Escuchar este artículo

El cucuteño Soul C, entre el rapeo y tatuajes

Viernes, 25 de Febrero de 2022
Grabó un videoclip en las céntricas calles de Cúcuta porque busca la originalidad del ‘caos’.

Soul C. Así se ha dado a conocer este cucuteño entre sus amigos y constelación de artistas. Intentó terminar Trabajo Social en la Universidad Francisco de Paula Santander, pero no le alcanzó  para pagar las matrículas de los últimos semestres. 

Trabajó en una obra vial, pero ese camino no lo quiso seguir. Se fue para la Universidad de Pamplona a estudiar primero, Lengua Castellana, y después, artes, pero declinó en la mitad después de abrir su taller para tatuajes.

“Quería regresar a mi casa con un título profesional, pero terminé tatuando y rapeando”, dice con un dejo de impotencia ante la adversidad.

 

Image
El cucuteño Soul C, entre el rapeo y tatuaje

El arte de tatuar lo aprendió por simple curiosidad. Hace nueve años una amiga lo invitó a recoger un encargo y eran las máquinas que se usan para ‘pintar’ en la piel. Le hizo un guiño a su amiga y estrenó el aparato dejándolo deslizar sobre su costado derecho   y plasmó 'los gritos del silencio', el nombre de una canción de la banda de punk española ‘Los muertos de Cristo’. Se impresionó de sí mismo, de su habilidad para el dibujo. De inmediato hizo clic con “este grandioso arte”. 

Le puede interesar: Camilo Valencia vibra con el pop urbano

Y en Pamplona, aún de aprendiz, trabajaba para pagarse la carrera en la universidad. Sin embargo, se atravesó un largo paro estudiantil en el 2018 y le tocó cerrar y venirse al año siguiente para Cúcuta.

Image
El cucuteño Soul C, entre el rapeo y tatuaje

Viajó a Medellín, en el 2020, para abrirse  horizontes como tatuador y cantante, pero la pandemia lo obligó a retornar.

Lea además: 'Maluma' vendió frutas y fue estafado

En el barrio Aeropuerto trabaja  y allá  acude su clientela para que le tatúe una estrella, un zapato, una botella,  una flor o simplemente un nombre. Sin embargo, tiene predilección por los  animales porque considera  que reflejan la personalidad  de quien solicita el servicio y “siento que logro, con mi técnica, darle vida a la mascota o un animal salvaje”. A simple vista se ve en alto relieve. En su cuerpo ha seguido ‘jugando’ con el ‘pincel’ y ha completado más de 25 motivos.

Image
El cucuteño Soul C, entre el rapeo y tatuaje

Christian Rojas ha querido ‘sepultar’ su nombre de pila para darle paso a Soul C, el artista rapero. La  C  significa caos, como bautizó el álbum que sacó a la luz pública  y empezó a compartir en las plataformas digitales. El rap lo venía practicando y en  el 2004  “un compañero de la escuela me regaló el disco compacto del rapero Vico C. Y lo escuchaba en la casa mientras le ayudaba a mi mamá en el aseo o atender el carro de perros calientes que teníamos.

Lea también: El J Balvin cucuteño fue policía, barbero y mesero

Recuerdo que un amigo abogado  me decía que quitara esa música porque no iba a ir nadie a comer perros. Eso me generó curiosidad”. Empezó a interesarse por este estilo enmarcado en la cultura del hip hop. Y cuando se vino a dar cuenta estaba rodeado de raperos y se fue empapando del rap “sin forzar nada” porque el hip hop “es resistencia,  sobrevivencia, resiliencia, es una herramienta que uno encuentra para poder realizarse”.

Image
El cucuteño Soul C, entre el rapeo y tatuaje

En el 2012 “decidí escribir mi primera canción y desde entonces no he parado, pero eran con temática personal y por eso no me atrevía a grabar. Hace dos años empecé a plasmar estas vivencias de estos 30 años de vida y lanzar el álbum cuya primera canción ‘M.I.S.A’ “es como una oración, como un mantra a la resiliencia, a la fuerza interna, a lo que somos capaces de ser”. El videoclip se grabó en el centro de Cúcuta, con la producción de David Arias Fito.

Gracias por valorar La Opinión Digital. Suscríbete y disfruta de todos los contenidos y beneficios en: https://bit.ly/_Suscríbete_

Image
Celmira Figueroa
Celmira Figueroa

EXCLUSIVO PARA
NUESTROS SUSCRIPTORES

Patrocinado por:
Logo Empresas
Patrocinado por La OpiTienda