Escuchar este artículo

Suspendido transporte público hacia el Catatumbo por paro armado

Jueves, 24 de Febrero de 2022
Año tras año se repite la historia en esta zona de Norte de Santander.

Incertidumbre y zozobra existe entre los habitantes de la provincia de Ocaña debido al paro armado de 72 horas adelantado por el Eln.


Lea también: Oficial: Cúcuta Deportivo ingresa al proceso de reorganización empresarial

Las empresas transportadoras suspendieron el despacho de vehículos hacia la zona del Catatumbo y la ciudad de Cúcuta para evitar inconvenientes. En común acuerdo con los socios se apagaron los motores de los automotores que ofrecen el servicio en esta región del territorio nacional.

El gerente de la Cooperativa de Transportadores Unidos, Román Alberto Jácome manifiesta que la gente por temor no adquirió los tiquetes hacia las distintas rutas donde prefieren postergar las citas médicas o compromisos laborales.

Para no arriesgar la vida tanto de conductores como de pasajeros y el patrimonio económico de los afiliados, el servicio estará paralizado durante tres días hasta el próximo sábado.


Apoya a La Opinión haciendo clic aquí: https://bit.ly/SuscripcionesLaOpinión_

También existen restricciones en el intercambio comercial con la costa norte colombiana por la voladura de un puente en el municipio de Pailitas, sur del departamento del Cesar.

Impacto en el sector comercial

El presidente de la Asociación de Comerciantes de Ocaña, Felipe Nery Meza Quintero lamenta las acciones terroristas a comienzo de cada año lo que genera el estancamiento económico de las regiones.

“La parálisis con la zona del Catatumbo es total con el agravante en las arterias viales hacia la capital del departamento y la costa norte de Colombia donde han instalado carro bombas y derribados puentes, lo que dificulta el intercambio comercial”, dijo.


Lea aquí: Recomendaciones ante temporada de menos lluvias

Asegura que luego de la crítica situación generada por la pandemia guardaban las esperanzas de la reactivación económica, pero el fenómeno ha sido contrario con el incremento de los precios en los productos de la canasta familiar por la falta de insumos. “Ya comenzamos mal, es difícil superar la crisis y más con este paro que adelanta la insurgencia sin tener en cuenta los efectos en el pueblo”, recalcó.

Instó al Gobierno Nacional a buscar acercamientos con los grupos en conflicto para que no se siga afectando el desarrollo en las provincias. “En la capital no se siente los coletazos de esas acciones, en el Catatumbo los campesinos sufren los rigores de esa guerra y no puede sacar los productos perecederos”, agregó.

En efecto, la suspensión del transporte puede ocasionar desabastecimiento en las plazas de mercado y el descalabro económico. “El labriego sufre mucho, pues aparte de la pandemia debe sortear la situación del orden público y luego vienen los fenómenos climáticos, entonces nunca encuentra un alivio a sus problemas”, agregó.


Más información: Cúcuta, en donde más se indemniza a víctimas del conflicto

 A lo anterior se agrega la dificultad del ingreso de los insumos para la cría de pollo y la industria porcina, lo que ocasiona alzas considerables, explicó.

 

Image
Comercio Ocaña. / Foto: Cortesía

 

Transportadores pagan los platos rotos

El gremio transportador también se encuentra en crisis y el paro armado incide ostensiblemente en el intercambio económico.

“Eso es producto de las injusticias y la corrupción reinante en nuestro país, pero nosotros no podemos pagar esos errores de los gobernantes de turno. Yo estoy varado en Barranquilla, los tres días fuera de casa, cuestan y tengo deudas en Ocaña”, dijo el conductor Rafael Alonso Sarabia Casadiego.


Lea además: Colombia registra 2.181 nuevos casos de COVID-19 y 79 muertos

Hace un llamado al Gobierno Nacional para que promueva el diálogo y esas acciones terroristas no perjudiquen al pueblo. “Los que estamos sufriendo somos nosotros los pobres, ya que ellos no sienten ni cosquillas y están tranquilos en sus puestos, mientras nosotros estamos asfixiados con los impuestos y los elevados costos de la alimentación”, recalcó.

No hay clases en las escuelas y colegios

Ante las circunstancias vividas en la zona del Catatumbo algunas instituciones educativas suspenden labores académicas.

El alcalde de La Playa de Belén, Íder Humberto Álvarez García indicó que no deja de preocupar la situación, ya que toca las esferas de la sociedad y los escalones de la cadena productiva.

Se adelanta el monitoreo por parte de las autoridades para mitigar cualquier alteración del orden público.

 

Entérese: Por qué la tecnología es importante en temas de seguridad 

Las instituciones educativas Fray José María Arévalo del casco urbano; Gilberto Claro Lozano del corregimiento de Aspasica y Benjamín Quintero Álvarez de la Vega de San Antonio no adelantan labores académicas para evitar inconvenientes. 

Asimismo, profesores de las escuelas de Filo Gringo y Motilandia, zona rural de El Tarra, los sectores de San Pablo, Teorama y Cartagenita, Convención suspendieron clases por motivo del paro decretado por el ELN de 72 horas. En todos los municipios de la zona del Catatumbo se vive una tensa calma y la parálisis es total. 

Gracias por valorar La Opinión Digital. Suscríbete y disfruta de todos los contenidos y beneficios en: https://bit.ly/SuscripcionesLaOpinión_ .

 

Image
Javier Sarabia Ascanio
Javier Sarabia

Exclusivo para nuestros suscriptores

Patrocinado por:
Empresas
Patrocinado por La OpiTienda