Escuchar este artículo

Sutatenza, la radio que quiso “hacerle la guerra a la ignorancia”

Sábado, 9 de Octubre de 2021
Esta entidad cultural de la Iglesia Católica en Colombia rompió esquemas y revolucionó el campo.

Los últimos 50 años del siglos XX en Colombia estuvieron marcados por hechos como el golpe de Estado liderado por el general Gustavo Rojas Pinilla, en 1953; la toma del Palacio de Justicia por parte del grupo subversivo M-19, en 1985; y el desastre Armero, también en 1985, tras la erupción del volcán Arenas del nevado del Ruiz; entre otros.

Lea también La historia del pujante ferrocarril

A la par de estos eventos, el país también contó la existencia de una entidad cultural que revolucionó el campo colombiano. Tal vez usted haya escuchado a adultos mayores hablar sobre Radio Sutatenza y que aprendieron a leer y a escribir a través de las ondas hertzianas, destinando  algunas horas de su tiempo para sentarse frente a una radio.

Pues bien, el Área Cultural del Banco de la República, en Cúcuta, tiene abierta desde marzo la exposición ‘Radio Sutatenza, una revolución cultural en el campo colombiano (1947-1994)’, en la cual, mediante fotografías, recortes del periódico El Campesino, que hacía parte de la radio; e ilustraciones muestra la historia de este medio de comunicación y entidad cultural que dejó huella en el país.

El subdesarrollo está en la mente del hombre: padre Salcedo

 

Image
Radio Sutatenza nació de manos de la Iglesia Católica del país en el municipio del mismo nombre de Boyacá, bajo el liderazgo del sacerdote José Joaquín Salcedo. / Foto: Banco de La República

(Padre José Joaquín Salcedo, lider de Radio Sutatenza. / Foto: Banco de la República)

Radio Sutatenza nació de manos de la Iglesia Católica del país en el municipio del mismo nombre de Boyacá, bajo el liderazgo del sacerdote José Joaquín Salcedo, y era administrada por una entidad llamada Acción Cultural Popular (ACPO). Nunca tuvo fines de lucro.

Consintió en una red de escuelas radiofónicas con la misión de alfabetizar a la población campesina adulta, en una época en donde las tasas de analfabetismo en las zonas rurales eran bastante altas. Con el tiempo, no solo enseñó a leer y escribir, sino que impartió conocimientos sobre distintas áreas, incluso para la vida cotidiana y espiritual.

La vigencia de la radio fue de casi 50 años, desde 1947 hasta 1994, y su dirección estaba bajo un cura que se formó en la doctrina social y de los ideales de cambio de la República Liberal de los años 30. 

Cuando llegó a la población Sutatenza, el padre José Joaquín Salcedo se dio cuenta de que muy poca gente sabía leer y escribir, que no contaban alguna actividad de entretenimiento y que con mucho esfuerzo tenían un radio en casa. Salcedo era aficionado a los medios de comunicación y del cine y tuvo la idea de mediante la radio llevar educación a los campesinos de Sutatenza, modelo que luego fue replicado por otros curas.

Le puede interesar El legado de la Carta de Jamaica, escrita hace 206 años

El religioso solía decir que “el subdesarrollo está en la mente del hombre” y que era importante “hacerle la guerra a la ignorancia”. Para él, la educación era una herramienta para la modernización y eso contribuiría al progreso de una nación.

Salcedo además fue un gran gestor ante la misma Iglesia, los políticos que gobernaban e instituciones internacionales y buscó alianzas para fortalecer y expandir este proyecto. Una de alianzas recordadas es la que tuvo con la Phillips, empresa que dio precios especiales en sus equipos de radio.

Reconocimiento de la Unesco y su impacto

Tanto fue el impacto acelerado que tuvo Radio Sutatenza , que, en 1954, la Unesco sabía del proyecto y realizó un documental mostrando el funcionamiento de la radio, institutos de formación y de los maestros.

 

Image
Escuela radiofónico en Tolima

(Escuela radiofónico en Tolima. / Foto: Banco de la República)

Los años 60 son la época de oro de Sutatenza, pues su infraestructura en el espectro había crecido, con antenas de transmisión en Bogotá, Medellín, Cali y Magangué y cubría ya todo el territorio nacional. El horario de clase se fue enriqueciendo y sistematizando, llegando a tener 19 horas diarias de transmisión.

Muy temprano en la tarde y noche eran las clases de lectura y escritura y en el resto del día había distintos contenido musicales, cursos técnicos, noticieros y radionovelas. Radio Sutatenza ya tenía estudios con narradores y locutores y pedagogos. Incluso, un departamento de Sociología encargado de investigar y evaluar el impacto que tenía la emisora.

La radio llegó a veredas de unos 900 municipios, imprimió 10 millones de textos, entre cartillas y distintos productos escritos; y emitió 76 mil ejemplares del periódico El Campesino. Todo esto llevó en una revolución cultural en el campo colombiano.

 

Image
Escuelas Radiofónicas en Colombia.

 

Radio Sutatenza también se convirtió en una organización social y apoyó en 1961 la reforma agraria que planteó el gobierno, aunque no se logró; también se sumó a una campaña de procreación y de planificación familiar, la cual cayó muy mal en las autoridades más conservadores de la Iglesia Católica; e impulsó la organización de las comunidades para mejorar sus condiciones de vida, dado paso a proyectos de acueductos rurales, por ejemplo, y otras obras.

Lea además ‘Las Heroicas’, mujeres que alzaron su voz en el Bicentenario

 

Image
Campañas de Radio Sutatenza

 

El epílogo de Sutateza

Image
Campañas de Radio Sutatenza

 

En la historia de Radio Sutatenza se debe hablar de tres etapas. La primera: 1947-1949, época que coincide con la etapa de la violencia bipartidista y que azotó el campo de Colombia.

La segunda, hasta 1964, comprende los años dorados de Sutatenza, contando con buen financiamiento y el apoyo del gobierno nacional, la que la lleva a desarrollar y a cumplir a cabalidad todas sus estrategias. Así, alcanzó renombre internacional.

La tercera etapa se da partir de 1970, cuando Sutatenza comienza a perder fuerza. Parte de la Iglesia Católica le retira el apoyo, llevando a conflictos internos; se acaba el gobierno del Frente Nacional y los siguientes presidentes, cada vez más neoliberales, le van restando presupuesto a la entidad; las radios comerciales comienzan mucho más a competir y empieza a darse la migración de los campesinos a las ciudades. 

Teniendo en cuenta todas estas circunstancias y que la radio no generaba dividendos, pero si costaba su operación, decayó. En 1987, Radio Sutatenza fue vendida a Caracol Radio; en 1989 se transmitió su último programa y 1994 falleció el padre José Joaquín Salcedo, muriendo con él este importante proyecto que dejó huella.

Gracias por valorar La Opinión Digital. Suscríbete y disfruta de todos los contenidos y beneficios en http://bit.ly/SuscripcionesLaOpinion

Este informe fue posible con el apoyo del Área Cultural del Banco de la República

Image
Leonardo Favio Oliveros Medina
Leonardo Favio Oliveros

Exclusivo para nuestros suscriptores

Patrocinado por:
Empresas