Escuchar este artículo

27% de jóvenes entre 24 y 35 años viven con los papás

Sábado, 25 de Septiembre de 2021
La población joven fue una de las más afectadas por la pandemia, según un informe.

En 2020 más personas trabajaron desde casa, aumentó el número de mujeres cabezas de hogar y menos personas lograron tener casa propia y los jóvenes tuvieron menos posibilidades laborales.

Lea además Optimismo cucuteño, mayor que el resto de colombianos

La llegada de la pandemia generada por el coronavirus trajo cambios en la calidad de vida de los colombianos y así lo evidenció la Encuesta Nacional de Calidad de Vida, elaborada por el Departamento Administrativo Nacional de Estadística (DANE).

De acuerdo con resultados, el año pasado en Norte de Santander, cada hogar estuvo conformado por más de personas y además el 38 % de los hogares tuvo como cabeza de familia a una mujer.

También se evidenció que el 57,3% de los hogares en Norte de Santander contaba en 2020 con acceso a internet (12,2 p.p. más que en 2019) y el 32,1% afirmó tener un computador. Circunstancia que está relacionada con la pandemia y la exigencia de digitalizarse.

Así mismo, se reveló que el 27% de los jóvenes en la región con edades entre los 24 y los 35 años aún viven son sus padres. Esta situación generó que el año pasado debido a todas restricciones, también aumentara la inactividad de esta población.

De acuerdo con cifras del mercado laboral, en el trimestre abril-julio de 2021 en Cúcuta, la inactividad en los jóvenes bajó de 117.000 personas que había en 2020 a 96.000. Sin embargo, estas cifras se asemejan a las logradas previo a la pandemia.  Esta reducción no está relaciona directamente con la recuperación del empleo formal.

La pandemia también redujo la cantidad de personas que lograron adquirir vivienda propia en la región comparado con 2019. Según la encuesta, en el departamento de cada 10 personas solo 4 tienen vivienda propia o la están pagando.

Se evidenció que, del total de los hogares con vivienda en 2020, el 35 % ya la pagó en su totalidad, un 5,2 la está pagando y un 36,3% vive en arriendo.

Le puede interesar ¿En qué se fijan los jóvenes al buscar empleo?

El DANE también indagó sobre la tenencia de bienes y servicios en los hogares y evidenció que el 17,5 % sostuvo que desarrollaba alguna actividad productiva en la vivienda que habitaba, siendo las actividades agropecuarias y de comercio las más desarrolladas.

Sobre la percepción de la pobreza, la encuesta reveló que 4 de cada 10 personas en Norte de Santander se considera pobre. Según cifras oficiales, en la región el 53,3 % de la población es pobre y el 20 % está en pobreza extrema.

Y en cuanto a la fuerza de trabajo, el 68,8 % de las personas ocupadas manifestó haber trabajado en modalidades de teletrabajo o trabajo en casa en los últimos 12 meses.

A nivel nacional, la encuesta evidencia que en el 2020 las personas de 15 a 24 años en todo el país tenían en promedio 10,1 años de educación formal; la población entre 25 y 34 años contaba con 11,1 años en promedio y las personas de 35 años y más tenían 8,5 años de estudio en promedio.

Con relación a los choques económicos enfrentados por la COVID-19, el 18,5% de los hogares del país manifestó haberse atrasado en el pago de los servicios públicos. Así mismo, en el 14,7% de los hogares se experimentó la pérdida de empleo por parte del jefe del hogar y el 11,3% se atrasó en el pago de la vivienda.

El 93,2% de las personas a nivel nacional manifestaron estar afiliadas al Sistema General de Seguridad Social en Salud (SGSSS). De estas, el 54,3% pertenecía al régimen subsidiado y el 45,4% al régimen contributivo. Desde la perspectiva de departamentos, Arauca (84,5%), Norte de Santander (86,8%) y La Guajira (88,9%) registraron los porcentajes más bajos de personas que señalaron estar afiliadas.

Gracias por valorar La Opinión Digital. Suscríbete y disfruta de todos los contenidos y beneficios en http://bit.ly/SuscripcionesLaOpinion

Image
La opinión
La Opinión