Escuchar este artículo

En Cormoranes, posible colapso del 'elefante blanco' angustia a los habitantes

Martes, 23 de Febrero de 2021
Han pasado más de 4 años desde la construcción de este CDI que debía beneficiar a 400 niños del barrio.

La Urbanización Cormoranes nació como un proyecto del Gobierno Nacional en su tarea de reivindicar a las numerosas familias que perdieron sus hogares y fueron desplazadas de sus municipios de origen por cuenta de las tragedias  invernales y la crudeza del conflicto armado en Colombia.

Fue esta misión de reparación la que los llevó a entregar 400 apartamentos a más de 5.000 habitantes en el año 2012, para que pudieran continuar con su vida en este sector de la Comuna 7.

Al principio, manifiesta la comunidad, Cormoranes fue una urbanización con carencia de muchas condiciones que facilitaran la calidad de vida de sus habitantes, pero gracias a su lucha constante y tras el paso de varias administraciones municipales, finalmente lograron que el alcalde actual, Jairo Yáñez, escuchara sus necesidades.

De ahí surgió la promesa del puente que hoy se está construyendo, se hicieron adecuaciones de la cancha y ya está en marcha el proyecto de pavimentación de la entrada a la urbanización.

Sin embargo, aún no cuentan con un salón múltiple donde la comunidad se pueda reunir, puesto que el único lugar que tienen disponible para encuentros es al aire libre, en la cancha ubicada entre los edificios. Por esta razón, se proyecta la construcción de un salón comunal de dos pisos.

Lea:  Vacunado el 95% del personal de primera línea de salud en el Meoz

 

Image
Cormoranes puente en construcción

 

CDI de Cormoranes: ¿por qué aún no es demolido?

La principal preocupación que aqueja a la comunidad es el deteriorado estado y al borde del colapso en el que se encuentra el Centro de Desarrollo Infantil (CDI), una construcción fallida a la que se le invirtieron más de 4.609 millones de pesos, durante la administración del exalcalde Donamaris Ramírez.

El problema con el CDI, según explican los expertos, fue haberse construido sobre un canal para aguas lluvias y negras, en donde el terreno cedió y terminó con serias afectaciones en la estructura.

Esta obra pretendía beneficiar a más de 400 niños de Cormoranes, pero al no ser entregada por sus fallas, los pequeños se encuentran hoy en sus apartamentos, sin estudio, pues los CDI de barrios cercanos ya tienen sus cupos completos.

En una última inversión, le sumaron 800 millones de pesos a esta obra que la comunidad llama ‘elefante blanco’. En arquitectura, un término para referirse a aquellas construcciones exageradas a las que su costo, mantenimiento y dificultad de uso la convierten en un bien inservible, y que con el paso del tiempo pasan a convertirse en un cadáver inmobiliario.

Le puede interesar: Feria de calzado de Cúcuta contará con la participación de 90 expositores

Y aunque la comunidad advirtió a la administración de turno que el sitio se encontraba listo, no para inaugurar, sino para demoler, se hizo caso omiso a su opinión e inyectaron este capital en rampas y techos, un dinero inservible que se desaprovechó y malgastó.

 

Image
CDI Cormoranes

 

Luego de más de 4 años sin una solución, los habitantes de Cormoranes exigen una audiencia pública a las autoridades encargadas del seguimiento y control del caso.

También piden una intervención del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF), pues la última vez solo les fueron otorgados 50 cupos para el programa infantil ‘De Cero a Siempre’, cuando en Cormoranes son más de 400 niños los que no se benefician de servicios educativos.

Hoy, el CDI es un peligro inminente y una zona de riesgo. Y aunque en el lugar funciona una vigilancia privada durante las 24 horas del día, la comunidad teme que la curiosidad de los niños los lleve a entrar a escondidas a este sitio y corran el riesgo de ser víctimas de la caída de alguno de los tantos muros en deterioro.

“En campaña, los candidatos vienen y hacen política con la presunta demolición del CDI, pero, una vez son elegidos y llegan a los cargos, no cumplen y tampoco se les vuelve a ver. Ante esto, hacemos un llamado a la Corte Interamericana de Derechos Humanos para que se apersone de este acto de corrupción tan grande que existe en Cormoranes, porque incluso los entes de control han guardado silencio”, manifestó José Ordóñez, presidente de la Junta de Acción Comunal (JAC) del barrio.

Según Ordóñez, Jairo Yáñez ha sido el único que, no desde su competencia de funcionario público, sino como ciudadano e ingeniero que es, vio la necesidad que aqueja a los habitantes, y, molesto, opinó que era urgente la demolición de la construcción.

Pero mientras pasa el tiempo y continúan a la espera de una solución, se siguen preguntando: ¿qué hay detrás de la tardía demolición del CDI de Cormoranes?

Lea: Amigos del Cúcuta Deportivo, prestos a ayudar al liquidador

 

Image
CDI Cormoranes

 

Alumbrado público

De acuerdo con la comunidad, cada vez que se daña una lámpara en el barrio, de inmediato saben que significará una lucha. Afirman que llaman, pasan el oficio y ponen la queja, pero pasan las semanas y la única respuesta que obtienen es que no hay personal.

Actualmente necesitan una expansión del alumbrado en algunas torres, y conforme pasan los días siguen a la espera.

 

Image
Cormoranes seguridad

 

Seguridad, pionera en el barrio

Gracias a la presencia constante de la Policía Nacional, los habitantes de Cormoranes se sienten seguros y no se presenta mayor problema que perturbe su tranquilidad.

Desde la llegada del nuevo comandante de la Policía Metropolitana de Cúcuta han sido testigos del desarrollo de operativos continuos que han ayudado a reforzar la seguridad. Uno de los últimos se llevó a cabo durante la noche del martes 16 de febrero con la presencia de más de 200 efectivos entre Policía, Fiscalía y Ejército.

“Solo esperamos que continúen haciendo estos operativos, porque así es como la gente se siente confiada y tranquila, pero no hay que detenerse”, planteó Ordóñez.

 

Image
Mapa Cormoranes
Image
La opinión
La Opinión