo no figura en Colombia

En el lugar del hecho fueron halladas dos vainillas de un fusil y un proyectil.

Entre tanto, sobre ‘El Gordo Cachas’ se conoció que las autoridades los investigaban por concierto para delinquir y tráfico de estupefacientes.

Las autoridades judiciales creen que la disputa por el control del territorio se viene dando por choques internos entre Los Rastrojos y el Clan del Golfo, sin embargo, no descartan que guerrilleros del Eln también estén detrás del hecho.

 

Image
Yennis Maritza Cadenas fue asesinada dentro del local que atendía desde hacía dos años.

 

Más de la mujer víctima

El jueves, también fue asesinada una mujer en el sector Cuatro Esquinas, de la vereda Campo Alegre, del corregimiento Aguaclara, zona rural de Cúcuta.

La víctima fue identificada como Yennis Maritza Cadenas, quien fue baleada en tres oportunidades en el pecho.

La Opinión también habló con una familiar de Cadenas, quien aseguró que ella administraba un billar.

Yennis Cadenas, de 45 años, oriunda de El Vigía (Mérida), dejó tres hijos de 19, 14 y 9 años, por los que trabajaba incansablemente, aseguró su familiar.

“Era madre soltera y también sustentaba a su mamá. Llevaba casi dos años trabajando en ese lugar, ya muchos la conocían y por eso se nos han acercado a decirnos que no comprenden qué pudo pasar para que le quitaran la vida”, señaló la pariente de la víctima.

Lea:  Dólares perdidos habría llevado al crimen de los hermanos Castrillón

Sobre este hecho, se pudo conocer que presuntamente en el negocio que ella administraba, era visitado concurridamente por integrantes de Los Rastrojos, por lo que se cree, que guerrilleros del Eln, le habrían quitado la vida.

La familia, que ayer adelantaba las labores para la entrega del cuerpo, aseguró que desea darle cristiana sepultura en su natal ciudad, pero no cuenta con los recursos necesarios para trasladar el cadáver, por eso espera encontrar alguien que la ayude.

Image
La opinión
La Opinión